Ama. Pero, “sabiduría” no proviene de “saber”, de conocimientos, sino de “sabor”, de “saborear”. Los filósofos hablan de disfrutar



Descargar 15,92 Kb.
Fecha de conversión25.02.2017
Tamaño15,92 Kb.
Sintiendo existo

Génesis

Descartes, llega a la conclusión de que de lo único de lo que está seguro acerca de lo que es inherente a lacondición humana, y que además distingue al hombre del resto de los animales, es su capacidad de razón. Afirma, “pienso, luego existo”*. Más tarde Gadamer propone en una idea de simultaneidad: “Pensando existo”**. Sin embargo, se invita a reflexionar un hecho simple e independiente de toda cultura y conocimiento: ¿Quién alguna vez se ha pellizcado, o tocado alguna parte del cuerpo, para comprobar si estaba despierto o en un sueño? Parecería ser, desde el instinto del hombre, que el hecho de “sentir” funciona como una prueba de su existencia, de que está vivo, de que es real. En el sencillo momento en que la persona no sabe si está dormida o despierta, descubre que su capacidad de razonamiento no es suficiente para probarle que existe, y recurre al hecho del sentido físico. Cuando se toca y se encuentra, se da cuenta de que está completa, de que existe, y de que lo que experimenta es real. Es sorprendente cómo ambos filósofos pasaron por alto su propia personalidad. “Filósofo” es aquella persona que vive en una búsqueda constante de la sabiduría, porque la ama. Pero, “sabiduría” no proviene de “saber”, de conocimientos, sino de “sabor”, de “saborear”. Los filósofos hablan de disfrutar de la armonía que surge cuando se unen la razón y los sentidos. Descartes y Gadamereran filósofos. Entonces, no es su conclusión en sí, sino cómo llegaron ella, lo que podría cuestionarse.

En una misma línea temática, Miguel de Unamuno reafirma la definición de filósofo diciendo que “El filósofo es un hombre de carne y hueso (…) filosofa, no solo con la razón, sino con la voluntad, con el alma toda y con todo el cuerpo. Filosofa el hombre.”***Él, describe al hombre en su totalidad, cuando éste demuestra ser, en conjunto, alma y cuerpo.

A partir de estas observaciones, se propone ahondar una vez más la problemática acerca de ¿Qué es el hombre? puesta la importancia de comprender quiénes somos para desarrollarnos plenamente, comprendiendo esto como uno de los caminos que podrían acercarnos a la, buscada globalmente, experiencia de la felicidad.

Siguiendo la idea de Miguel de Unamuno y relacionándola con el hecho de que los seres humanos instintivamente recurren al “sentir” como prueba de su existencia, se propone el siguiente silogismo para comenzar a responder la problemática.

“Sentir es la unión del cuerpo y el alma. Esa unión se llama hombre. Por lo tanto, el hombre, es sentir.”

En el silogismo presentado: el término “hombre”, referiría a un individuo perteneciente a una especie.“Unión”, sería una mezcla, dos que se convierten en uno y actúan en un mismo sentido. “Alma” se definiría en lo abstracto como un todo de sentimientos y razón.Al “cuerpo”, se lo consideraría un límite fronterizo compuesto de materia, que delimitaría la presencia de un sujeto, representaría al sujeto, y sería, en sí, el sujeto. El cuerpo, sería, también, el único medio por el cual el alma podría conectarse con el entorno y manifestarse. Y el término “Sentir”, se entendería como las experiencias que impresionan a un sujeto con vida, a través de lo físico, o sea, desde el cuerpo con los cinco sentidos y las emociones (tales como la euforia); y a través de lo abstracto, es decir, desde el alma, con los sentimientos (como ser, el rencor) y conla razón. (Aquí se define a la razón como uno de los modos del “sentir” ya que “sentimos” nuestros pensamientos: ¿Cuántas veces hemos escuchado una voz dentro de nuestra cabeza? Eso es un hecho, solo que expresado de manera incorrecta, porque no “escuchamos” nuestra voz, pues no estamos hablando en voz alta, y si no hay sonido, el oído no puede escuchar. La expresión correcta a ese hecho tan simple es que “sentimos”, de una manera abstracta, no física, a la razón.). Y Con la unión del cuerpo y el alma, surgiría un quinto modo del sentir: el amor. (Los primeros cuatro sentires pertenecerían, o al cuerpo, o al alma, en cambio, el amorsurgiría solo en la unión de estos.Cada sentir se agudizaría y cada uno se conectaría e influiría en el otro. El hecho de que los sentires se uniesen les permitiría desarrollarse mejor. Y así, de cada sentir, surgiría una nueva experiencia. Esta nueva experiencia, actuando en el alma y el cuerpo en unión, se denominaría el quinto sentir. Por ejemplo, con el amor, aparecería una nueva razón, distinta a la que otorga el alma por sí sola. Sería como “pensar” con el cuerpo y los sentimientos, más allá de la razón común. Y por eso, cuando comparásemos las razones del pensamiento con las razones del amor, ocurrirían contrariedades, confusiones. Y en una manera simultánea, el amor, se diferenciaría de los otros sentires por significar la expresión máxima de entrega del hombre en su integridad por algo/alguien.)

Volviendo a leer el razonamiento, sería considerable proponer una idea de igualdad.

“Sentir = Unión de cuerpo y alma = Hombre”

(Sentidos físicos, emociones, sentimientos, razón y amor)


Y he aquí,hechos que validarían esta propuesta:

  1. Un hombre es un ser vivo.

  2. Un cuerpo, sin alma, se llama “muerto”.

  3. Nadie conoce un alma sin cuerpo.

  4. Solo un cuerpo vivo (con alma) puede sentir

Así, el silogismo propone que el hombre es un “animal sensible” y esa es la diferencia que lo separa de los demás animales:El hombre sería el único ser con la capacidad de desarrollar el hecho de “sentir” en toda su extensión.En consecuencia de su capacidad, el hombre, desarrollaría modos de vida complejos. Eso explicaría su conciencia de identidad, del bien y del mal, su capacidad de creación, la comunicación articulada, la transmisión de generación a generación, la capacidad de disfrutar, la formación de distintos tipos de relaciones afectivas entre los de su misma especie, entre otras características humanas.

Como tal vez habiendo propuesto que el hombre es, a nivel composición, cuerpo y alma, y como especie diferenciada por su capacidad y modo de vida, un animal sensible, uno aún no ha satisfecho las dudas sobre la problemática, se ofrece definir al hombre en una tercera comprensión: Un hombre, desde lo que implica su capacidad de sentir, además de formarse a partir de la unión de un cuerpo y un alma, y de pertenecer a la especie de animales sensibles, seríaun ser único en sí mismo (Ya que cada hombre sentiría de manera distinta a los demás).En ese caso, como ser único, cada hombre debería “sentirse” a sí mismo para responder a la problemática: Enlistar las cosas que ama, qué emociones siente a menudo, cómo las maneja, cuáles son sus prioridades, cuáles son sus sueños, si los tiene,cuáles son sus temores. Preguntarse si es feliz, dónde vive, qué comió el día anterior, qué piensa de esto, qué piensa de aquello, etc. Todo aquello que influyera en su vida, sería el hombre en sí mismo.

Cuando el hombre se sintiese a sí mismo, podrían suceder dos cosas. Que la persona se sintiera agradable o que la persona se disgustase consigo misma. Pero una característica que se desprenderíade las capacidades del sentir, sería que la vida del hombre no sería un camino determinado involuntariamente, sino un proyecto que se escribiría mientras se viva. Por lo que sería justificado resumir que, el hombre, en si mismo, sería lo que decida.

Finalmente, habiendo sido el objetivo describir al hombre, en comprensión de que la experiencia de la felicidad llegaría cuando este se descubra desarrollándose plenamente, se invita al hombre a sentirse a sí mismo, y a descubrirse. Oliendo más, la lluvia, la tierra, las flores, las especias, la piel de un ser querido, el jabón con el que se baña.Observando, desde los pequeños detalles como el iris de un ojo a la composición de todo un paisaje. Saboreando. Escuchando. Tocando°, con las manos, con la mejilla, con los pies, comparando texturas. Dejándose llevar por sus emociones. Dándose tiempo para analizarsus sentimientos. Pensando cuáles son sus metas. Decidiéndose a alcanzarlas. Aprendiendo. Compartiendo. Y sobre todo, amando. Amándose a sí mismo, a su otro yo, a sus hijos, a sus amigos, a la humanidad, a su planeta, al universo, y si cree, a Dios. Porque si acaso es cierto que el hombre es la unión del cuerpo y el alma, y que dicha unión, de manera completa, permite el quinto sentir, al amar el hombre experimentaría una sensación de plenitud, de que esta completo. Sin más explicaciones comprendería que existe verdaderamente y la felicidad sería una mera consecuencia. Porque la felicidad es el “placer de existir” y existir es “ser” en sentido completo. Sería una falacia de existir tomar la unión del alma y el cuerpo como sal y azúcar dentro de un vaso: los granos estarían demasiado próximos entre sí sin embargo la unión se daría verdaderamente al agregar agua (amor) y mezclar hasta que todo se convierta en una sola cosa


Bibliografía:

*“Pienso, luego existo”: Descartes, Discurso del Método y las Meditaciones (Primera, segunda y sexta).

** “Pensando existo”: Gadamer

*** “Filosofa el hombre”: Miguel de Unamuno, Del sentimiento trágico de la vida.



…………………………………………………………………………………………………………………….

Expresiones:

°Oliendo, observando, saboreando, escuchando, tocando: refiere a los cinco sentidos físicos, por lo que podría darse el caso de un hombre que no pueda desarrollar alguno de ellos. Sin embargo, eso no impone que éste no pueda desarrollarse plenamente. El hombre desarrollará el 100% de lo que posea, simplemente.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal