Autora María Celeste Fernandez Director



Descargar 1,32 Mb.
Página4/20
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño1,32 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

Apartado metodológico


La presente investigación tiene por objetivo comparar el sistema americano y europeo de protección judicial de los derechos humanos, a través del análisis de las fortalezas y debilidades de dos tribunales especializados de suma relevancia en cada continente.

Teniendo en cuenta que ya existen en la comunidad científica estudios comparativos entre ambos tribunales, el tipo de diseño de mi investigación es fundamentalmente descriptivo. Los ejes de análisis son los contenidos en la hipótesis que este trabajo pretende contrastar: los derechos protegidos, las condiciones de acceso a las instancias jurisdiccionales y la eficacia jurídica de sus sentencias son determinantes a la hora de analizar las fortalezas y debilidades de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la tutela de los derechos humanos.

De este modo, la investigación estará dividida en tres capítulos, cada uno correspondiente a un objetivo específico. El primer objetivo es indagar en los derechos protegidos por cada sistema, ya que de ello dependerá la amplitud de la tutela ofrecida. El segundo es analizar las condiciones de acceso a la Corte IDH y al TEDH, ya que la efectiva defensa de los derechos humanos variará de acuerdo a las características del acceso a cada uno. Finalmente, se evaluará la eficacia jurídica de las sentencias, ya que no es posible analizar las fortalezas y debilidades de un sistema sin abordar las herramientas de los que disponen sus tribunales para garantizar el cumplimiento de sus sentencias.

Las unidades de análisis a comparar, es decir, aquellas entidades sobre las cuales se recolectará la información pertinente, son la Corte Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Ambas son de tipo colectivo, dado que no son individuos, sino instituciones. En su selección no han intervenido procedimientos del azar. Por el contrario, han sido elegidas voluntariamente, lo cual me lleva a afirmar que se trata de un muestreo no probabilístico, y dentro de éste, de tipo intencional. Para precisar este último concepto, podemos decir que: “(…) En este tipo de muestreo no buscamos en modo alguno que la muestra se parezca a la población. Por el contrario, nos interesamos exclusivamente en cierto tipo de casos, que nos resultan relevantes desde el punto de vista teórico”.21

La elección de de la Corte Interamericana y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos se debe a que éstos son los dos tribunales especializados en derechos humanos más importantes de cada continente, puesto que pertenecen a la Organización de los Estados Americanos y al Consejo de Europa, que son las organizaciones regionales que más Estados involucran dentro de cada uno (35 y 47 Estados respectivamente).

Asimismo, se realizará la investigación sobre la base de un modelo hipotético deductivo, ya que se partirá de la hipótesis general planteada, para pasar luego a un análisis empírico y particularizado de las variables que me permitirán verificarla o refutarla total o parcialmente.

Por otro lado, mi investigación combinará el paradigma cualitativo y el cuantitativo. Será principalmente cualitativa ya que la información será fundamentalmente “recogida en situaciones naturales y sin la mediación de instrumentos de recolección estandarizados”.22 De esta manera, siguiendo la lógica de la perspectiva emic o interna, se interpretarán las observaciones sin imponer las propias categorías de pensamiento a través de formas predeterminadas de medición. Sin embargo, también se utilizarán técnicas cuantitativas a fin de evaluar, por ejemplo, el grado de aceptación que han tenido los diferentes tratados y protocolos por parte de los Estados, o para medir el grado de cumplimiento de sus sentencias. Para ello, se utilizará la estadística descriptiva, más particularmente los porcentajes, como medida de relación. Considero pertinente utilizar ambos tipos de técnicas porque mientras el enfoque cualitativo permite interpretar adecuadamente las razones que justifican las diferencias en la operatoria de cada tribunal, la estadística descriptiva, como técnica de recolección de datos cuantitativa, permite visualizar los resultados que esas diferencias ofrecen en la práctica.

Con respecto a la temporalidad, se trata de un diseño transversal, ya que no se estudiarán las transformaciones operadas en cada unidad de análisis a lo largo del tiempo, lo cual es propio de un diseño longitudinal, sino que se tomarán ambas tal como funcionan en la actualidad, aunque ocasionalmente sea necesario evaluar su evolución jurisprudencial y hacer mención de las reformas operadas en estos sistemas.

Es importante destacar que las fuentes utilizadas serán tanto primarias como secundarias. Las primarias son, según Viviana Escanes, aquellas cuya recolección “tuvo como finalidad satisfacer las necesidades y objetivos específicos de una investigación concreta”.23 En este sentido, se realizará un análisis documental de los instrumentos aplicados por cada Corte, principalmente de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, y de sus jurisprudencias. Las secundarias, por el contrario, son aquellas que son utilizadas en la investigación, pero no han sido recolectadas en el contexto de ésta, sino que la preexisten. Se utilizarán como fuentes secundarias los estudios realizados en la comunidad científica sobre cada una de las instituciones, publicadas tanto en libros, como en publicaciones periódicas y sitios web.

En cuanto a la triangulación, por un lado será de tipo intermetodológica, puesto que, como fue previamente explicado, se utilizarán técnicas cuantitativas y a su vez la técnica cualitativa del análisis de contenido. Asimismo, se triangularán también teorías, ya que el tema será abordado desde diferentes perspectivas teóricas, incluso opuestas, y fuentes, visto que me serviré de fuentes primarias y secundarias, de acuerdo a lo expresado anteriormente.


Capítulo 1: Derechos protegidos por la Corte IDH y por el TEDH


Tal como fue explicado previamente, la primera variable a comparar serán los derechos protegidos en el sistema interamericano y en el europeo. El principal instrumento aplicado por la Corte IDH es la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y en el caso del Tribunal Europeo, el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y sus Protocolos adicionales. Así lo establece el artículo 1 del Estatuto de la Corte IDH: “La Corte Interamericana de Derechos Humanos es una institución judicial autónoma cuyo objetivo es la aplicación e interpretación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Corte ejerce sus funciones de conformidad con las disposiciones de la citada Convención y del presente Estatuto. Del mismo modo, el artículo 19 del CEDH dispone que: “Con el fin de asegurar el respeto de los compromisos que resultan para las Altas Partes Contratantes del presente Convenio y sus Protocolos, se crea un Tribunal Europeo de Derechos Humanos (…).

Aquí se impone realizar una distinción entre el sistema interamericano y el europeo.

La competencia material de la Comisión Interamericana es notablemente más amplia que la de la Corte IDH, ya que según lo dispone el artículo 23 de su Reglamento, pueden presentarse ante ella peticiones referidas a violaciones de la CADH pero también de otros instrumentos suscriptos en el marco de la OEA.24 Siendo que agotar el procedimiento ante la Comisión es absolutamente necesario para acceder a la Corte (artículo 61.2 de la CADH), cabe preguntarse qué sucede con las peticiones fundadas en otros instrumentos una vez que finaliza el procedimiento ante la Comisión. ¿Puede someterse a Estados que no han ratificado la CADH al procedimiento previsto en ésta y por lo tanto a la jurisdicción de la Corte? ¿Puede esta última pronunciarse sobre violaciones de otros instrumentos que no sean la CADH?

Si bien el objetivo principal de la Corte IDH es proteger los derechos contenidos en la CADH y para ello fue creada, existen derechos amparados por otros instrumentos suscriptos en el seno de la OEA que también son efectivamente aplicados por ella. Así lo ha establecido en el caso “Las Palmeras vs. Colombia” al expresar que: “Si bien la Comisión Interamericana tiene amplias facultades como órgano de promoción y protección de los derechos humanos, de la Convención Americana se desprende, con toda claridad, que el procedimiento iniciado en casos contenciosos ante la Comisión que culmine en una demanda ante la Corte, debe referirse precisamente a los derechos protegidos por dicha Convención (cfr. artículos 33, 44, 48.1 y 48). Se exceptúan de esta regla, los casos en que otra Convención, ratificada por el Estado, confiere competencia a la Comisión o a la Corte Interamericanas para conocer de violaciones de los derechos protegidos por dicha Convención, como, por ejemplo, la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.”25

En efecto, existen en el sistema interamericano otros tratados que disponen expresamente que en caso de que sean violadas sus disposiciones, se aplicará el mecanismo previsto en la CADH, incluyendo la intervención de la Corte IDH. Ejemplo de ello son el Protocolo a la CADH en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que lo establece sólo respecto de ciertos derechos26 (Protocolo de San Salvador, 1988) y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas de 1994.27 Si bien la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará, 1994) sólo dispone que se podrá solicitar a la Corte una opinión consultiva sin contemplar la posibilidad de acudir a ella para los casos contenciosos28, la Corte aplicó este instrumento.29 Con respecto al resto de los tratados suscriptos en el ámbito de la OEA, no estarán sujetos a un control jurisdiccional sino político, llevado a cabo por otros órganos (CIDH, Comisión Interamericana de la Mujer, etc.).

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en cambio, aplica sólo el CEDH y sus Protocolos adicionales (a aquellos Estados que los hayan ratificado, puesto que para ellos éstos pasan a integrar el Convenio). Para el resto de los instrumentos suscriptos en el marco del Consejo de Europa, el control es fundamentalmente político, y está a cargo de diferentes órganos, tales como los Comités especializados y grupos de expertos creados por los diferentes convenios (como el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y los Tratos Inhumanos o Degradantes, o el Grupo de expertos en acción contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica), que supervisan a través de informes, visitas a los Estados miembros, negociaciones con ellos, y conclusiones sobre el cumplimiento de sus obligaciones. Sólo en determinados casos específicos, como el de la Carta Social Europea, se instaura una protección cuasi jurisdiccional. Así, Ivan Boev afirma que: “Ce n’est que dans certains cas, que le Conseil de l’Europe a pu imposer des formes de contrôle plus contraignantes, coexistant avec le mécanisme de suivi politique. Tel est en premier lieu le cas de la Charte Sociale européenne, laquelle, en plus du mécanisme garantie politique, instaure aussi un mécanisme quasi-juridictionnel de garantie, comprenant un système de réclamations collectives, ouvert aux organisations internationales ou nationales d’employeurs et de travailleurs, ainsi qu’aux ONG, dotées de statut consultatif auprès du Conseil de l’Europe. Ces réclamations ne portent toutefois pas sur des situations individuelles, mais permettent de vérifier la conformation de la législation étatique à la Convention. Un Comité européen des droits sociaux se prononce sur la base d’une procédure contradictoire d’abord sur la recevabilité de la réclamation, puis sur son bien-fondé et donc sur la conformité du droit interne et la politique administrative de l’État concerné a la Charte. Le tout est transmis finalement au Comité des ministres, lequel adopte soit résolution de conformité, soit recommandation de non-conformité…”.30 Pero aunque pueda asimilarse a uno, este no es un mecanismo de garantía jurisdiccional, por el simple hecho de que no interviene el TEDH, único tribunal competente en la materia.

Esta diferencia entre ambos sistemas reviste importancia práctica y constituye una fortaleza del sistema interamericano respecto del europeo, ya que en este último habrá una mayor cantidad de derechos sujetos al control jurisdiccional. Si bien hasta el momento no existen muchos tratados específicos que autoricen la intervención de la Corte IDH, este aspecto revela una mayor apertura y nada obsta a que en el futuro ese número aumente.

Aunque el objetivo de mi investigación es evaluar la protección jurisdiccional de los derechos humanos, cabe aclarar que de todos modos aludiré a algunos de los instrumentos que no son aplicados por la Corte IDH y por el TEDH. Ello porque si bien estos tribunales no podrán imputarles a los Estados violaciones de esas convenciones, en sus sentencias suelen referirse a ellos, y buscan diferentes vías para aplicarlos indirectamente, a través de interpretaciones extensivas o según el principio pro homine. Además, en todo caso, estos instrumentos específicos podrán ser de ayuda en la interpretación de la CADH y del CEDH31, de lo cual se desprende la utilidad de referirse a ellos.

De este modo, procederé a tratar por separado los derechos consagrados en la CADH y en el CEDH, y luego los reconocidos en los otros instrumentos específicos. Esta decisión se justifica, en primer término, por el hecho de que estas Convenciones son los instrumentos genéricos de protección de los derechos humanos en cada continente. En segundo lugar, porque ellas fueron los tratados constitutivos de la Corte IDH y del TEDH, y finalmente porque, a excepción de algunos tratados de la OEA, son los únicos sujetos al control jurisdiccional de estos tribunales, tal como fue explicado ut supra.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal