AnexO d respuestas de las partes a las preguntas formuladas por el grupo especial en el contexto de la primera reunión sustantiva



Descargar 0,61 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión21.06.2017
Tamaño0,61 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

WT/DS291/R/Add.2
WT/DS292/R/Add.2
WT/DS293/R/Add.2
Página D-



AnexO d
RESPUESTAS DE LAS PARTES A LAS PREGUNTAS FORMULADAS
POR EL GRUPO ESPECIAL EN EL CONTEXTO DE LA
PRIMERA REUNIÓN SUSTANTIVA


Índice

Página

Anexo D-1

Respuestas de los Estados Unidos a las preguntas formuladas por el Grupo Especial en el contexto de la primera reunión sustantiva

D-2

Anexo D-2

Respuestas del Canadá a las preguntas formuladas por el Grupo Especial en el contexto de la primera reunión sustantiva

D-40

Anexo D-3

Respuestas de la Argentina a las preguntas formuladas por el Grupo Especial en el contexto de la primera reunión sustantiva

D-80

Anexo D-4

Respuestas de las Comunidades Europeas a las preguntas formuladas por el Grupo Especial en el contexto de la primera reunión sustantiva

D-98


ANEXO D-1

RESPUESTAS DE LOS ESTADOS UNIDOS A LAS PREGUNTAS FORMULADAS
POR EL GRUPO ESPECIAL EN EL CONTEXTO DE LA PRIMERA
REUNIÓN SUSTANTIVA


A todas las partes:

1. ¿Consideran las partes que el Grupo Especial debe basar sus constataciones y conclusiones en los hechos tal y como existían en la fecha de establecimiento del presente Grupo Especial?

            1. Con arreglo al Entendimiento sobre las normas y procedimientos por los que se rige la solución de diferencias ("ESD"), el mandato de un grupo especial consiste en "examinar ... el asunto sometido al OSD por [la parte reclamante] en [la solicitud de establecimiento de un grupo especial]". En consecuencia, los Estados Unidos sostienen que la medida que el Grupo Especial debe examinar es la medida tal como existía en un momento no posterior a la fecha de establecimiento del Grupo Especial. Con respecto a los hechos referentes a acontecimientos posteriores a esa fecha, los Estados Unidos entienden que los grupos especiales tienen la facultad discrecional de examinar tales hechos si ello les sirve para "hacer una evaluación objetiva del asunto que se les haya sometido"; por ejemplo, para comprender mejor la medida tal como existía en el momento del establecimiento del grupo especial. Pero el Grupo Especial no está facultado para formular constataciones respecto de medidas, o supuestas modificaciones de medidas, que rigieron después de la fecha de su establecimiento.

2. El Anexo A del Acuerdo MSF contiene dos definiciones aparentemente alternativas de la evaluación del riesgo. ¿Cuál de estas definiciones sería apropiada para evaluar los posibles riesgos de los productos biotecnológicos? ¿Serían apropiadas las dos definiciones?

            1. Las dos definiciones podrían ser adecuadas, según el tipo de riesgo previsto por la respectiva MSF. El Anexo A define "evaluación del riesgo" en los siguientes términos:

Evaluación del riesgo - Evaluación de la probabilidad de entrada, radicación o propagación de plagas o enfermedades en el territorio de un Miembro importador según las medidas sanitarias o fitosanitarias que pudieran aplicarse, así como de las posibles consecuencias biológicas y económicas conexas; o evaluación de los posibles efectos perjudiciales para la salud de las personas y de los animales de la presencia de aditivos, contaminantes, toxinas u organismos patógenos en los productos alimenticios, las bebidas o los piensos.

La primera cláusula abarca las MSF que se refieren a riesgos derivados de la "entrada, radicación o propagación de plagas o enfermedades". La segunda abarca las MSF referentes a riesgos derivados de "la presencia de aditivos, contaminantes, toxinas u organismos patógenos en los productos alimenticios, las bebidas o los piensos".



3. ¿Estiman las partes que se puede considerar que los alérgenos alimentarios son "toxinas" u "organismos patógenos" en los productos alimenticios, las bebidas o los piensos?

            1. El Acuerdo sobre la OMC debe interpretarse "conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin".1 Una "toxina" se define por lo general como un "veneno": por ejemplo, Compact Oxford English Dictionary, Oxford University Press, 1971, 24ª impresión, página 2224. "Poison" ("veneno"), a su vez, se define en inglés como "any substance which, when introduced into or absorbed by a living organism, destroys life or injures health, ." ("cualquier sustancia que, introducida en un organismo vivo o absorbida por él, destruye la vida o perjudica la salud ...") (Compact Oxford English Dictionary, página 3.367). Los alérgenos alimentarios están claramente comprendidos en la descripción de una sustancia que "destruye la vida o perjudica la salud".

            2. A este respecto los Estados Unidos discrepan de la sugerencia de las CE según la cual el término "toxinas", del Acuerdo MSF, debe limitarse a las sustancias tóxicas naturales no añadidas intencionalmente al alimento, sobre la base de la Norma 193 del Codex. Como cuestión preliminar señalamos que las definiciones del Codex, aunque ilustrativas, no determinan el significado ni el alcance de los términos del Acuerdo MSF. Por el contrario, como ya se ha señalado, esos términos deben interpretarse conforme a su "sentido corriente". Además, la Norma 193 del Codex no tiene por objeto dar una definición general de "toxina", sino que se limita a establecer los tipos de toxinas que quedan comprendidos en el alcance de la Norma.

4. ¿Cuáles son (en su caso) los demás instrumentos jurídicos internacionales vinculantes que son pertinentes para el presente asunto? ¿Podrían indicar las partes las disposiciones específicas que a su juicio son pertinentes y explicar concretamente cómo podrían aplicarse esas disposiciones en este asunto?

            1. No existe ningún instrumento vinculante de derecho internacional que sea pertinente respecto de esta diferencia, fuera del Acuerdo sobre la OMC.

A todas las partes reclamantes:

5. En relación con los párrafo 285 a 297 de la Primera comunicación escrita de las CE, ¿cómo explican las partes reclamantes el hecho de que las empresas que retiraron las notificaciones aparentemente no citaran demoras indebidas en la tramitación de las notificaciones como razones para el retiro (excepto en el caso de la notificación relativa a la colza Roundup Ready de Monsanto (GT73))?

            1. Los Estados Unidos entienden que las empresas no hicieron referencia a demoras indebidas en todas sus cartas de retiro de sus solicitudes por las razones siguientes. En primer lugar, no había necesidad de mencionar expresamente las demoras; todos los solicitantes procuraban claramente obtener la aprobación de las CE en el momento en que presentaron sus solicitudes. Pero con el transcurso del tempo, al acentuarse las demoras, en algunos casos se modificó el incentivo comercial para obtener la aprobación. Por ejemplo, en algunos casos hubo empresas que pidieron la aprobación de una visión inicial de un producto y después también de una versión mejorada desarrollada más tarde. Una vez que la moratoria paralizó los trámites de aprobación de la versión inicial del producto, teniendo en cuenta la solicitud del producto desarrollado posteriormente la empresa ya no tenía motivos para persistir en su solicitud del primer producto. En segundo lugar, las empresas tienen un fuerte incentivo para mantener relaciones cordiales con los organismos de reglamentación comunitarios, y no veían beneficio alguno en plantearles quejas por las demoras resultantes de la moratoria.

6. En relación con las páginas 27 a 36 de la Primera comunicación escrita de las CE, ¿podrían indicar las partes reclamantes si la descripción que hacen las CE de sus propios sistemas reglamentarios es exacta?

La caracterización hecha por las CE es inexacta y engañosa

            1. Las CE no han expuesto con exactitud, en las páginas 27-36, el sistema reglamentario estadounidense. Como observación preliminar, los Estados Unidos señalan que esta diferencia no se refiere al sistema reglamentario estadounidense. Se refiere a la forma en que las CE han aplicado su propio sistema de un modo que viola diversas disposiciones del Acuerdo MSF. La descripción que hacen las CE del sistema estadounidense no es pertinente respecto de esta diferencia.

            2. Los Estados Unidos señalan que la única descripción del sistema reglamentario estadounidense que figura en las páginas 27-36 de la comunicación de las CE se encuentra en los párrafos 75 y 86, y esa descripción es inexacta. El sistema estadounidense absolutamente no es de "laissez-faire". En la medida en que esta caracterización tenga por objeto dar a entender que los productos biotecnológicos que se encuentran en el mercado de los Estados Unidos no han sido sometidos a una meticulosa evaluación del riesgo efectuada caso por caso respecto del producto en cuestión, también es engañosa. Todos los productos biotecnológicos que se encuentran en los Estados Unidos, incluidos los alimenticios, han completado con éxito una evaluación de inocuidad realizada en cada caso por las autoridades competentes.

            3. Además, las CE sólo presentan uno de los aspectos del sistema reglamentario general de los Estados Unidos. La reglamentación de los productos biotecnológicos está dividida en los Estados Unidos entre varios organismos de reglamentación -principalmente el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), el Organismo de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos (EPA) y la Administración de Productos Alimenticios y Farmacéuticos (FDA)- y por lo general los productos son examinados por múltiples organismos. Hacer hincapié en un único aspecto de ese sistema es intrínsecamente engañoso.

Función de reglamentación de la FDA

            1. En el análisis que figura en el párrafo 75 se omite toda exposición de la supervisión que efectúan el USDA y el EPA en las cuestiones ambientales y de inocuidad de los alimentos. La exposición se refiere únicamente a la función de la FDA, y aún entonces resulta engañosa al exponer esa función. Los alimentos derivados de plantas obtenidas por ingeniería genética deben cumplir en los Estados Unidos las mismas estrictas normas reglamentarias y de inocuidad que todos los demás alimentos. Análogamente, los aditivos alimenticios que se encuentran en los alimentos biotecnológicos son objeto de las mismas normas rigurosas de inocuidad y el mismo régimen de aprobación previa a la comercialización que se aplica a los aditivos alimenticios de los alimentos elaborados.

            2. Además, todos los alimentos biotecnológicos que se encuentran en el mercado de los Estados Unidos han sido sometidos por la FDA a una evaluación de su inocuidad, y no existe prueba alguna, ni tampoco, por cierto, ninguna alegación convincente, de que alguno de esos alimentos sea menos inocuo que sus homólogos no biotecnológicos.

            3. Contrariamente a la caracterización que hacen las CE en el párrafo 75 de la declaración de política formulada en 1992 por la FDA, según la cual estableció que los alimentos derivados de variedades obtenidas por ingeniería genética "se consideraban en general tan inocuos como los alimentos convencionales", la FDA dijo lo siguiente: "Al regular los alimentos y sus subproductos derivados de obtenciones vegetales, la FDA se propone utilizar sus facultades en materia de aditivos alimentarios en la medida necesaria para proteger la salud pública. Específicamente, en conformidad con la definición legal de "aditivos alimentarios" y la estructura general del actual programa de la FDA de reglamentación sobre la inocuidad de los alimentos, la FDA utilizará el artículo 409 de la Ley [la Ley Federal sobre Alimentos, Productos Farmacéuticos y Cosméticos] para exigir que los aditivos alimentarios sean objeto de solicitudes en los casos en que existan problemas de inocuidad que justifiquen un examen formal por la FDA, previo a la comercialización, para garantizar la protección de la salud pública" (57 F.R. 22990).

            4. La FDA manifestó efectivamente que "no preveía que la transferencia de material genético fuera objeto en sí misma de la reglamentación sobre aditivos alimentarios", observando que "los ácidos nucleicos se encuentran en las células de todos los organismos vivos, incluidas todas las plantas y animales utilizados para la alimentación de seres humanos y animales, y no plantean problemas de inocuidad como componentes de alimentos" (es decir: aunque se agregue ADN a un alimento, ello no plantea un riesgo que justifique una medida de aprobación previa a la comercialización). La FDA también dio descripciones de los tipos de sustancias que probablemente requerirían aprobación previa a la comercialización como aditivos alimentarios, y las que probablemente no la requerirían. La declaración también señalaba que "los productores siguen siendo legalmente responsables del cumplimiento del artículo 402(a)(1) de la Ley [que prohíbe la adición de sustancias a los alimentos en niveles que puedan ser perjudiciales para la salud, incluidas las sustancias que se manifiestan en los alimentos de manera imprevista o inesperada] y seguirán respondiendo ante la FDA a través de la aplicación de las facultades de aplicación de la ley con que cuenta el organismo".

Función de reglamentación del USDA

            1. Con respecto al párrafo 86, en la medida en que la afirmación de las CE de que los Estados Unidos analizan "la introducción de medidas adecuadas de vigilancia" supone que en los Estados Unidos no existe vigilancia de los productos biotecnológicos, esa caracterización es inexacta y engañosa. Los Estados Unidos actualmente vigilan los cultivos transgénicos después de su comercialización y así lo han hecho desde mediados del decenio de 1990.

            2. Las CE citan en una nota de pie de página del párrafo 86 un aviso publicado en el Federal Register por el Servicio de Inspección Zoosanitaria y Fitosanitaria del USDA (APHIS). El USDA dispone de la facultad de reglamentar la importación, la circulación interestatal y la liberación en el medio ambiente de plagas de plantas y otros artículos a fin de evitar los perjuicios directos o indirectos, las enfermedades o los daños a las plantas o productos de origen vegetal, incluidos los organismos obtenidos por ingeniería genética. Todo ensayo de campo, plantación o liberación en un entorno abierto de tales organismos obtenidos por ingeniería genética está sujeto a la autorización del USDA. Respecto de las plantas, esa autorización significa que la liberalización no genera ningún peligro de provocar una enfermedad de las plantas o un problema de plagas. El USDA examina las informaciones de los ensayos de campo y demás datos obtenidos de la bibliografía científica y la experimentación agropecuaria para determinar si las obtenciones vegetales generan riesgos de plagas de plantas y si su cultivo es igualmente inocuo que el de cualquier otra variedad vegetal obtenida por selección tradicional. Esa decisión se basa en la constatación de que la obtención vegetal reúne las siguientes condiciones:

1) no presenta propiedades patógenas para las plantas;

2) su probabilidad de convertirse en una mala hierba no es mayor que la que presenta la planta no obtenida por ingeniería genética;

3) no tiene probabilidades de acentuar la tendencia de ninguna otra planta sexualmente compatible a convertirse en mala hierba;

4) no causará daños a productos agropecuarios elaborados;



5) no tiene probabilidades de causar daño a otros organismos beneficiosos para la agricultura.

            1. Como parte de su examen, el USDA también toma en consideración un amplio conjunto de aspectos ambientales. En el examen de esos efectos eventuales, la competencia del USDA se superpone con la de otros organismos federales: el EPA y la FDA.

            2. Como se explica en el aviso publicado en el Federal Register, el USDA estudia actualmente la revisión de sus reglamentaciones basadas en las facultades que otorga la Ley de Protección de Plantas de 2000. Uno de los aspectos que examina el USDA es su función de reglamentación en el seguimiento posventa de los organismos biotecnológicos. El USDA estudia modificaciones que ampliarían la flexibilidad de su sistema de reglamentación biotecnológica para responder a los nuevos tipos de productos. Pueden ser ejemplos de tales productos los árboles y otras plantas biotecnológicas que tienden a establecerse y persistir fuera de los entornos controlados, y los cultivos que han sido objeto de ingeniería genética para crear productos no destinados a la utilización como alimentos ni piensos.

            3. El USDA ha excluido de la reglamentación ciertos organismos biotecnológicos, y por lo tanto no existen prescripciones reglamentarias de vigilancia de tales organismos basadas meramente en el hecho de que sean variedades biotecnológicas. Actualmente, respecto de todos los productos que el USDA ha excluido de su reglamentación, ha determinado que las variedades biotecnológicas no crean riesgo de plagas de las plantas y no se prevé que tengan efectos significativos en el medio ambiente. En otras palabras, el USDA ha constatado que la liberación de esos productos es igualmente inocua desde el punto de vista del "riesgo de plagas de las plantas" como la liberación de sus homólogos no biotecnológicos. Sin embargo, si surgieran pruebas de que un producto excluido de la reglamentación genera efectivamente un riesgo de plaga de las plantas, el USDA podría volver a someterlo a su propia fiscalización. Además, si el USDA determinase la necesidad de vigilar un producto para atenuar un riesgo de plaga de las plantas, podría denegar la desregulación del producto permitiendo su comercialización únicamente bajo su propia supervisión, con condiciones de vigilancia.

Función de reglamentación del EPA

            1. El EPA está encargado de reglamentar la distribución, venta, uso y ensayo de los plaguicidas, incluidos los introducidos por ingeniería genética en plantas u otros organismos, para proteger a los seres humanos y el medio ambiente. Debe expedir una constancia de registro de los plaguicidas para plantas antes de que éstos puedan venderse o distribuirse. Al evaluar si corresponde o no el registro de cualquier plaguicida, el EPA lleva a cabo una amplia evaluación de todos los riesgos que el plaguicida puede generar para las personas y el medio ambiente, incluidos los posibles peligros para organismos no diana, la posibilidad de contaminación de las aguas subterráneas o de superficie, los efectos para los trabajadores y cualquier posible efecto en los consumidores o las viviendas. El EPA evalúa también la inocuidad de los residuos de plaguicidas en los cultivos alimenticios, estableciendo los niveles máximos inocuos de presencia de los plaguicidas. Al llevar a cabo este examen, el EPA evalúa todos los aspectos de la ingestión humana de esos residuos de plaguicidas, incluyendo, por ejemplo, los posibles efectos concurrentes de otras fuentes de contacto y las posibilidades de susceptibilidad particular de distintos subconjuntos de la población, como los lactantes y los niños.

7. Teniendo en cuenta la respuesta dada por las Comunidades Europeas a la pregunta 1 supra, en la que se refirieron al concepto de "irrelevancia práctica", ¿consideran las partes reclamantes que este concepto es pertinente al caso que nos ocupa?

            1. Los Estados Unidos sostienen que el concepto de "irrelevancia práctica", que han desarrollado las CE, no es pertinente en esta diferencia. Ha ocurrido que un grupo especial se abstuviera de formular constataciones sobre medidas que habían expirado antes del establecimiento del grupo especial (y antes de fijarse su mandato). Pero los Estados Unidos no tienen conocimiento de que ningún grupo especial haya hecho tal cosa respecto de una medida que estuviera en vigor cuando se había fijado su mandato. Por el contrario, los grupos especiales del GATT y de la OMC han examinado y han formulado constataciones sobre medidas a pesar de que hubieran dejado de regir durante las actuaciones del grupo especial. Como expresó el Grupo Especial que se ocupó de la diferencia India - Automóviles2:

Por regla general, los grupos especiales de la OMC son competentes para conocer medidas vigentes en el momento de su establecimiento. El hecho de que una medida objeto de examen pueda haberse derogado o hecho menos eficaz después no tiene por qué obrar en menoscabo de esa facultad. En el pasado, distintos grupos especiales han examinado medidas invalidadas cuando no hubo acuerdo entre las partes para interrumpir el procedimiento. [Nota de pie de página]

[Nota de pie de página] "Véase, por ejemplo, el informe del Grupo Especial sobre el asunto Estados Unidos - Camisas y blusas, WT/DS33/R, adoptado el 23 de mayo de 1997, confirmado por el informe del Órgano de Apelación, párrafo 6.2 (DSR 1997:I, 343), en el que la medida se retiró tras la publicación del informe provisional, pese a lo cual el Grupo Especial publicó un informe completo. Véase también el informe del Grupo Especial sobre el asunto Indonesia - Automóviles, en el que éste procedió con su examen de las alegaciones a pesar de que en el curso del procedimiento se recibió una notificación del demandado en la que se comunicaba que el programa impugnado había vencido: '(…) En todo caso, teniendo en cuenta nuestro mandato, y observando que la revocación de una medida impugnada puede ser pertinente a la etapa de aplicación del procedimiento de solución de diferencias, consideramos que es procedente que formulemos constataciones con respecto al Programa de Automóviles Nacionales. A este respecto, observamos, que en los asuntos sustanciados anteriormente en el GATT/OMC, los grupos especiales han formulado constataciones con respecto a las medidas abarcadas por su mandato, aunque esas medidas hubieran quedado sin efecto o hubieran sido modificadas con posterioridad a la iniciación del procedimiento del Grupo Especial' (WT/DS54/R, WT/DS55/R, WT/DS59/R, WT/DS64/R, párrafo 14.9, DSR 1998:VI, 2201). Como indicó aquel Grupo Especial, también ha habido casos de continuación del procedimiento a pesar del vencimiento o desaparición parcial de las medidas impugnadas en virtud del GATT: véase, por ejemplo, CE - Manzanas (Chile) (IBDD S27/104), párrafos 2.2. y 2.4; Estados Unidos - Prohibición de las importaciones de atún y productos de atún procedentes del Canadá (IBDD S29/111), párrafos 2.8, 4.2 y 4.3, donde a pesar de que las medidas experimentaron alguna evolución en el curso del procedimiento y de las recomendaciones del Grupo Especial de que se llegara a una solución mutuamente convenida, las partes no llegaron a esa solución, y el Grupo Especial publicó un informe completo."



            1. En consecuencia, de conformidad con las prescripciones del ESD, la práctica seguida por los grupos especiales ha consistido en formular constataciones y conclusiones respecto de las medidas identificadas por el reclamante en su solicitud de establecimiento de un grupo especial.

A todas las partes:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal