Autos: S., L. s/exención de prisión



Descargar 11,88 Kb.
Fecha de conversión05.08.2017
Tamaño11,88 Kb.
Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, sala I

Autos: S., L. s/exención de prisión

Fecha: 08/03/2012

Sumario:

Al haber sido decidida la cuestión de la libertad de un imputado en el marco de un habeas corpus preventivo, corresponde declarar abstracto el recurso de apelación interpuesto por el fiscal ante la exención de prisión del imputado( concedida por el juez de grado al considerar que la presunta existencia de una orden de captura internacional, en el marco de una investigación vinculada con delitos de prostitución y trata de personas, no constituía un indicador fehaciente de la presencia de una imputación penal determinada)
Vocablos: CUESTION ABSTRACTA - EXCARCELACION - PROCEDIMIENTO PENAL - RECURSO DE APELACION
Buenos Aires, 8 de marzo de 2012.

Vistos Y Considerando:

I. Llegan las presentes actuaciones a consideración de este Tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto por el Fiscal Patricio B. Evers contra la resolución dictada por la Dra. María Servini de Cubría el día 17 de febrero del año en curso (fs. 1), a través de la cual dispuso conceder la exención de prisión a L. S.

II. El apelante reconoció que la inexistencia de una causa penal determinada descartaba la posibilidad de que el pronunciamiento impugnado le causara a esa parte un gravamen de imposible reparación ulterior, pero encontró en esa misma circunstancia el fundamento medular que a su entender justificaba la interposición del remedio procesal, desde su rol de guardián del debido proceso penal.

Señaló el Dr. Evers que la información que habían allegado los asistentes técnicos de S. al momento de solicitar su exención de prisión, que se vinculaba con la presunta existencia de una orden de captura internacional dispuesta por un tribunal de la República Oriental del Uruguay, no constituía un indicador fehaciente de la presencia de una “imputación penal determinada”, presupuesto cuya acreditación estimó ineludible para la aplicación de lo normado por el art. 316 del CPPN.

Esa fue puntualmente la razón que, interpretada como una amenaza al debido proceso penal, impulsó al Fiscal a interponer recurso de apelación contra lo decidido por la Jueza de grado, en el entendimiento de que el planteo originario del presente incidente, ante la ausencia de una actuación judicial concreta que sirviera de escenario, debió ser canalizado por las vías correspondientes al Hábeas Corpus Preventivo (art. 3, inc. 1° de la ley 23.098).

III. A poco de examinarse lo actuado en el expediente principal, se aprecia que el único agravio que sostiene la apelación fiscal se ha tornado abstracto.

En el legajo existen constancias que indican que, con posterioridad al dictado del pronunciamiento puesto en crisis (más precisamente un día después, el 18 de febrero de 2012) y previo a la articulación del remedio procesal por parte del Fiscal, los Dres. G. L. A. A., M. C. L. y D. C. G. presentaron una acción de Hábeas Corpus en el Juzgado en lo Criminal de Instrucción N° 22, Secretaría 148, con motivo de la detención sufrida por su asistido L. S. a raíz de una orden del Juzgado Federal N°11, a cargo del Dr. Claudio Bonadío. Viene al caso aclarar que fue dicha judicatura la que resultó sorteada para intervenir en la solicitud de detención preventiva con fines de extradición del nombrado, librada por el Juzgado Letrado de Primera Instancia en lo Penal Especializado en Crimen Organizado de 1er Turno de Uruguay, en el marco de una investigación vinculada con los delitos de prostitución y trata de personas.

Conforme surge de las copias que lucen agregadas a fs. 120/6, la acción fue acogida por el Magistrado con competencia ordinaria, quien dispuso el día 18 de febrero del corriente año la inmediata libertad de S., por considerar arbitraria y discrecional la decisión del juez Bonadío de ordenar su detención, al existir un pronunciamiento jurisdiccional previo que lo eximía de prisión frente a la amenaza que constituía la orden de captura internacional librada por la justicia uruguaya.

La circunstancia apuntada pone en evidencia el carácter abstracto que adquirió la inquietud que, por conducto de apelación, expresó en esta incidencia el representante del Ministerio Público Fiscal por una posible afectación al debido proceso, ya que se constató que la cuestión atinente a la libertad de L. S. ya había sido materia de evaluación en un trámite anterior al remedio intentado por el Dr. Evers que se condujo por canales acordes a su pretensión.

Es preciso señalar, sin embargo, que la conclusión a la que se ha arribado sobre la falta de vigencia o actualidad de la crítica fiscal no debe ser interpretada como un juicio negativo sobre las decisiones adoptadas por el Juez Bonadío con respecto al pedido de detención internacional que nos ocupa, y menos aún como una aceptación de la evaluación efectuada sobre su proceder en el decisorio por el que se resolvió favorablemente la acción de Hábeas Corpus ya referenciada.

Como se expuso en los pasajes iniciales, el auto aquí impugnado, por la celeridad que exigía el caso y la singularidad del trámite —exención de prisión—, fue dictado sobre una plataforma informativa sumamente imprecisa, lo que condujo a que sus alcances dieran lugar a distintas opiniones. La actuación del Magistrado titular del Juzgado N° 11 del fuero se inscribió y debe ser apreciada en ese contexto particular, ya que estuvo signada por la interpretación del aludido pronunciamiento, pero no debe omitirse que ella sí estuvo precedida del examen de los instrumentos que probaban la efectiva existencia del proceso sustanciado en Uruguay y del pedido de captura internacional allí librado, lo que le otorga en alguna medida un carácter privilegiado como decisión judicial. Contemplando ese espectro de circunstancias, no puede decirse razonablemente que el Juez se haya apartado de la senda habitual seguida por la jurisdicción en casos similares, por lo que su actividad mal podría ser evaluada en términos de “arbitrariedad” o “discrecionalidad”, más allá, insistimos, de la discusión jurídica que pueda suscitarse alrededor del evento analizado.

En suma, sin perjuicio de esto último, y por los motivos esgrimidos inicialmente, la cuestión planteada en el presente incidente ha devenido abstracta, Lo que así se declara.

Regístrese, hágase saber al señor Fiscal de Cámara y devuélvase a primera instancia a fin de que se practiquen las notificaciones pertinentes.



Sirva la presente de atenta nota de envío. — Eduardo G. Farah. — Eduardo R. Freiler. — Jorge L. Ballestero


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal