Ana Daniela González Muñoz- méxico Universidad Autónoma del Estado de México. Licenciada en Sociología el ritual del pulque en el siglo XXI. Usos y Costumbres en la actualidad. Palabras clave



Descargar 50,44 Kb.
Fecha de conversión21.06.2017
Tamaño50,44 Kb.
Ana Daniela González Muñoz- México

Universidad Autónoma del Estado de México. Licenciada en Sociología

EL RITUAL DEL PULQUE EN EL SIGLO XXI. Usos y Costumbres en la actualidad.

Palabras clave : pulque, pulquería, comunión, conciencia colectiva, resistencia cultural, ritual, México, identidad, cultura, tradición.

Resumen

El pulque en la antigüedad fue una bebida sagrada, bebida de dioses, que sólo era permitida a los grandes señoríos, sacerdotes y guerreros, para entrar en un estado de trance. Así como un elemento medicinal que servía para aliviar dolores estomacales e incluso alivia dolores de parto o como alimento para los antiguos indígenas, era visto el pulque como una bebida ritual.

Es una bebida mexicana, que proviene del maguey, planta endémica que produce aguamiel, ésta al fermentarse y tras un proceso se convierte en pulque.

A lo largo de la historia el pulque ha luchado por sobrevivir. Si bien en la época de los grandes imperios mesoamericanos el pulque era una bebida santificada; con la conquista y las reformas sociales vividas en el México contemporáneo, el pulque se convirtió en una bebida profana, perseguida durante siglos. Sin embargo durante el siglo XX, recupero su valor en el mercado de la sociedad pues marco el contexto social mexicano mediante un nuevo auge de las haciendas mexicanas, en donde la principal vista era el pulque.

Dicha bebida era consumida por todas las clases sociales, desde el patrón hasta sus chalanes y las cocineras, e incluso niños pequeños, prácticamente era tomado como agua de tiempo.

Actualmente pareciera que esta connotación sagrada del pulque se ha perdido, siendo visto en la actualidad como una bebida denigrante de clases sociales de bajos recursos, pues ahora las bebidas destiladas son las más importantes en México. Además que la cerveza pareciera haberle robado su lugar supremo al pulque, como bebida tradicional mexicana.

En el siglo XXI, se mantiene un ritual del pulque, el ritual como la dramatización de la sociedad mexicana, pues trata de recobrar un pasado que le pertenece y no quiere ser olvidado, por ello el pulque aún se mantiene, en menor cantidad pero se mantiene tanto en la ciudad, como en el campo. Resistiendo como herencia ancestral que deberíamos de rescatar.

En general toman el pulque como bebida alcohólica en pulcatas o pulquerías, aunque haciendo un estudio más profundo se puede encontrar que los consumidores de pulque de la región lo retoman como un elemento medicinal que los llena de virtudes. Además que genera en ellos sistema de significados en común, es decir un ritual de comunión, mediante crean lazos sociales y emotivos, que terminan forjando una conciencia colectiva.



El maguey

Antes de comenzar con cualquier explicación acerca del pulque, es necesario comentar de donde éste se obtiene. Por ello el primer apartado será dedicado al plantío que nos permite degustar al pulque, me refiero al Maguey.

La historia del maguey data desde muchos años antes de la conquista, pues el origen de esta planta mantiene una historia ligada a viejas tradiciones.1 La importancia que tenía para los antiguos mexicas era enorme, el maguey no representaba solo una planta para ello, sino que era un elemento sagrado de la naturaleza, que los proveía de alimento, vestido, medicinas artículos para su vida diaria (calzado, jabón, hilos, hojas) y por supuesto la bebida, conocida como octli (pulque). Se considera que en el antiguo México existían 272 especies de magueyes2.

El maguey y el pulque

Como mencione previamente, del maguey obtenía un sin número de beneficios, no obstante el producto que tiene más auge en la época prehispánica fue él pulque. Los primeros cultivos de maguey se desarrollaron alrededor del 1224 d.C pero para preparar pulque alrededor de 1239 d.C.

Las especies de las cuales se obtiene el pulque son A. salmina , A. mapisaga y A. atrovirens, que se distribuyen principalmente en el Valle de México, en los Estados de México, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla.

El pulque

Conocido también como el vino blanco (leche de Mayahuel), el Teometl, vino sagrado para los guerreros vencidos, bebida de los valientes, guerreros y de los sabios. Es un tipo de alcohol que manifiesta ritualidad, así como también es una bebida medicinal. El pulque bebida ritual para el deleite de las diferentes clases sociales e identidades, postulándose como un punto de convergencia en los hombres.

El pulque era la bebida alcohólica principal del pueblo mexica, bebida que se relacionaba en los aspectos cotidianos de la vida diaria, festiva, sagrada y profana (Corcuera: 1991,20). En la festividad del pulque, desacatan la música, el baile, el éxtasis del exceso, el trance, la ruptura de ciertas normas sociales.

El ritual

Durkheim definirá al ritual como un “conjunto de ceremonias que únicamente se proponen despertar ciertas ideas y ciertos sentimientos, relacionar el presente con el pasado, el individuo con la colectividad” (1912:387), logrando establecer en el hombre una mentalidad ritual, una unidad psicológica con sus iguales y adversos.

Plantea que los rituales” persiguen un fin del mismo tipo, un fin utilitario, hacen olvidar a los hombres el mundo real, para transportarlos a otro donde su imaginación esta mas satisfecha” (1912:389).

Por otro lado, Turner plantea al ritual como una conducta prescrita en ocasiones no dominadas por la rutina tecnológica, y relacionada con la creencia en seres o fuerzas míticas (1967:21).

Además, a través del ritual se forma también la imagen del inconsciente colectivo, que es el principio formativo básico del simbolismo ritual, un signo es una expresión análoga de una cosa conciencia, como un bricolage, consiste en elaborar conjuntos estructurados, utilizado residuos y restos de acontecimientos; sobras y trozos fósiles de la historia de un individuo o de una sociedad (Lévi-Strauss, 1964:35-44).

En el ritual mediante los símbolos se manifiestan y pone en claro normas éticas y jurídicas de la sociedad en estrecho contacto con fuertes estímulos emocionales. Dentro del ritual existen reglas que permiten mantener equilibrio social, y logra que la pequeña colectividad se adapte a un modo común de existencia.

El ritual, es un fenómeno social, una institución, es una forma del renunciamiento moral, autónomo y espontáneo, se manifiesta como una acción que provoca consecuencias reales, con un lenguaje, lógica, sentidos, reglas propias; remite a una finalidad, asume un carácter individual, convirtiéndose en un fenómeno constante y normal. Tienen un valor educativo y un valor religioso, son la forma simbólica de los intereses sociales y morales.

Coloco el ritual del pulque en una yuxtaposición de fuerzas antagónicas, pues, considero al pulque como una fuerza numinosa, de carácter sagrado, que emana desde su naturaleza, y se reproduce en la forma en que es considerado por parte de la comunidad afín al pulque, un néctar de dioses.

Que pasa una transformación entre lo sagrado y lo profano, pues en el momento que es consumido por el hombre se profana, deja de ser característico del mundo metafísico para pasar al mundo real.

No obstante cuando es compartido en la mesa, en el lugar común por todos los hombres vuelve a sacralizarse, pues semeja el valor sagrado del pulque, pues aunque un ente divino se divida en mil partes no pierde su divinidad, al contrario la multiplica. Volviendo sagrado para cada una de las personas que la consume, que la tiene ahora en su cuerpo.

Así se logra un ritual de comunión, en donde “lo sagrado aparece como un elemento que sintetiza lo condicionado – diacrónico, cotidiano- y lo incondicionado- sincrónico, en el mundo mítico- mediante el empleo de símbolos” (Cazeneuve, 1972:196).

El rito de la comunión procura que el comportamiento cotidiano sea distinto del asumido mientras se lleva a efecto la ceremonia. Por lo que la celebración del ritual no se lleva a cabo en tipos ordinarios, sino en cada ceremonia con respectivos elementos que lo conforman como una ceremonia. En estos momentos de celebración el hombre es transportado fuera de sí, distraído de sus ocupaciones y de sus preocupaciones3.

Por eso se observan en todas las partes las mismas manifestaciones: gritos, cantos, música, movimientos violentos, danzas, búsqueda de excitantes que levantes el nivel vital; como una necesidad de violar las reglas ordinariamente más respetadas.

El estudio del ritual, servirá para darnos cuenta de los fines y propósitos abiertos y ostensibles de un ritual determinado, pues enmascaran valores, las normas y creencias de una sociedad, además de deseos y metas inconfesados e incluso inconscientes. Existe una compleja relación entre las pautas de significado abiertas y las ocultas, más manifiestas y las latentes.

El pulque como un ritual de lo antiguo, que se yuxtapone con el presente para revivir el ritual de comunión entre diferentes sujetos, con diferentes intereses, estructurales sociales, niveles académicos, diversas realidades que se sincretizan en un ritual, el ritual del pulque.

Retomo el ritual de comunión que ha sido planteado por Cazeneuve (1971) como un ritual situado en un lugar específico que es acreedor a una doble comunión. En primer lugar porque convergen y se sincretizan como un mismo ente lo sagrado y lo profano, como bebida de dioses es traído a la tierra para que los hombres del ahora conmemoren su pasado, su tradiciones.

Aunque anteriormente el pulque era meramente para sacerdotes, ahora es para el pueblo de México, considerándonos como los herederos de ese pasado, en esta maneta se da un ritual de comunión entre los dioses sagrados del ayer y los hombres profanos que pisan la tierra hoy en día.

En este caso refiero a un ritual sin dios, que manifiesta reglas y maneras solidarias, emanadas por los participantes del ritual que lo legitima y lo hace legal con su presencia y repetición consecutiva, pues la finalidad de este rito es unir a los hombres, en una comunidad.

Lo que genera este lugar y tiempo son un conjunto de significaciones, de esta manera la religión y sus representaciones dejan de ser algo intangible y se vuelven real.

Estos individuos que entran en el ritual de comunión, dejan de ser eso y pasan a ser parte de una comunidad, una sociedad intima, que culmina en una comunión de sentimientos, significaciones, gustos, familia, amigos, solidaridad, conciencia y valores. El ritual establece el vínculo entre los conceptos abstractos de la cosmovisión y los actores humanos, implica una activa participación social (Broda, 2001:17).

Ese es el punto fundamental del ritual de comunión, forman un espirit de corpus4 que les permita a estos hombres, mantener una forma de vivir, actuar, sentir, pensar en común respecto al ritual. Logrando comprender los mismos signos, que la otra persona, logrando reconocer las mismas significaciones, se llega a un proceso de abstracción mayor de nuestra realidad y de la el otro, nuestro otro, del nosotros.

El ritual del pulque

Como podemos ver en la sociedad moderna se gestan rituales de la vida cotidiana, que parecieran ocultos, como el la identidad del México profundo que está latente en las venas de las representaciones culturales de cada mexicano.

Estas sociedades secretas con sus propias significaciones, rituales, espacios y tiempos definidos, son un sistema de intercambio constante entre individuos que se reconocen entre sí, como un nosotros, que son capaces de entablar una relación cercana y reflejar su realidad con los demás.

Respecto al ritual del pulque, lo miro como un ritual de comunión; un ritual de convivencia social, que mantiene su propio ritmo, sus propias reglas, sus propios fines. Podríamos pensar que el fin del ritual del pulque es llevar a sus miembros a un estado de embriaguez. Sin embargo en este texto se analiza de manera más profunda, se mira lo que se teje debajo de esa pantalla.

Este ritual del pulque, representa un la vida cotidiana del hombre, si bien no es gran ritual festivo, es una representación del mundo de la vida del mexicano, pues mantiene un tiempo cósmico que reproduce relaciones de resistencia cultural, relaciones que en cierta forma rompen la razón instrumental de las relaciones sociales, pues se crean lazos y se da un reconocimiento del otro, como mi semejante. Quienes se encuentran en lugares y espacios cósmicos, de los que se e han apropiado para representarse, para vivir su otra realidad, para recordar el México antiguo.

Se reconocen como semejantes a pesar de no vivir en los mismos municipios, ni dedicarse a las mismas actividades, sin importar cuánto gana el profesionista o el pepenador, cuántos hijos tiene el artesano o cuantos años tiene el estudiante, todos forman parte de una clase, la clase popular que los mantiene en igualdad de condiciones.

Son personas de la ciudad tejiendo su propia cultura, mediante colectividades intersubjetivas que han encontrado en la pulquería su vida cotidiana, sus elementos culturales de resistencia, su espacio cósmico sagrado.

También sirve para crear símbolos de interconexión subjetiva entre los bebedores de pulque, pues se crean lazos de amistad, similares a los de parentesco.



El pulque como identidad colectiva

La identidad se construye a partir de materiales culturales, de pautas de significados, de la apropiación de repertorios y expresiones culturales, es un sistema de relaciones e interpretaciones entre un grupo de individuos de carácter pluridimensional, que se asumen inconscientemente como parte de una misma identidad cultural.

Estas identidades colectivas representan construcciones históricas, estaban antes que los hombres que las reproduzcan las reconocieran, son procesos socioculturales en que los que se manifiesta el mundo de la vida de la vida, que nos acerca a la conciencia de otros, forjando solidaridad, interacción y reciprocidad.

Por ello planteo que el pulque nos ayuda a configurar nuestra identidad, una identidad colectiva sumergida en interconexiones, que nos demuestra la importancia de este ritual tan simple, de esta pequeña acción social, de visitar una pulquería y tener conciencia de lo que es pulque, de tomar un vaso de pulque, sus aportes medicinales todo como un símbolo de solidaridad, de hermandad, de mexicanidad5.

El pulque, es forma de resistencia cultural, de cultura popular, formada en las calles de la ciudad. Esta cultura popular que refiere a los procesos de creación cultural emanados directamente de las clases populares, de sus tradiciones, de su genio creador cotidiano, a través de un cumulo de conocimientos empíricos no considerados como científicos, es una cultura de clases subalternas6 (Stavenhagen, 1987:26-27).

Conclusión

Después de casi cinco siglos de dominación, no han logrado impedir la sobrevivencia histórica del núcleo fundamental del México profundo, en este caso refiero al ritual del pulque, como identidad colectiva, como resistencia cultural, como punto de enfoque para analizar a este México lleno de color, sabores, texturas, historias, que se mantiene latiendo bajo capaz de asfalto, en la ciudad, bajo múltiples caras.

También dentro de esta representación e imagen colectiva que tiene el ritual del pulque como motor de transformación, como un elemento natural, medicinal, ritual mexicano; planteo que este contiene elementos de resistencia cultural, pues bien ha sido perseguido, olvidado, dejado en lo profundo y este se mantiene en pequeños y múltiples puntos de la vida cotidiana.

El ritual del pulque en cierta forma muestra, las condiciones de desigualdad que hay en México. Siguiendo a Bourdieu (2011) se tiene que mirar mucho más allá de sólo elementos culturales, pues es aquí en los procesos de consumo en donde se observa de manera singular la desigualdad de condiciones a lo largo de los diferentes campos la a vida social.

Crece la desigualdad cotidiana en las calles de la cuidad y de cierta forma se puede percibir en la pulquería. No obstante, la ciudad no rompe sus vínculos con el mundo de origen rural, pues reproduce lo que puede en su nuevo ambiente, sus nuevos rituales, significaciones y resistencias; prepara comidas de su región, celebra fiestas, bebe pulque, forma lazos y círculos con gente de la misma nostalgia y con iguales problemas (Bonfil, 1990: 179).

Es por ello que destacó la importancia de rituales colectivos, festividades, danzas, cantos, el ritual del pulque, pues renuevan la identidad y el sentido de permanencia a un grupo, además que son actos generados por la necesidad de resistir, innovar y apropiarse del ahora, para yuxtaponer actividades cotidianas del México mesoamericano, con el México profundo actual. El pulque ha resistido, apropiado o innovado7.



Bibliografía.

Berger, Peter / Luckmann, Thomas (2006). La construcción social de la realidad, Amorrortu: Buenos Aires.

Bonfil Batalla, Guillermo (1987).Lo propio y lo ajeno. Una aproximación al problema del control cultural, en La cultura popular. Premiá Editora: México.

Bonfil Batalla, Guillermo (1990). México profundo. Una civilización negada. Editorial Grijalbo, S.A.: México.

Bourdieu Pierre (s.a). Los tres estados del capital cultural [Texto en línea­], en http://sociologiac.net/biblio/Bourdieu-LosTresEstadosdelCapitalCultural.pdf

Bourdieu, Pierre (2011). Capital cultural, escuela y espacio social, Siglo XXI: México.

Broda, Johanna (2001). “La etnografía de la fiesta de la Santa Cruz: una perspectiva histórica”, en Cosmovisión, ritual e identidad de los pueblos indígenas de México. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes- Fondo de Cultura Económica: México.

Cazeneuve, Jean (1971). Sociología del rito, Amorrortu Editores: Buenos Aires.

Corcuera de Mancera, Sonia (1991). El fraile, el indio y el pulque. Evangelización y embriaguez en la Nueva España (1523-1548). Fondo de Cultura Económica: México.

Durkheim, Émile (1912). Las formas elementales de la vida religiosa, Colofón S.A: México.

Eliade, Mircea (1992), Mito y Realidad. Edición Labor: Barcelona.

Gimenez, Gilberto (s.a). La cultura como identidad y la identidad como cultura. Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM: México

Goncalves de Lima, Oswaldo (1986). El maguey y el pulque. Fondo de Cultura Económica: México

Guerrero, Guerrero Raúl (1980). El Pulque. Religión, Cultura y Folklore. SEP –INAH: México.

Hubert, H., Mauss, M. y Warschaver, E. (1946). Magia y sacrificio en la historia de las religiones, Lantaro: Buenos Aires.

Jung, Carl G. (1984). El hombre y símbolos. Ubach: España

Lezama M., Manuel. (1990). El maguey. Toluca, Edo. de Méx.: Gobierno del Estado de México.

López Austin, Alfredo (2001). “El núcleo duro, la cosmovisión y la tradición mesoamericana”, en Cosmovisión, ritual e identidad de los pueblos indígenas de México. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes- Fondo de Cultura Económica: México

Paredes, López Octavio (2006). Los alimentos mágicos de las Culturas Indígenas mesoamericanas, Fondo de Cultura Económica: México.

 Ralph Linton. (1971). Cultura y Personalidad. México: Fondo de Cultura Económica: México.

Stavenhagen, Rodolfo (1987). La cultura popular y la creación intelectual”, en La cultura popular. Premiá Editora: México

LÉVI-Strauss, Claude (1964). El pensamiento salvaje, Fondo de Cultura Económica: México

Turner, Víctor. (1980) La selva de los símbolos. Aspectos del ritual ndembu, Siglo Veintiuno Editores: Madrid.
Turner, Víctor W. (1988) El proceso ritual, Taurus: Madrid.

Weber, Max (1981) Economía y Sociedad. FCE : México



1 Goncalves, menciona al respecto “los aztecas en su peregrinar conocieron el maguey al pasar por Chalco en los años 1172 d. C y en 1178 d. C. aprendieron a extraer el aguamiel (necutli)” (Lezama, 1990:2).

2 Las diversas especies del maguey se utilizaban para múltiples productos, desde alimentos, fibras, construcción, textiles, bebidas alcohólicas, vinagre, miel, hilos para coser, agujas, hojas etc.

3 Después de adentrarse en alguna ceremonia ritual debe salirse de ella, y esperar con ansias que esta vuelva a ocurrir. “Una vez que hemos cumplido con nuestro deberes rituales, volvemos a la vida profana con más coraje y ardor, pues nuestras fuerzas se han fortaleciendo viviendo, durante algunos instantes, una vida menos tensa, más suelta y más libre” (Durkheim, 1912: 391).

4 Espirit de corpus, es unidad psicológica y emocional que asegura reacciones emotivas comunes y hace que el individuo esté dispuesto a sacrificar sus propios intereses por los de todos. Manteniendo la cooperación de sus miembros a formas habituales voluntarias (Linton, 1982).

5 Esta cosmovisión mexicana, esta identidad colectiva, que describí anteriormente, que representa al núcleo duro de la cultura mexicana, es la estructura que da vida a la cosmovisión. Así el ritual del pulque es un motor que promueve la identidad y cosmovisión mexicana en las esferas de la vida cotidiana, en estos lugares prácticamente ocultos

6 La cultura popular es subversiva por que supone una dialéctica con la toma de conciencia. Incluso se podría suponer que la cultura popular es necesariamente una cultura artesanal, casi una vuelta al pasado, realizable en pequeña escala, ajena al uso de la moderna tecnología (Margulis, 1987:45- 50).

7 “La sociedad mexicana cuenta con un vastísimo acopio de conocimientos que son resultado de una milenaria experimentación y decantación en el seno de las diversas sociedades que componen el México profundo. Son conocimientos que abarcan todos los órdenes de la vida y que están necesariamente vinculados con maneras particulares de entender el mundo” (Bonfil, 1990:225-245).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal