Algunos logros educativos en los primeros años de vida activa: un análisis con el Panel de Hogares de la Unión Europea



Descargar 0,96 Mb.
Página1/11
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño0,96 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
Algunos logros educativos en los primeros años de vida activa:

un análisis con el Panel de Hogares de la Unión Europea
María A. Davia, UCLM y UAH

Propuesta de comunicación para el V Encuentro de Economía Aplicada



Abstract
En este trabajo se pretende evaluar el impacto que tiene, entre otras variables relevantes, el nivel educativo de los jóvenes europeos sobre la duración de la búsqueda de los primeros puestos, así como la duración de sus primeros sucesos de empleo y paro. Estas variables están interrelacionadas y deberían ser estimadas teniendo en cuenta tales relaciones. Al carecer los jóvenes de notable experiencia en el mercado de trabajo, es precisamente en ellos donde estas relaciones pueden ser estudiadas con mayor nitidez. Una muestra de jóvenes españoles, franceses, británicos, alemanes e irlandeses del Panel de Hogares de la Unión Europea constituirán la base de datos.
Respecto a la influencia del nivel educativo sobre la duración de los primeros sucesos de paro, la teoría de la búsqueda no ofrece una solución definitiva, lo que dificulta las recomendaciones de política educativa de cara a mejorar el mercado de trabajo si no se lleva a cabo un análisis empírico para comprobar cuál es la influencia de esta variable. Responder adecuadamente a esta pregunta equivale a plantear la eficiencia de la educación como herramienta para luchar contra el desempleo y garantizar cierta estabilidad en el empleo. La misma teoría de la búsqueda plantea que a partir de un momento dado, la mayor duración del suceso de paro no hará sino disminuir las oportunidades de empleo para el individuo, así como su salario de reserva. Además, cuanto mayor es la duración del período de paro, mayor es el riesgo de que el puesto de trabajo que finalmente se acepte no se corresponda con las expectativas del trabajador, con lo que este suceso de empleo estará mal remunerado, será breve, o ambas cosas al mismo tiempo. Discernir cuál de las dos tendencias es más importante puede responder a la pregunta de si es rentable y necesario un cierto período de búsqueda en el mercado de trabajo.

Versión muy preliminar: por favor, no citen sin consultar con la autora

dirección de contacto: MAngeles.davia@uclm.es

Área de Economía Española e Internacional, Facultad de Ciencias Sociales, UCLM;

Avda de los Alfares, 44, 16071, Cuencaº


1. Introducción




El presente estudio representa una aproximación inicial al análisis de los determinantes de la duración de la búsqueda de empleo y de la estabilidad en el empleo en los jóvenes de algunos de los países de la UE. Tal análisis pretende recoger los problemas de endogeneidad entre variables que se presentan en estudios de decisiones de este tipo, así como la toma conjunta de decisiones que afectan a las transiciones laborales observadas.

El interés del tema radica en la importancia que tiene la atención a los procesos de búsqueda de empleo entre los jóvenes, ya que éstos representan una pieza fundamental en el engranaje que va a hacer funcionar sus carreras laborales: sin un proceso de búsqueda suficiente no se podrán registrar ajustes satisfactorios entre los puestos y los trabajadores (Lynch, 1989). Por otro lado, si los procesos de búsqueda se prolongan demasiado, se puede estar ocasionando no sólo el deterioro de capital humano y productividad sino también persistentes problemas de desajuste educativo y de inestabilidad laboral. Si se observa (como efectivamente ocurre) un deterioro en las condiciones de acceso al empleo y del salario y la estabilidad laboral entonces se hace necesaria la atención al desempleo juvenil en la medida en que puede condicionar las experiencias laborales futuras (O’ Higgins, 1999).


El ejercicio aquí presentado consta de dos partes: en la primera se explora la duración del desempleo y su determinante “en la sombra” (el salario de reserva) y en la segunda la estabilidad en el empleo y el salario. En ambos casos se experimenta con dos técnicas distintas: ecuaciones simultáneas con datos de corte transversal y estimaciones de datos de panel con variables instrumentales. Entre los principales resultados conseguidos destacan los siguientes: respecto a la duración del desempleo, la educación efectivamente reduce el tiempo de búsqueda incluso a pesar de que al mismo tiempo genera un aumento del salario de reserva. El nivel educativo, por el contra, no parece influir mucho en la duración de los sucesos de empleo, si bien sí afecta al salario. Respecto a la interrelación entre variables se observa una elasticidad significativa del salario de reserva sobre tiempo de búsqueda pero no al contrario, y también una cierta elasticidad entre la antigüedad y el salario aunque la relación contraria (la respuesta del salario a la antigüedad) no sea tan importante. Todas estas relaciones son matizadas cuando se controlan las diferencias entre individuos mediante un análisis de datos de panel. Cuando se introduce esta especificación, la teoría de la búsqueda se confirma sólo parcialmente en el modelo estimado. Por último existen diferencias nacionales importantes vinculadas sin duda a los distintos contextos institucionales y las diferencias en las condiciones de demanda de empleo joven.

El texto sigue el siguiente esquema: la siguiente sección desarrolla el marco teórico en el que apoyar el ejercicio empírico. La sección 3 sirve para presentar la base de datos. El paso siguiente será indicar la metodología empleada y la especificación econométrica. Se continúa con la presentación de los principales resultados y se concluye con unos comentarios finales. El texto se acompaña de un anexo metodológico acerca de las técnicas empleadas en este trabajo.


2. Marco teórico

2.1. La duración del desempleo: el modelo de búsqueda

El modelo de búsqueda de trabajo planteado aquí es el más sencillo posible (McCall, 1970). Partimos de la base de que los individuos desempleados en la muestra buscan un empleo de unas determinadas características1. Además, conocen la distribución de ofertas salariales, de las que periódicamente les llega una muestra aleatoria. El proceso de búsqueda puede verse como un muestreo secuencial de ofertas salariales, una en cada momento del tiempo, de manera que la decisión de cuál aceptar se toma en el momento en que se encuentra una oferta aceptable, esto es, una oferta salarial por encima del salario de reserva. Este salario de reserva no es sino una estrategia de búsqueda y toma de decisiones: la aceptación de una oferta salarial no se producirá hasta que tal oferta iguale o supere a este “umbral psicológico” que calcula el individuo a partir de sus expectativas personales y la situación del mercado de trabajo.


En este contexto la probabilidad de salir del desempleo está doblemente condicionada: por un lado viene determinada por la probabilidad de recibir una oferta salarial, lo que depende a su vez de su productividad y de las condiciones del mercado de trabajo. Por otro lado está la probabilidad de aceptar una oferta salarial, que depende tanto de los niveles salariales ofertados como de los salarios de reserva que en cada momento va registrando el individuo.

La primera de las relaciones interesantes para estudiar en el modelo de búsqueda es la que vincula al tiempo de búsqueda y a la probabilidad de encontrar una oferta salarial aceptable. Algunos autores (Mortensen, 1986) plantean que si los costes de búsqueda aumentan con el tiempo entonces la rentabilidad de la búsqueda será decreciente a lo largo del tiempo y la probabilidad de aceptar una oferta salarial crecerá durante el proceso de búsqueda. Otros (Stephenson, 1976) plantean que la relación entre la duración de la búsqueda y la probabilidad de salir del desempleo sigue un camino “de ida y vuelta”: en un primer tramo la duración está relacionada positivamente con el logro de un empleo: es necesaria la inversión en tiempo para lograr reducir la dispersión observada de la función de distribución de ofertas salariales. Pero llega un momento en el que la duración de la búsqueda no actúa sino como señal negativa hacia los potenciales empleadores y un factor de depreciación del capital humano, con lo que disminuye la probabilidad de recibir ofertas salariales y el buscador de empleo se enfrenta a un problema de dependencia negativa de la duración. Por tanto, a priori, no se puede extraer una conclusión definitiva sobre el sentido de la relación causal entre tiempo de búsqueda y salida del desempleo.


Pasemos ahora a revisar los efectos esperados de otras variables. Entre las variables que afectan a los costes de búsqueda están las obligaciones familiares: quien tiene que atender a necesidades de otras personas está más presionado para tomar la decisión de aceptar una oferta salarial. En sentido contrario actuarían las prestaciones por desempleo: constituyen una vía de financiación de la búsqueda de empleo y por lo tanto pueden contribuir a la prolongación del proceso de búsqueda. Respecto a las que afectan al salario de reserva destaca la renta familiar y las propias prestaciones por desempleo2: ambas suponen un “suelo” para el salario de reserva. Sin embargo, Lynch (1989) plantea que la percepción de prestaciones o el contexto familiar pueden actuar como una señal positiva hacia el potencial empleador, reduciendo así el tiempo de búsqueda.

Una variable que resulta de gran interés en este modelo, puesto que, al igual que la duración de la búsqueda y las prestaciones por desempleo, no tiene un efecto claro a priori es la educación. Desde una perspectiva de capital humano, la educación puede influir en el logro más rápido de un puesto de trabajo en la medida en que constituye un determinante fundamental de la productividad del trabajador. Un mayor nivel educativo estaría por tanto relacionado con una menor duración de la búsqueda o mayor probabilidad de emplearse. En esta misma dirección apuntaría la supuesta mayor productividad de los buscadores de empleo más cualificados. Por otro lado, la educación puede provocar mayores expectativas salariales, lo que presionaría al alza el salario de reserva y prolongaría la duración necesaria para que confluyan salario de reserva y oferta salarial. El signo de esta variable sobre la probabilidad de salir del desempleo al empleo, por tanto, dependerá de la intensidad relativa de las relaciones entre la educación y el resto de variables relevantes en el modelo. Para una discusión de estas relaciones, véase Bratberg y Nilsen (1998 y 2000).


El buscador de empleo va comparando costes con beneficios esperados de la búsqueda. Tanto los costes como los beneficios de la búsqueda van a configurar el salario de reserva del individuo. Este salario de reserva decrece (no sabemos si de forma continua) con el tiempo y simultáneamente condiciona el propio proceso de búsqueda, puesto que éste es más prolongado cuanto mayor sea el salario de reserva. Esta interrelación hace necesaria, allá cuando sea viable, la estimación simultánea del salario de reserva y la duración del desempleo.

Concluimos estas líneas con la formulación de algunas hipótesis para el resto del ejercicio: la duración del desempleo estará relacionada positivamente con el salario de reserva y las variables que lo determinan (renta familiar, prestaciones por desempleo, entre otras). Respecto a la relación con otras variables como la duración de la búsqueda y el nivel educativo, no es posible a priori plantear hipótesis definitivas: el análisis empírico nos debería dar una respuesta para la muestra y el período considerados.


2.2 La duración del empleo: el modelo de emparejamiento de los puestos de trabajo y la rotación laboral (job match / job turnover)
Una vez que el trabajador ha encontrado una oferta salarial satisfactoria comienza otro proceso: el del conocimiento del puesto de trabajo, proceso que se dejará notar a través de la duración del suceso de empleo. Al comienzo de la relación laboral la información que tienen trabajador y empleador acerca del otro es limitada. El trabajador evaluará constantemente su situación a la luz de salarios alternativos en el mercado de trabajo y el coste de renunciar a la posición laboral alcanzada. Por su parte el empleador también evaluará si la productividad del trabajador se ajusta al mínimo umbral requerido para desarrollar satisfactoriamente el puesto (Jovanovic 1979 y 1984).

El coste de abandono de un puesto de trabajo es mayor cuanto mayor es el salario recibido, y este salario se corresponde con la productividad del trabajador, productividad que depende tanto del nivel educativo inicialmente alcanzado como de la formación específica adquirida en el puesto de trabajo. Esta última puede aproximarse a través de la antigüedad en el puesto. Por lo tanto, la probabilidad de abandono voluntario de un puesto de trabajo es menor cuanto mayor sea la antigüedad acumulada y el salario alcanzado, y ambas variables están interrelacionadas (Jovanovic, 1979). Sería entonces deseable estimarlas simultáneamente o al menos de manera que se advierta tal interrelación.

Otra cuestión adicional e importante es la del ajuste entre el trabajador y el puesto de trabajo. Si un trabajador advierte que su cualificación (su productividad aproximada a través del nivel educativo) es superior a los requisitos de cualificación y por tanto productividad del puesto que ha aceptado entonces será consciente de que el desarrollo de todo su potencial en otro puesto de trabajo le permitiría ser más productivo y lograr, por ende, un mayor salario. Esto ocasionará el abandono voluntario del puesto de trabajo por parte del trabajador en pos de mejores ofertas laborales (Sicherman,1991 y Hersch, 1991). También el desajuste puede implicar que el empleador, al no encontrar en el trabajador el nivel de productividad deseado se desprenda de él. Esta última posibilidad no podrá ser explorada en la base de datos de que disponemos ya que ésta registra únicamente la percepción del trabajador de que está sobrecualificado para desempeñar el puesto de trabajo.

Lo anteriormente dicho nos conduce hacia la siguiente hipótesis sobre el comportamiento de los trabajadores en los primeros años de vida activa: la estabilidad en el empleo depende positivamente del salario logrado y del ajuste educativo conseguido en el proceso de emparejamiento entre puestos y trabajadores. Pero a su vez el salario depende de la estabilidad en el empleo. La educación, en este contexto, tiene un doble papel: por un lado está vinculada a la productividad y la estabilidad en el empleo. Por otro lado, en condiciones de desajuste educativo ante problemas de insuficiencia de demanda la educación está vinculada a un problema de sobrecualificación y con ella a una mayor movilidad hasta lograr un ajuste satisfactorio. Su efecto definitivo, por tanto, tampoco aparece claro desde el punto de vista teórico.


3. La base de datos: el Panel de Hogares de la Unión Europea

Para desarrollar los ejercicios planteados se cuenta en este momento con las cuatro primeras olas del Panel de Hogares de la Unión Europea (en adelante, PHOGUE). Esta base de datos cubre en este momento cuatro años caracterizados por fuertes pero decrecientes problemas de desempleo tanto en España como en los países de nuestro entorno: 1994-1997. El PHOGUE es una encuesta a hogares, y recoge información sobre diversos ámbitos de las condiciones de vida en la Unión Europea, dedicando especial atención a la situación del mercado de trabajo. En este contexto vamos a evaluar la información de que dispone de cara al ejercicio que nos ocupa:

En el caso de las personas que se encuentran desempleadas la información sobre el proceso de búsqueda tiene ciertas limitaciones: la duración del mismo ha debido ser aproximada a la distancia entre la entrevista y el momento en que terminó el último suceso de empleo en el caso de los desempleados con experiencia laboral y el momento en el que (supuestamente) culminó el proceso educativo de los desempleados sin experiencia laboral. Esto implica establecer un fuerte supuesto: que los trabajadores desempleados han estado activos desde que acabaron los estudios (si no han tenido experiencias laborales) o desde que acabó su último episodio de empleo (cuando sí las han tenido). Una vez definida de esta manera la duración del proceso de búsqueda, resta una batería de variables muy interesantes que determinan este proceso. Quizá la más relevante por el hecho de que no aparece en otras bases de datos es la referente a la cantidad de horas que se desearían trabajar y el salario al que aspira el trabajador por trabajar estas horas3. En definitiva, esta base de datos nos permite estimar de forma directa el salario de reserva del trabajador, cosa que generalmente no es posible. De ahí que también sea posible establecer la relación habitualmente no observada entre el salario de reserva y la duración del proceso de búsqueda así como otras variables (renta familiar, percepción de prestaciones, situación del mercado de trabajo, nivel educativo, experiencia laboral previa, e.t.c.).

En el caso del empleo el panel de hogares dispone de información sobre características del puestos tales como la ocupación, el sector de actividad, el tamaño del establecimiento, la naturaleza pública o privada del empleador, entre otras. También se puede calcular la antigüedad en el momento de la entrevista (a partir de la distancia entre la fecha de la entrevista y la de comienzo de la relación con el empleador), el salario hora neto actual (a partir de la duración de la jornada habitual y el salario mensual neto). Y además registra ciertas características que dan información sobre el ajuste del trabajador y el puesto: si hubo formación específica previa al puesto, si el nivel educativo fue determinante en el logro del puesto de trabajo o si el trabajador se cree capaz de desarrollar un puesto de trabajo que requiera mayor cualificación. Esta última variable será la utilizada par indicar un posible problema de sobrecualificación del trabajador.


De todos los países incluidos en el PHOGUE (UE-12) se han incluido sólo cinco: España, Irlanda, Reino Unido, Francia y Alemania. Todos ellos se caracterizan por contextos institucionales distintos y problemas en sus mercados de trabajo de distinto calado (OCDE, 1999).



4. La especificación econométrica del modelo

Este primer ejercicio, con el objeto de explorar las relaciones entre variables mencionadas en el marco teórico, se utiliza la metodología más sencilla posible, siempre que permita tener en cuenta la endogeneidad de determinadas variables explicativas. Para lograr este objetivo las opciones más accesibles en este momento han sido el análisis de ecuaciones simultáneas y el planteamiento de modelos que, aprovechando el seguimiento a los entrevistados, contaban con el control de la endogeneidad de ciertas variables: esto es, las ecuaciones lineales con variables instrumentales4. El estudio simultáneo del salario de reserva y la duración del desempleo se planteó de forma muy completa en Lancaster (1985) y lo desarrollan empíricamente para el caso norteamericano Wolpin (1987) y para el caso holandés, Gorter y Gorter (1993).

Procedemos a presentar la especificación econométrica del modelo de duración del desempleo: de acuerdo con lo establecido en el marco teórico la duración del desempleo depende de los factores que condicionan la probabilidad de recibir una oferta, los costes de búsqueda y el salario de reserva. Al mismo tiempo el salario de reserva depende del tiempo de búsqueda, los costes de la búsqueda y las expectativas salariales del individuo. El sistema de ecuaciones planteado quedaría como sigue:

D = D + DCOSTE + DEXPECT + DOFERTA + DEDU + WR + uD (1)

WR = R + WCOSTE + WEXPECT + WOFERTA + WEDU + D + uR (2)


Donde D es un vector que representa la duración del proceso de búsqueda para cada individuo desempleado; WR es el salario de reserva, COSTE es un vector de variables que determinan los costes de búsqueda, EXPECT son las variables que determinan las expectativas salariales, y OFERTA son las variables relacionadas con la probabilidad de recibir ofertas salariales. Los coeficientes  y  serán de especial interés, así como los coeficientes D y W relativos al nivel educativo.

Del mismo modo el planteamiento del modelo de estabilidad en el empleo es como sigue:

A = A + APERS + APUESTO + AOTRAS + W + A (3)

W = W +  WPERS +  WPUESTO +  WOTRAS + A + W (4)

Donde A es antigüedad alcanzada en el puesto de trabajo, W es el salario hora neto en el momento de antigüedad “A”; PERS es un conjunto de variables personales entre las que se encuentran el sexo y el nivel educativo, y PUESTO es un conjunto de variables referentes al puesto de trabajo. De nuevo aquí los coeficientes más relevantes serán tanto los correspondientes al nivel educativo en cada ecuación como el par de coeficientes  y  vinculados al salario hora y a la antigüedad en el puesto respectivamente.

En un intento de aprovechar el potencial que ofrecen los datos de panel y las ventajas que pueden registrar se ha llevado a cabo un análisis paralelo, pero aquí el tratamiento de la endogeneidad de ciertas variables clave se ha tratado de otro modo: mediante variables instrumentales, es decir, un conjunto de variables que permiten controlar por el hecho de que una determinada variable explicativa no se distribuye aleatoriamente por la población, sino siguiendo un patrón cuyos determinantes principales son observados. Las ecuaciones 1 a 4 quedarían con este nuevo esquema como sigue:

Modelo de duración de la búsqueda y de salario de reserva:

D = D + DCOSTE + DEXPECT + DOFERTA + DEDU +WR + uD , donde

WR = f (COSTE , EXPECT , OFERTA , EDU , D) (5)
WR = R + WCOSTE + WEXPECT + WOFERTA + WEDU + D+ uW , donde

D = f (COSTE , EXPECT , OFERTA , EDU , WR) (6)

Modelo de duración del empleo y de salario hora actual:

A = A + APERS + APUESTO + AOTRAS + A , donde

W = f (PERS , PUESTO, OTRAS , A) (7)
W = W +  WPERS +  WPUESTO +  WOTRAS + A + W, donde A = f (PERS, PUESTO, OTRAS, W) (8)
El cuadro 1 presenta el listado de variables incluidas en las distintas ecuaciones.

[cuadro 1 por aquí]



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal