Arte bizantino decoración musivaria



Descargar 2,55 Mb.
Fecha de conversión13.01.2017
Tamaño2,55 Mb.
  • ARTE BIZANTINO DECORACIÓN MUSIVARIA
  • José Ramón Méndez. I.E.S. Jorge Juan. San Fernando. Curso 2011/2012
  • EL MOSAICO COMO REVESTIMIENTO IDEAL PARA LOS INTERIORES BIZANTINOS.
  • POR SU RIQUEZA, COLORIDO Y CAPACIDAD DE REFLEJAR EL BRILLO DEL SOL O LA LUZ DE LAS VELAS.
  • Consiste en disponer pequeños fragmentos (TESELAS) de pasta vítrea, mármol o piedra coloreados por medio de óxidos metálicos en una superficie de cemento fresco.
  • Los fragmentos, por lo común de forma irregular, y que en ocasiones pueden ir recubiertos de láminas de plata o de oro, van componiendo ordenadamente un dibujo previo.
  • Se consigue así una representación multicolor y efectista que puede variar según la incidencia de la luz en las teselas.
  • EL MOSAICO AL SERVICIO DE UN ARTE MISTICO, IDEAL Y ESPIRITUAL.
  • LA RIQUEZA MATERIAL TIENE COMO FINALIDAD EL ACERCAR AL HOMBRE A LA OMNIPOTENCIA DE DIOS.

  • CANON DEL CUERPO HUMANO
  • Los seres humanos de los mosaicos bizantinos son arquetipos, figuras alejadas de la realidad visual, cuya definición formal y proporciones están previamente establecidas mediante estrictas reglas.

Sólo en algunas representaciones imperiales asociadas al culto de la divinidad, como las de Justiniano y Teodora en "San Vital de Rávena", o las del emperador Juan II y la emperatriz Irene en "Santa Sofía de Constantinopla“, se entiende al hombre como individuo que vive en una época determinada.

  • Sólo en algunas representaciones imperiales asociadas al culto de la divinidad, como las de Justiniano y Teodora en "San Vital de Rávena", o las del emperador Juan II y la emperatriz Irene en "Santa Sofía de Constantinopla“, se entiende al hombre como individuo que vive en una época determinada.
  • VIRGEN CON NIÑO ENTRE JUAN II E IRENE

Estas figuras se sitúan en un fondo de oro, y las referencias espaciales, cuando las hay, no son lugares en sentido propio sino más bien un concepto de él, su abstracción.

  • Estas figuras se sitúan en un fondo de oro, y las referencias espaciales, cuando las hay, no son lugares en sentido propio sino más bien un concepto de él, su abstracción.
  • La Naturaleza no se concibe como tal en sus accidentes y particularidades, sino como algo que contribuye a identificar una determinada escena o que coopera a la composición de las formas.

Lo mismo ocurre en las representaciones de edificios, mobiliario u objetos.

  • Lo mismo ocurre en las representaciones de edificios, mobiliario u objetos.
  • Las arquitecturas no intentan crear un espacio ficticio, un espacio que entre en contradicción con la esencia bidimensional del muro o que contribuya a hacer percibir una engañosa profundidad inexistente.

En todo caso, las arquitecturas y los distintos elementos tridimensionales no intentarán profundizar en el espacio, sino avanzar hacia el espectador para dar lugar a una "perspectiva invertida"

  • En todo caso, las arquitecturas y los distintos elementos tridimensionales no intentarán profundizar en el espacio, sino avanzar hacia el espectador para dar lugar a una "perspectiva invertida"

Al contemplar un mosaico bizantino no se perciben colores reales, o siquiera posibles, sino colores que, a través de su armonía y contraposición, crean un sugestivo mundo capaz de conmovernos y alejarnos de nuestro entorno inmediato.

  • Al contemplar un mosaico bizantino no se perciben colores reales, o siquiera posibles, sino colores que, a través de su armonía y contraposición, crean un sugestivo mundo capaz de conmovernos y alejarnos de nuestro entorno inmediato.
  • En este mundo, apenas si tiene lógica la presencia de sombras, del claroscuro que da el volumen a los cuerpos.

Sólo en el tratamiento de los pliegues o en algunos elementos arquitectónicos se adivina una cierta voluntad de crear distintos planos de profundidad.

  • Sólo en el tratamiento de los pliegues o en algunos elementos arquitectónicos se adivina una cierta voluntad de crear distintos planos de profundidad.

ICONOGRAFÍA

  • Los bizantinos fijaron una iconografía oficial y adjudicaron un lugar en el templo para cada asunto sagrado:
  • El ábside se reservó a Cristo en Majestad, que aparece sentado sobre el globo del universo (Cosmocrátor). Le cortejan ángeles y santos como un emperador entronizado rodeado por su gabinete de ministros, reproduciendo el protocolo del basileus bizantino.

También podemos encontrar al Cristo Pantocrátor (Todopoderoso) en la cúpula, de medio cuerpo, muy raramente de cuerpo entero, inscrito en un círculo o en una aureola, símbolo de lo eterno y de su gloria

  • También podemos encontrar al Cristo Pantocrátor (Todopoderoso) en la cúpula, de medio cuerpo, muy raramente de cuerpo entero, inscrito en un círculo o en una aureola, símbolo de lo eterno y de su gloria

En ocasiones, las representaciones de Cristo son simbólicas, apareciendo en su lugar la Cruz o el Cordero.

  • En ocasiones, las representaciones de Cristo son simbólicas, apareciendo en su lugar la Cruz o el Cordero.

A partir del Concilio de Efeso (431) se representó a la Virgen Madre de Dios (Theotocos) en la cabecera de la Iglesia.

  • A partir del Concilio de Efeso (431) se representó a la Virgen Madre de Dios (Theotocos) en la cabecera de la Iglesia.
  • El tipo más antiguo es la denominada "VIRGEN CONDUCTORA" (HODIGITRIA): sentada o de pie, se presenta en una posición totalmente frontal; la mano derecha descansa sobre su pecho, y en el brazo izquierdo sostiene al Niño bendiciendo; este fue el tipo que inspiró las Vírgenes góticas.

Más relacionada con el culto imperial está la "VIRGEN DE LAS VICTORIAS" (NIKOPEIA); bajo sus iconos y el monograma de Cristo luchaban los ejércitos imperiales. De ahí que se representara sentada en un rico trono, absolutamente hierática, mostrando en su regazo la figura del Niño. En su evolución, este tipo fue el que más influyó en el desarrollo que condujo a la creación de las imágenes románicas de la "VIRGEN Y EL NIÑO" (MAIESTAS MARIAE).

  • Más relacionada con el culto imperial está la "VIRGEN DE LAS VICTORIAS" (NIKOPEIA); bajo sus iconos y el monograma de Cristo luchaban los ejércitos imperiales. De ahí que se representara sentada en un rico trono, absolutamente hierática, mostrando en su regazo la figura del Niño. En su evolución, este tipo fue el que más influyó en el desarrollo que condujo a la creación de las imágenes románicas de la "VIRGEN Y EL NIÑO" (MAIESTAS MARIAE).

Otra aportación iconográfica bizantina, mucho más humanizada, más accesible, en las que María no se entiende sólo como presentadora o trono de Jesús, sino como Madre, es la denominada VIRGEN DE LA TERNURA (ELEUSA), en la que Jesús se muestra acariciando suavemente a su madre.

  • Otra aportación iconográfica bizantina, mucho más humanizada, más accesible, en las que María no se entiende sólo como presentadora o trono de Jesús, sino como Madre, es la denominada VIRGEN DE LA TERNURA (ELEUSA), en la que Jesús se muestra acariciando suavemente a su madre.

"VIRGEN ORANTE"; María, de pie y de frente, levanta simétricamente sus dos brazos en actitud de plegaria.

  • "VIRGEN ORANTE"; María, de pie y de frente, levanta simétricamente sus dos brazos en actitud de plegaria.
  • "VIRGEN DEL SENO GRANDE" (BLACHERNIOTISSA). Aparece en su seno una aureola o círculo con el Niño;
  • VIRGEN DE LA LECHE (GALAKTOTROPHOUSA), tipo en el que María da de mamar al Niño, etc…

Las escenas relativas a los Santos, siempre que no se refiriesen al Santo titular de la Iglesia en cuestión, tenían su lugar en las naves laterales.

  • Las escenas relativas a los Santos, siempre que no se refiriesen al Santo titular de la Iglesia en cuestión, tenían su lugar en las naves laterales.

Las representaciones del Juicio Final se oponían, desde el muro de entrada, a la imagen del Pantocrátor.

  • Las representaciones del Juicio Final se oponían, desde el muro de entrada, a la imagen del Pantocrátor.

OTROS TEMAS

la HETIMASIA, alude a la segunda venida de Cristo (Parusía) a través de un trono vacío con sólo el Evangelio en su asiento, acompañado a veces de los instrumentos de la Pasión y de la Paloma del Espíritu Santo.

  • la HETIMASIA, alude a la segunda venida de Cristo (Parusía) a través de un trono vacío con sólo el Evangelio en su asiento, acompañado a veces de los instrumentos de la Pasión y de la Paloma del Espíritu Santo.
  • El MANDYLON o Santa Faz

La DEESIS, en este tema, uno de los más frecuentes del arte bizantino tardío, el Cristo Juez aparece flanqueado por la Virgen y San Juan, implorando el perdón de los pecados de la Humanidad: con esta imagen, la visión del Pantocrátor, sin perder su majestad, parece estar más cerca de la debilidad del ser humano.

  • La DEESIS, en este tema, uno de los más frecuentes del arte bizantino tardío, el Cristo Juez aparece flanqueado por la Virgen y San Juan, implorando el perdón de los pecados de la Humanidad: con esta imagen, la visión del Pantocrátor, sin perder su majestad, parece estar más cerca de la debilidad del ser humano.
  • La ANASTASIS: el descenso de Jesús al limbo, que en Bizancio sustituyó al tema de la Resurrección.

EL ARTE PROFANO.

SAN VITAL (Rávena)

  • Junto a la Corte de la divinidad, dos paneles celebran la fastuosidad de la Corte imperial. En ellos se conmemoran las ofrendas de la patena y el cáliz de oro que Justiniano y Teodora habían mandado al obispo Maximiliano en 547 con motivo de la dedicación de la Iglesia. La majestuosidad de los personajes, el lujo de sus vestimentas, su presencia fuera de cualquier accidente temporal, su absoluta frontalidad, a pesar de que la procesión de los mismos parece dirigirse hacia el Cristo del ábside, los alejan de la vida terrestre y los elevan a un mundo casi sobrenatural, en donde el lujo se conjuga a la perfección con la solemnidad.

Todo ello no fue óbice para que el artista intentase acercarse al máximo a la verdad de los personajes representados. Los rostros de Justiniano y Teodora son verdaderos retratos, realizados quizás con cartones procedentes de Constantinopla. En último término no hay que olvidar que estos mosaicos son sólo una obra de propaganda destinada a manifestar el poder del emperador y de su aliado, el arzobispo Maximiliano, en una Rávena reintegrada al seno bizantino.

  • Todo ello no fue óbice para que el artista intentase acercarse al máximo a la verdad de los personajes representados. Los rostros de Justiniano y Teodora son verdaderos retratos, realizados quizás con cartones procedentes de Constantinopla. En último término no hay que olvidar que estos mosaicos son sólo una obra de propaganda destinada a manifestar el poder del emperador y de su aliado, el arzobispo Maximiliano, en una Rávena reintegrada al seno bizantino.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal