"Amor constante más allá de la muerte" francisco de quevedo (1580-1645) "Amor constante más allá de la muerte"



Descargar 55,99 Kb.
Fecha de conversión24.02.2017
Tamaño55,99 Kb.
"Amor constante más allá de la muerte" FRANCISCO DE QUEVEDO (1580-1645)

"Amor constante más allá de la muerte"

Cerrar podrá mis ojos la postrera


Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora a su afán ansioso lisonjera;

Mas no, de esotra parte, en la ribera,


Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,


Venas que humor a tanto fuego han dado,
Medulas que han gloriosamente ardido:

Su cuerpo dejará no su cuidado;


Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

FRANCISCO DE QUEVEDO (1580-1645)




Lectura atenta del texto
Hora: La hora de la muerte
Humor: Sangre
Cuidado: Sentimiento amoroso
Médulas: Huesos

Localización
          Este es uno de los muchos sonetos amorosos que escribió Quevedo, poeta del Barroco, perteneciente a la escuela conceptista; en general, los poemas amorosos de Quevedo no están dedicados a una mujer en particular sino, más bien, a la pasión amorosa. Amor y muerte son dos temas que el poeta une constantemente en su obra, en donde siempre triunfa el primero sobre la segunda. También escribió Quevedo poemas filosóficos, religiosos, morales, metafísicos, burlescos y satíricos.

Determinacióndeltema
Asunto o argumento: La muerte llegará inevitablemente y separará el alma del cuerpo; a pesar de ello, el alma no olvidará su permanencia en la tierra, dentro de su envoltura carnal, y volverá a reunirse con el cuerpo a pesar de la decadencia física.
Tema: La unión indisoluble del alma y del cuerpo.

Determinación de la estructura
          En primer lugar, el poema es un soneto (dos cuartetos y dos tercetos) de versos endecasílabos, cuya estructura versal es ABBA ABBA CDC DCD, con rima consonante.
          En segundo lugar, desde mi punto de vista, este soneto puede considerarse dividido en tres partes:
               -1ª parte (versos 1 a 4): Cerrar...lisonjera (la muerte separará el alma del cuerpo)
               -2ª parte (versos 5 a 8): mas no...ley severa (lo que no impedirá que ésta olvide su existencia                                                      terrena)
               -3ª parte (versos 9 a 14): Alma...enamorado (y esto será así porque esta unión es indisoluble)

Análisis de la forma partiendo del tema
1ª parte (versos 1 a 4): Cerrar...lisonjera
1. Cerrar podrá mis ojos la postrera
2. sombra que me llevare el blanco día
3. y podrá desatar esta alma mía
4. hora a su afán ansioso lisonjera;
-postrera sombra: es la muerte que llegará inevitablemente a cercenar la vida del poeta (cerrar podrá mis ojos); esa inevitabilidad viene expresada por el futuro imperfecto de indicativo (podrá), que expresa acción hipotética, una acción que, ciertamente, ha de llegar.
-blanco día: blanco se opone a sombra, de la misma manera que la vida se opone a la muerte, y blanco día significa la vida del poeta. Pero esa vida le resulta abrumadora. ¿Cómo expresa ese sentimiento Quevedo? Mediante la utilización del futuro imperfecto de subjuntivo, que también indica una acción hipotética pero con un matiz de deseo.
          Quevedo pretende con estos dos primeros versos decirnos que sabe que la muerte ha de llegarle pero que él mismo desea que así ocurra.
          La muerte separará el alma del cuerpo (podrá desatar), pero esa hora de la muerte satisfará los deseos (afán) de muerte del alma (lisonjera) del poeta, que ansía (ansioso) morir porque no alcanza el amor que desea.
          En los versos 3 y 4 el poeta insiste en su deseo de morir, hora se refiere a la hora de la muerte y debería ir acompañada por sustantivos y adjetivos que denotaran tristeza o pesar, pero no es así, sino que, por el contrario, expresan deseo vehemente: afán (sustantivo) ansioso (adjetivo)

2ª parte (versos 5 a 8): mas no...ley severa
5. mas no, de esotra parte, en la ribera
6. dejará la memoria, en donde ardía:
7. nadar sabe mi llama la agua fría
8. y perder el respeto a ley severa.
-de esotra parte en la ribera: se refiere al río Leteo, el río que debían cruzar la almas de los muertos ayudados por el barquero Caronte; viaje en el que olvidaban todo lo ocurrido y sentido mientras habían permanecido unidas al cuerpo;
-mas no (...) dejará la memoria: pero el alma no quiere olvidar la pasión amorosa (ardía) que sentía cuando estaba unida al cuerpo (en donde), que es al mismo tiempo receptáculo y objeto de la pasión.
         Así que, cuando el alma ha cruzado de orilla a orilla ha perdido la conciencia de su existencia anterior, pero Quevedo quiere expresar que, aunque eso es lo que ocurre normalmente, en este caso concreto no será de esa manera: él no olvidará su pasión amorosa.
          En los versos 5 y 6 Quevedo ha empezado a explicarnos por qué su alma no olvidará ni su pasión amorosa ni el cuerpo en que esta se realizaba. Ahora nos va a clarificar cómo es posible que ese olvido no se produzca.
          Nadar sabe, dice Quevedo, indicándonos que su alma enamorada (mi llama) posee los conocimientos precisos (sabe) para no verse obligada a olvidar lo vivido y sentido al cruzar el río Leteo (la agua fría), representación de la muerte.
          Y no sólo eso, sino que también conoce cómo regresar del mundo de los muertos, prohibición (ley severa) que su alma enamorada ignora (perder el respeto).

3ª parte (versos 9 a 14): Alma...enamorado
9. Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
10. venas que humor a tanto fuego han dado,
11. médulas que han gloriosamente ardido,
12. su cuerpo dejará, no su cuidado;
13. serán ceniza, mas tendrá sentido;
14. polvo serán, mas polvo enamorado.
-todo un dios: es el dios del Amor; es decir, Eros.
-vena, humor (sangre) y médulas: son partes del cuerpo, y representan a éste.
-fuego, ardido: es la pasión amorosa.
          Así que el alma ha sido prisionera del dios del Amor (todo un dios), y el cuerpo (venas, humor) ha sentido el fuego de la pasión amorosa, ha hecho hervir su sangre, y se ha consumido (ardido) a causa de esta pasión.
          Alma y cuerpo están íntimamente unidos, tanto que el alma sentirá la nostalgia de esa unión (cuidado); el alma, al morir la persona, debe abandonar su envoltura carnal pero no podrá olvidar el sentimiento amoroso que, gracias al cuerpo, pudo sentir. Las venas, la sangre, la carne se desintegrarán (ceniza, polvo) pero, a pesar de ello, permanecerá el sentimiento de esa unión indisoluble, amorosa, entre alma y cuerpo y de los sentimientos experimentados por este último (polvo enamorado).
          En cuanto a los recursos expresivos utilizados por Quevedo podemos reconocer los siguientes:
               -Encabalgamiento suave: El de los versos 1 y 2 (Cerrar podrá mis ojos la postrera / sombra);                 de esta manera Quevedo introduce el tema de manera sencilla y eficaz, a pesar de la                 abundancia del sonido r la frase fluye suavemente, como correspondería a un momento tan                 íntimo como es el de la muerte de una persona.
              -Metáfora pura: La del verso 7 (nadar sabe mi llama la agua fría) que ya explicamos en su                momento. Es uno de los versos en donde más se nota el conceptismo de Quevedo (el poder                expresar con pocos términos una idea compleja): su pasión amorosa, su alma enamorada (mi                llama) sabrá sobrevivir al olvido de la muerte (agua fría).
             -Antítesis: La del verso 4 (hora a su afán ansioso lisonjera). Aunque a primera vista no lo               parezca, cuando llega el momento de interpretar este último verso del primer cuarteto,               descubrimos que hora se refiere a la hora de la muerte, con lo cual la antítesis se clarifica:
                   -la hora de la muerte, ya lo dijimos, debería ser pesarosa y triste;
                   -en cambio el poeta la desea y es feliz por ello, calificando a ese momento de fenecer por                     afán ansioso, palabras positivas que expresan deseo vehemente.
             -Tópico: El del alma prisionera del amor, pero Quevedo le da un nuevo tratamiento al               expresar esa idea en el verso 9 (Alma a quien todo un dios prisión ha sido) y no sólo por el               trastocamiento sintáctico, evidente, sino porque para definir al dios del Amor, a Eros, ni               siquiera lo nombra a la manera clásica sino por las palabras que vienen a continuación:
              todo un dios prisión ha sido = ha sido prisionera de todo un dios (Eros)
            -Paradojas: Pueden verse en los últimos versos del soneto; son tres oraciones complejas              coordinadas copulativas (A, B, C) que, a su vez, contienen cada una de ellas una coordinada              adversativa (a, b, c ):


                  La teoría nos dice que cuando existen dos proposiciones coordinadas adversativas una              corrige, restringe o se opone a lo que se dice en la otra (por ejemplo: coge una manzana o una              pera). Es este último caso, el de oposición, el que utiliza Quevedo para definir de forma              sintética y precisa ese triunfo del amor sobre la muerte.


            -Hipérbaton:  Aunque parezca el recurso expresivo más utilizado por nuestro poeta en este              soneto en realidad sólo en cinco ocasiones lo hace de forma completa  y estas son las veces              que quiere tratar de expresar la venida de la muerte (verso 1) y los sentimientos de su alma              ante ella (versos 4 y 7), y cuando quiere explicar la sensación que provoca el amor en su              cuerpo enamorado (versos 9 y 10). Son ambas unas experiencias tan difíciles de explicar que              necesita del hipérbaton para hacerlo.

Conclusión
          En este soneto Quevedo trata el tema del amor y de la muerte, de cómo, a pesar de esta última, permanece esa unión indisoluble entre cuerpo y alma. Es un soneto hermoso pero difícil de interpretar. El tema del amor en Quevedo tiene dos vertientes:
              -la descripción de la pasión amorosa de forma abstracta
              -la descripción de la pasión amorosa en concreto, nombrando en los versos a alguna mujer.
          Estamos ante el primer caso, y la forma en que lo hace es sintética y compleja, puro conceptismo, con las palabras precisas y sin apenas ornato.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal