Aspectos Fundamentales del Modelo de Discipulado de Jesucristo



Descargar 59,53 Kb.
Fecha de conversión21.08.2017
Tamaño59,53 Kb.
Aspectos Fundamentales del Modelo de Discipulado de Jesucristo
Él estudió totalmente la cultura Hebrea antes de lanzarse en sus esfuerzos de capacitación.

Él procedió de acuerdo a un plan de acción claro.

Él operó bajo la unción del Espíritu Santo.

Él contextualizó su forma de discipular.

Él adaptó el formato propio de entrenamiento de la tutoría rabínica para sus propósitos específicos.

Él tomó la iniciativa al llamar a un grupo pequeño de hombres que lo siguieran.

Él los seleccionó en oración.

Él escogió a un grupo culturalmente homogéneo.

Él optó por candidatos sencillos, enseñables, dedicados y celosos.

Él dio preferencia al trabajo en equipo, porque esto trajo la ventaja de poder trabajar dinámicas de grupo y ponerlas en acción.

Él llamó a los Doce a una relación personal, no solamente a un programa.

Él asoció la piedra angular con su estrategia de tutoría.

Él compartió su vida en transparencia con sus compañeros.

Él se comunicó íntimamente con ellos.

Él primero hizo de ellos sus amigos y después sus representantes.

Él practicó el discipulado como una transferencia de vida dinámica a través una relación.

Él nunca habló del concepto abstracto de ‘discipulado’.

Él estuvo siempre a disposición de sus discípulos.

Él pasó mucho tiempo con ellos.

El veló por la calidad y cantidad de tiempo que se necesitaba para prepararlos eficientemente.

Él utilizó el poder de la personalidad.

Él creó a través de su técnica de asociación en el discipulado la misma atmósfera en la cual su carácter y estilo de vida podría impregnarse en los Doce.

Él alcanzó un nivel de cercanía con ellos donde su Espíritu tocó sus espíritus, y su corazón impactó los suyos.

Él los indujo a su visión, su manera de pensar y su forma de trabajar.

Él proveyó no solamente información intelectual sino que produjo una formación real de carácter.

Él se aseguró de que hubiera una actitud obtenida más allá de la verdad enseñada.

Él proveyó un modelo de lo que él era, hacía y decía.

Él vivía lo que enseñaba.

Él ejemplificó todo lo que quería que sus seguidores aprendieran y llegaran a ser.

Él los impactó al máximo cuando veían los principios que compartía simultáneamente evidenciados en su vida y ministerio.

Él unió su ejemplo de carácter con la excelencia de su desempeño.

Él estuvo reconstruyendo la apariencia y el comportamiento de los discípulos para que llegaran a reflejar cada vez más su manera de pensar, sentir y actuar.

Él dirigió su entrenamiento para moldearlos como réplicas de Sí mismo, y calificarlos para servir como sus auténticos testigos.

Él hizo de su experiencia personal del amor de Dios el modelo para expresar su preocupación benevolente por sus protegidos.

Él fue considerado cuando trataba con ellos.

Él demostró una actitud de mentor totalmente positiva.

En fe se enfocó menos en las deficiencias aparentes de los discípulos y más en su potencial latente.

Él estimuló sus fortalezas y trabajó en sus debilidades.

Él confió en ellos.

Él los animó.

Él los corregía cuando era necesario.

Él atendió a los Doce como un grupo y como individuos.

Él dio especial importancia al crecimiento de Juan y Santiago, e invirtió mayormente en Simón Pedro.

Él dio una mayor prioridad al desarrollo del carácter que a la ejecución de tareas.

Él facilitó el crecimiento sobresaliente en las áreas de la personalidad, el conocimiento, la experiencia y la habilidad de sus discípulos.

Él ejerció autoridad sobre ellos, la cual, no fue posicional sino espiritual y de origen relacional.

Él esperó su total compromiso hacia Él como persona.

Él diseñó su entrenamiento centrado en la obediencia de principio a fin.

Él expuso a sus discípulos a retos de fe.

Él intercedió por ellos.

Él les enseñó a orar.

Él no practicó la abstracción sino que ubicó su mentoría cerca del centro de la existencia común.

Él convirtió la totalidad de las experiencias de vida compartidas en un gran salón de clase.

Él entretejió los hilos de sus enseñanzas con mayor naturalidad en la totalidad de sus eventos diarios.

Él dio clara preferencia a la instrucción oral.

Él vistió sus declaraciones de forma memorable para ayudar a sus amigos a recordar la esencia de su enseñanza.

Él usó parábolas como casos de estudio imaginarios para traer a la luz preceptos relevantes y patrones de conducta.

Él reiteró verdades vitales.

Él enfatizó la naturaleza ejemplar de su vida y ministerio.

Él rechazó la práctica de reglas como un diseño viable para el ejercicio de liderazgo espiritual.

Él abogó por el servicio en lugar de las reglas.

Él señaló la necesidad de que los líderes exhibieran integridad.

Él implantó su entrenamiento a los Doce hacia un contexto de ministerio activo.

Él combinó la instrucción básica con oportunidades para la aplicación práctica.

Él confió en sus seguidores dándoles responsabilidades.

Él delegó autoridad en ellos.

Él los sometió al entrenamiento para el liderazgo y no a una simple educación para liderar.

Él reprodujo excelentes líderes al desarrollar nuevos seguidores.

Él evitó toda tendencia de formalizar, estructurar o institucionalizar su alcance dinámico de discipulado.

Él fue mentor de sus discípulos a través del prototipo, preceptos, oración y poder de lo Alto.

Él empleó un esfuerzo distintivo para guiar a los discípulos a un entendimiento de que la persona y ministerio del Espíritu Santo era quien podía equiparlos adecuadamente para sus responsabilidades futuras.

Él les advirtió que para completar su desarrollo, para un testimonio efectivo y liderazgo fructífero, ellos necesitaban la impartición del poder del Espíritu.

Él preparó a su gente todo el tiempo con la perspectiva de que ellos iban a hacerse cargo, continuar y expandir la obra que él había comenzado.

Él fue su mentor para la misión.

Él dirigió su entrenamiento para que sean aptos para servir como sus emisarios poderosos a diferentes grupos de personas.

Él inculcó en ellos una comprensión estratégica de la necesidad de promover su causa entre las naciones a través de la reproducción de discípulos que se multiplicaban.



Él los instruyó de manera que bajo la influencia directiva y poderosa del Espíritu Santo, ellos pudieran ejercer un liderazgo competente al movimiento mundial que él visualizaba.
Del libro “Mentoring for Mission”: A handbook on Leadership Exemplified by Jesus Christ por Gunter Krallmann (usado con permiso del autor)


E
Encuéntranos también en:

Vamos, SIM
stamos al servicio del movimiento misionero latino.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal