Alejandro Dagfal



Descargar 138,78 Kb.
Fecha de conversión20.02.2017
Tamaño138,78 Kb.
El concepto de conducta en la psicología francesa contemporánea*

Alejandro Dagfal




Introducción



Para dar cuenta de la pertinencia del abordaje de este tema ‑en relación con una historia de la psicología en la Argentina‑ se plantean dos interrogantes: ¿Por qué estudiar el concepto de conducta? ¿Por qué estudiarlo en la psicología francesa contemporánea?

Respecto de la primera cuestión, emprender un estudio de las diversas definiciones del concepto de conducta en el discurso psicológico implica en cierto modo investigar las distintas formas en que se ha definido el objeto de la psicología durante gran parte de este siglo. Sin duda, este concepto ha sido el privilegiado a la hora de establecer los límites del campo de la disciplina. No obstante, sus alcances semánticos no fueron en modo alguno unívocos ‑como podría sugerir actualmente su innegable filiación con el conductismo norteamericano‑, sino que remitieron a una pluralidad de corrientes de pensamiento en las que su significado variaba de manera considerable a partir de su inscripción en tradiciones muchas veces contrapuestas y de su articulación con términos teóricos absolutamente heterogéneos al de behavior en su acepción más clásica ‑y estrecha‑ del famoso manifiesto watsoniano.

En cuanto a la segunda cuestión, ya en 1903, Horacio Piñero ‑uno de los primeros docentes universitarios de psicología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA‑ sostenía que, los argentinos, “intelectualmente, somos en realidad franceses”1. En las décadas subsiguientes, luego del ocaso del positivismo, la pregnancia de la tradición psicológica francesa en nuestro país no sería menos considerable. Debido a ello, hemos creído conveniente hacer un recorte del concepto de conducta en esa tradición, privilegiando el tratamiento de dos autores: Henri Piéron y Daniel Lagache. Piéron nos permitirá situar los inicios de la psicología científica francesa en relación con una particular utilización del término conducta, independiente del conductismo norteamericano (e incluso anterior a él). Lagache, por su parte, fue el mayor exponente de una voluntad manifiesta de forjar un discurso psicológico unificado, conciliando el psicoanálisis con la psicología experimental y la psicología social bajo la égida de una teoría general de la conducta. Su obra sería una referencia obligada para la inmensa mayoría de los psicólogos argentinos durante varias décadas.

Somos conscientes de que en este recorrido faltan autores de lengua francesa que han tenido un enorme impacto en la conformación del campo de problemas de la psicología argentina ‑como Maurice Merleau-Ponty, Edouard Claparède, Henri Wallon y Jean Piaget, por mencionar algunos‑, pero en aras de la concisión hemos preferido centrarnos en aquéllos cuya obra tiene hoy menor vigencia y, por contraste, mayor valor histórico.


Breve desarrollo histórico
El concepto de conducta fue utilizado en psicología animal desde fines de el siglo pasado, traspolado probablemente de la química y la biología (Jennings, Von Uexkull, etc.) y de la fisiología (Huxley). Pero, independientemente de la utilización del término, puede plantearse que la tendencia a objetivar el estudio de los hechos psicológicos en el marco de las ciencias naturales pudo consolidarse a partir de las teorizaciones darwinianas en torno a la adaptación de los organismos al medio y la continuidad evolutiva entre los animales y el hombre. Ya en 1863, el fisiólogo ruso Sechenov plantea que la causa inicial de toda actividad se encuentra siempre en un estímulo sensorial exterior, y no en el pensamiento (Fraisse, 1979: 26). En 1903, Pavlov (que aunque no era discípulo de Sechenov había leído su obra), plantea la existencia de reflejos condicionados, y trata de dar cuenta de las conductas humanas en términos referidos estrictamente al sistema nervioso y a los reflejos. Es el principio del ocaso de más de dos siglos de privilegio del estudio casi excluyente de la conciencia, el yo, la percepción, los estados mentales, la sensación; es decir, de la experiencia subjetiva definida como inmediata.

A principios del siglo XX podemos encontrar las secuelas de esta tendencia objetivista plasmadas en dos tradiciones psicológicas relativamente independientes, situadas a ambas márgenes del Atlántico. Por un lado, en Estados Unidos, como desprendimiento de la psicología animal, se produce la tan mentada “revolución conductista” liderada por Watson (con su famoso manifiesto de 1913). Pero, por otro lado ‑y esto ha sido sugestivamente desconocido por la mayoría de las historias celebratorias del conductismo norteamericano‑ paralelamente se desarrolla en Francia una “psicología científica” que formula principios teóricos y metodológicos que más tarde serán erróneamente reconocidos como invención exclusivamente norteamericana.


I. Henri Piéron: la conducta en psicología antes del conductismo



Ya en 1907 (es decir, cinco años antes del manifiesto watsoniano), Henri Piéron plantea ‑al hablar de la evolución del psiquismo‑ la necesidad de abandonar el estudio de la conciencia para definir el objeto de la psicología en términos conductuales:
Pero si estas investigaciones no tratan de la conciencia, entonces ¿qué podrán tratar que no sea estudiado ya por la fisiología? Se referirán a la actividad de los seres y sus relaciones sensoriomotoras con el medio, a lo que los norteamericanos llaman the behavior, los alemanes das Verhalten, los italianos il comportamento y a lo que tenemos el derecho de llamar le comportement de los organismos [...] (Piéron, [1908]1958: 4).2
Es precisamente en esta tradición del “conductismo francés” ‑si es que vale la expresión para designar esta particular utilización de términos comportamentales en el marco de una psicología que reclama para sí el carácter de científica‑ en la que vamos a detenernos por dos razones: La primera, obedece a una omisión, ya que el conductismo norteamericano ha tenido muy poca influencia directa en la psicología académica argentina. La segunda razón es absolutamente complementaria de la primera: la psicología francesa sí ha tenido una gran influencia en el pensamiento psicológico de nuestro país, siendo la vía privilegiada de acceso no sólo de las llamadas “teorías de la conducta”, sino también de otras corrientes como el psicoanálisis, obedeciendo a una referenciación cultural que ‑según vimos‑ tenía larga data en las élites intelectuales argentinas. Al mismo tiempo, no está de más repetir que esta vertiente de la psicología objetiva ha sido largamente descuidada por las historias tradicionales.
Desde los comienzos de la formación de mi pensamiento, había rehusado el estudio subjetivo de los fenómenos de conciencia, y había afirmado la validez de esta ciencia biológica de los comportamientos del hombre y los animales que era para mí la psicología, en un momento en que todavía no se hacía alarde de este “behaviorismo” psicológico que Watson declara específicamente americano, y que no tiene de específico más que sus exageraciones muchas veces pueriles (Piéron, 1958: viii).3
Tomamos a Henri Piéron como figura emblemática de esa tradición francesa por varios motivos. En primer lugar, durante este siglo, Piéron fue indudablemente el principal promotor de la psicología en ese país: discípulo y sucesor de Binet, en 1911 lo reemplaza en la dirección del laboratorio de psicofisiología de la Sorbonne y de la revista L´Année Psychologique, órgano que dirige durante casi cuarenta años. Al mismo tiempo, se reconoce como seguidor de Théodule Ribot y Pierre Janet (de quien había sido secretario en la Salpetrière), incorporando así los aportes de la psicopatología y la psiquiatría. Finalmente, en 1951, es miembro fundador y primer presidente de la Unión Internacional de Psicología Científica, después de lograr en su país ‑en 1944‑ el reconocimiento oficial de la licenciatura en psicología. En 1969, el Journal of the History of the Behavioral Sciences publica un artículo en el que se analiza la genealogía intelectual de los psicólogos franceses (Wesley y Hertig, 1969).4 En sus respuestas a un cuestionario que se les había enviado, la mayoría de ellos coincidía en que Piéron había sido la persona que mayor influencia había tenido en su formación profesional. En cierta medida, podría trazarse un paralelismo entre la importancia que tiene Piéron para la psicología francesa y lo que sucede en Estados Unidos con la figura de Watson.5 Más adelante, veremos en particular la influencia que tuvo Piéron en el pensamiento de un autor fundamental para entender la psicología argentina de los años ´60: Daniel Lagache, que también será objeto de nuestro análisis.

La conducta como objeto de la psicología6
El viejo término pascaliano de comportement fue reintroducido en la psicología por Piéron, según vimos, en 1907. Equivalente del concepto de behavior utilizado por la psicología animal inglesa (Romanes y Lloyd Morgan) y norteamericana (Yerkes, Thorndike, etc.), su extensión a la psicología humana fue un hecho verdaderamente novedoso.
No hay ciencia sino del comportamiento, de la actividad global, de las reacciones de los organismos considerados en su conjunto; esta ciencia que constituye la psicología se dirige a los mecanismos parciales, a los sistemas limitados de reacción (Piéron, [1927]1958: 53).
El comportamiento, definido de este modo (como la manifestación objetiva de la actividad global de un organismo, como la manera en que un ser vivo recibe las influencias del medio y elabora sus reacciones), no difiere en gran medida de lo que constituye el objeto del conductismo watsoniano, que también plantea la conducta en términos de estímulo y respuesta, si bien en principio no se interesa por los mecanismos de elaboración de estas últimas.7 Más allá de la “ingenuidad brutal” de los argumentos de Watson ‑al decir de Zazzo (Fraisse y Piaget, 1972: 81)‑ al igual que Piéron, sitúa la psicología como una ciencia estrictamente natural, por no decir como una biología del comportamiento. Lo que sí marca una clara diferencia entre ambos es el objetivo que plantean para la psicología, y no tanto su objeto. Para Watson, desde un principio, lo fundamental es la predicción y el control de la conducta ‑cosa que muy pronto objeta Titchener, quien previene contra los riesgos que implica ese deslizamiento en la dirección de una tecnología (Samelson, 1981)‑, mientras que Piéron, si bien también termina por dedicarse a cuestiones de carácter aplicado, siempre mantiene una vocación eminentemente teórica que busca validar a través de todo tipo de experimentos.

Conducta y conciencia
Quizás la diferencia más clara entre Watson y Piéron se plantee con relación a la consideración que dan a la conciencia. Mientras que Watson, en un principio (1913) sólo excluía la posibilidad de estudiarla de manera objetiva –por lo cual rechazaba la introspección como método válido para la ciencia–, en 1919 llega a negar de plano la existencia de la conciencia, pasando de una exclusión metodológica a una negación de tipo ontológico. Piéron, entretanto, no niega la existencia de la conciencia, pero sí rechaza la existencia de cualquier criterio objetivo que pueda fundamentarla, ya que la conciencia es lo característico de lo subjetivo, que como tal es incomunicable. En consecuencia, sólo puede hablarse con certeza de la conciencia propia, punto de partida de toda experiencia subjetiva (lo cual le parece evidente). Lo que no acepta es que se pretenda traspolar esta evidencia subjetiva particular a un plano general, con aspiraciones de cientificidad.
Siempre digo que esta psicología tiene un valor práctico; no se preocupa de problemas insolubles, como la conciencia de los otros hombres: una vez que se admite que hay una conciencia, la propia, y que todo se reduce a hechos de conciencia personales, los fenómenos que se constatan en los otros tienen el mismo carácter que todos los fenómenos naturales. Toda psicología de alguien que no sea uno mismo es necesariamente objetiva (Piéron, [1916] 1958: 46).
Considera que hay en la humanidad una clara oposición entre una tendencia subjetivista, que valora lo íntimo y lo único, y otra objetivista, que busca reducir los hechos a “un esqueleto manejable, clasificable, etiquetable”. Incluso concede la razón a la primera en el sentido de que, seguramente, la experiencia íntima sea más rica y real que la empobrecedora esquematización intelectual. En ese punto, podría decirse que acuerda con Bergson: la sola utilización del lenguaje para la expresión de los fenómenos psíquicos implica ya una forma de objetivación. No obstante, esta objetivación le parece necesaria y hasta deseable si se desea liberar al hombre de mayores padecimientos en su lucha con la naturaleza. Lo subjetivo como tal, en la medida en que no puede ser aprehendido por lenguaje (en tanto que instrumento colectivo) permanece como algo inefable. Para él, la experiencia sensorial –mero “lujo subjetivo”, compartido por otra parte con el resto de reino animal– bien puede ser el reino del arte o de la filosofía, pero los avances más significativos de la humanidad se han producido gracias a las esquematizaciones que la ciencia ha hecho posibles. Si el contenido de las experiencias personales se ha empobrecido en el camino, esto se ha visto ampliamente compensado por el incremento de la experiencia general, que a su vez ha permitido la utilización de las fuerzas del universo. Por lo tanto, si bien rechaza el dualismo ontológico que divorcia el espíritu de la materia, lo reemplaza por un dualismo que se ubica en un plano epistemológico.
Yo diría que hay un dualismo [...] que opone lo único a lo universal, el hecho concreto al esquema, la sensación que se experimenta y se desvanece al concepto que se expresa y que se fija (Piéron, [1916] 1958: 48).
No obstante, entre estos dos polos que aparecen como extremos (el de lo subjetivo “real” y el de lo objetivo ideal), Piéron plantea una continuidad sin cortes. Si hay oposición es sólo en la medida en que nos situamos en dos formas muy distintas del conocer: la una guiada por la búsqueda de la satisfacción estética, y la otra, conducente a la empresa científica. La psicología introspectiva podría situarse entre ambos polos, ya que, pese a abordar la experiencia individual desde el punto de vista de la conciencia, no deja de representar un esfuerzo de objetivación, por cierto más débil e insatisfactorio que el alcanzado por su hermana mayor, la psicología objetiva. De este modo, la psicología sería una ciencia con un único objeto: el comportamiento de los organismos (que, como decíamos en el punto anterior, comprende también las formas superiores de la conducta analizadas por Janet, por oposición al periferismo de los norteamericanos). Al mismo tiempo, sus procedimientos de investigación son diversos, y se clasifican según su nivel de desarrollo y su grado de exactitud.8 En tal sentido, la elección del método adecuado está dada por la utilidad que éste puede tener para la labor científica (considerada como una herramienta necesaria para lograr la mejor adaptación posible frente a la lucha por la supervivencia planteada por la naturaleza) y no por una descalificación ontológica previa.

Conducta y fisiología
Si bien Watson es bastante ambiguo en este respecto, el conductismo clásico se caracterizó por proponer una psicología que bien podía prescindir de la fisiología:
Es perfectamente posible estudiar la conducta sin saber nada acerca del sistema nervioso simpático, las glándulas, los músculos lisos e, incluso, el sistema nervioso central, y escribir un trabajo muy completo y exacto sobre las emociones (Watson, 1919: 195).9
A diferencia de Pavlov, e incluso, de sus propios sucesores, Watson no se interesa por aquello que interviene entre S y R.10 Lo fundamental es predecir la respuesta a partir del estímulo (o del conjunto de estímulos que componen una situación) o, dada una respuesta, ver a que serie de estímulos corresponde, lo cual, gracias a la teoría del condicionamiento pavloviano, puede hacerse sin recurrir a ninguna fisiología. Esto presupone que el sistema nervioso funciona como un sistema de conectores, sin la menor participación del sistema nervioso central en la elaboración de las respuestas.

En virtud de lo anterior, Piéron llega a calificar al conductismo de “periferismo pueril” (Zazzo, 1970: 80). Para él, la fisiología (“ciencia analítica de las funciones de los organismos”) es el sustrato fundamental de la psicología (“ciencia de los comportamientos globales”), existiendo una total continuidad entre ambas. El reflejo, en la medida en que constituye una función nerviosa aislable (no integrada en un comportamiento que registre las experiencias pasadas y presentes en su conjunto), es dominio exclusivo de la fisiología. Por el contrario, el reflejo condicionado (si bien puede estudiarse desde el punto de vista fisiológico como una función relativamente aislable) implica uniones asociativas que son ya una manifestación elemental del comportamiento adaptativo de los organismos, objeto de estudio de los psicólogos (Piéron, 1962). Puede plantearse entonces que entre psicología y fisiología existe un dominio mixto, al que según Piéron conviene el término de “psicofisiología”, que se ocupa del pasaje que se opera
desde la función nerviosa elemental, que rige las respuestas a los estímulos provenientes del medio interior, hasta la función superior de integración, que rige el comportamiento unificado del organismo global (Piéron, 1962: 6).
Este campo abarca aspectos tales como el estudio de las funciones receptoras, los mecanismos nerviosos actuantes en el condicionamiento, la percepción y la volición, la relación entre la vida afectiva y la regulación de las funciones vegetativas, etc. En último análisis, el objeto de la psicofisiología es el funcionamiento del sistema nervioso central, ya que es este el que asegura la elaboración integrada de los comportamientos globales. En consecuencia, la colaboración fecunda entre los métodos psicológicos y fisiológicos permitiría interpretar más claramente los mecanismos en juego en las llamadas funciones mentales, revelando las actividades nerviosas subyacentes a toda conducta. Esta postura no es de extrañar en un naturalista que jamás perdió su fe en la posibilidad casi infinita de reducir lo más complejo a lo más simple:
El día en que los progresos de la fisiología den una expresión adecuada a las modalidades de los comportamientos de los organismos, la psicología científica perderá su individualidad, del mismo modo en que la fisiología volverá un día sin duda al seno de la química, y la química misma encontrará, en la física, el simbolismo matemático que le permitirá, en la unidad armónica de sus fórmulas, expresar la diversidad aparente de las fuerzas naturales (Piéron, [1908] 1958: 6).

II. Daniel Lagache: la unidad de la psicología y la teoría general de la conducta
En 1936, Edouard Claparède planteaba su preocupación por lo que consideraba un atraso de la psicología respecto de otras disciplinas: “No hay varias físicas ni varias químicas. Del mismo modo, no hay, o no debería haber más que una sola psicología”. (Claparède, 1936 [Lagache, 1949a: 26]). Ya en 1951, en su famoso Vocabulaire de la psychologie, Henri Piéron no dedica ninguna entrada a “la psicología”; sólo da definiciones de las distintas psicologías. Es en este contexto disciplinar que, en un breve libro, (aparecido en 1949 y dedicado precisamente a Piéron), Daniel Lagache plantea su programa de unidad para la psicología, considerando a la conducta como su objeto indiscutible (Lagache, 1949a).11

Su proyecto implica conciliar lo que para él son los dos grandes enfoques de la psicología: el naturalista y el humanista, que en principio parecen oponerse punto por punto. Mientras el naturalismo prescinde de la conciencia y tiende a objetivar los hechos psicológicos a través del estudio de la conducta observada, el humanismo se centra en la experiencia vivida, en la conciencia y en sus modos de expresión. Mientras el naturalismo es elementalista y asociacionista, el humanismo plantea que el todo no es reductible a la suma de sus partes, privilegiando el estudio de la personalidad entendida como una totalidad. Mientras el naturalismo busca la explicación de los fenómenos a partir de la formulación de leyes y matematizaciones, el humanismo busca comprender a partir de métodos cualitativos, de tipos ideales, apelando incluso a la intuición y al arte. Mientras que para el naturalismo el sustrato de la vida psíquica es siempre orgánico ‑no existiendo ninguna diferencia radical entre biología y psicología‑, para el humanismo, los hechos psíquicos obedecen a un mundo simbólico regido por valores, concediendo gran importancia a lo inconsciente o a las “capas profundas” del psiquismo.

No obstante, a la hora de ver de qué manera estos enfoques se plasman en la práctica, no le resulta sencillo encontrar alguna corriente que respete todos esos postulados. Por un lado, ni siquiera el conductismo -considerando las “concesiones teleológicas” realizadas por sus renovadores‑ se ajusta a los requerimientos del naturalismo. Tampoco lo hace la psicología experimental, que a partir de la Gestaltpsychologie se centra en el estudio de totalidades estructuradas. Por la otra parte, en el bando humanista, la situación es similar: la psicología fenomenológica descree de lo inconsciente, y el psicoanálisis apela a leyes y explicaciones causales. Lagache interpreta estos conflictos y estas zonas de cruce entre naturalismo y humanismo como un momento dialéctico de la historia de las ideas en la búsqueda de la verdad. No habría ninguna cuestión real, ningún apoyo fáctico que permitiera dar la razón a uno u otro grupo, sino que más bien habría que buscar una síntesis más abarcativa que los englobara a los dos. A partir de allí, su proyecto superador, siempre esbozado pero nunca concluido, de unificar la psicología partiendo de una teoría general de la conducta.

La conducta como objeto de la psicología: organismo, personalidad y situación
En su definición del término conducta se hace presente la complejidad y la heterogeneidad de las referencias teóricas a las que apela Lagache, conformando una suerte de eclecticismo pragmático y omnicomprensivo:
La conducta (o el comportamiento) es el conjunto de operaciones, materiales o simbólicas, mediante las que un organismo en situación tiende a realizar sus posibilidades y a reducir las tensiones que amenazan su unidad y lo motivan. (Lagache, 1951b: 117).
En primer lugar, resulta evidente la perspectiva funcional de esta definición, que pone de relieve la adaptación del organismo a su medio. También es evidente su filiación con el conductismo molar, ya que se considera “el conjunto de operaciones” y no las reacciones aisladas. No se limita a observar los aspectos exteriores y materiales de la conducta, sino que incorpora la dimensión simbólica. En este sentido, la conciencia se reintegra al campo de la psicología como un tipo de conducta o, en todo caso, como uno de sus momentos significativos (ej. tomar conciencia o perder la conciencia). Ahora bien, paradójicamente, el problema de la significación no se resuelve por referencia a una teoría de lo simbólico, sino en relación con la adaptación. El significado de la conducta es, precisamente, la propiedad de reducir las tensiones que amenazan la integridad del organismo y de permitirle realizar sus posibilidades.
El significado inmanente de la conducta es una propiedad tan objetiva como su materialidad. El psicólogo no necesita preocuparse por las repercusiones metafísicas de este postulado (Lagache, 1951a: 78)
La principal característica de los seres vivos es su “unidad dinámica”, es decir, la existencia de mecanismos de autorregulación que aseguran la estabilidad del medio interno, y las conductas simbólicas no dejarían de responder a estos mecanismos. En todo caso, lo que parece estar en juego es una significación de tipo más biológico que psicológico. En este punto, la referencia a Kurt Goldstein12 es explícita, y lo que Lagache plantea como “punto de vista organísmico” se emparenta bastante con la teoría holística de aquél (Marx y Hillix, 1967: 343). No hay organismo que no esté en situación y, a su vez, no hay situación que pueda ser definida independientemente de un organismo. El medio sólo puede estimular a un organismo al que su estructura y estado actual ponen en la condición de percibirlo.

Pero la estructura del organismo es también el resultado de su historia, por lo que Lagache termina por equipararlo al concepto de personalidad, apoyándose en Allport y en Stern. El eje diacrónico abre también a una consideración genético-evolutiva en la que es importante destacar toda una línea de referencias que se remonta a Bergson, con su invención de los esquemas sensorio-motores, pasando por Wallon y terminando en Piaget.13 En definitiva, personalidad y organismo serían conceptos coextensivos; sólo habría entre ellos diferencias de enfoque y terminología, pero no diferencias específicas que resistan un análisis de fondo desde el punto de vista de la conducta.

Psicología experimental, psicología clínica y conducta
Para Lagache, la disputa entre humanismo y experimentalismo es únicamente metodológica ‑ya que, según acabamos de mostrar, abordan un objeto común que es la conducta‑. Al humanismo correspondería el método clínico y el naturalismo se valdría del experimental. La psicología experimental sería la más rigurosa y eficaz, particularmente en el estudio del aprendizaje de los animales, gracias a un adecuado control de las variables y las técnicas de laboratorio. Su mayor limitación radicaría en la imposibilidad de traspolar este tipo de abordaje a la psicología humana, que Lagache califica de “concreta”.14 En consecuencia, la psicología verdaderamente apropiada para el abordaje del hombre en situación es la psicología clínica.15 Es esta psicología clínica la que constituye los cimientos de su edificio teórico, ya que es el instrumento que permite la coordinación de las diferentes disciplinas psicológicas.

En la definición de la psicología clínica pueden verse operaciones discursivas tan complejas como las descriptas en relación a la conducta. Por un lado, es posible encontrar los rastros de su formación médica en la psiquiatría dinámica (Bleuler, Jaspers, Blondel, Minkowski), por el otro, no faltan las coordenadas de su primera vocación filosófica y de su afición por la fenomenología (otra vez Jaspers, Sartre, etc.). Por último, el psicoanálisis atraviesa todo el campo de la clínica, pero ya veremos las transformaciones a las que es sometido a tal efecto, incluyendo préstamos, resignificaciones y elisiones. En todo caso, no debemos olvidar que Daniel Lagache se identificaría como psicoanalista hasta su muerte en 1972.

En primer lugar, ya en 1945 Lagache “desmedicaliza” y “despsicopatologiza” la clínica, situándola en el seno de la psicología y orientándola hacia el hombre normal. Poco tiempo después, se apoya en la tesis de su amigo Canguilhem, para decir que, de acuerdo con su antropología fenomenológica y existencial, lo patológico no es más que una especie de lo normal (Lagache, 1946: 147). La psicología clínica se nutre de la psiquiatría, pero su objeto rebasa al de la patología mental: no es el hombre enfermo, sino la vida del hombre en conflicto, en un enfrentamiento polémico con la realidad y consigo mismo. Se ocupa de las maneras de ser y de reaccionar ‑tanto de las adaptadas como de las inadaptadas‑ de un ser humano concreto y total frente a una situación; es decir, se ocupa de la conducta.
Lo que interesa no es la nosografía de las neurosis y las psicosis, ni siquiera la explotación psicológica de la enfermedad mental, sino el paciente como ser humano portador de un problema, y de un problema mal resuelto (Lagache, 1945: 120).
En esta delimitación del campo de la clínica, lo que está en juego para nuestro autor no son sólo los modos de reaccionar (al estilo del conductismo) o de enfermar (según la psiquiatría), sino los modos de ser (más cerca del existencialismo y la fenomenología). Esto no implica desconocer la diferencia existente entre salud y enfermedad, que deben considerarse como resultados divergentes de un momento esencial de la vida, que es el conflicto. Pero cuando el conflicto pasa a ser la norma, se transforma en patológico.

Ya en 1949, la psicología clínica queda definida en estos términos:
Es esencialmente una disciplina psicológica basada en el estudio profundo de casos individuales. Dicho con más precisión, el objeto de la psicología clínica es el estudio de la conducta humana individual y sus condiciones (herencia, maduración, condiciones fisiológicas y patológicas, historia de vida), en una palabra, el estudio de la persona total en situación (Lagache, 1949b: 142).
El instrumento específico de esta psicología es la interpretación comprensiva (la cual, según veremos, es también para él la herramienta fundamental del psicoanálisis). Aquí toma el célebre binomio jaspersiano comprensión-explicación, reservando el término comprensión [Verstehen] para la formulación de los tipos ideales (las relaciones generales en términos de las cuales deben interpretarse las conductas concretas). Ahora bien, estas conductas tienen un carácter expresivo (es decir, significativo), ya que son portadoras de un conjunto de “datos objetivos” en virtud de los cuales pueden ser comprendidas. Para esta operación, que implica un juicio de realidad sobre un vínculo comprensible en un caso particular y basándose en la evidencia empírica de la expresión, Lagache acuña el término de “interpretación comprensiva” (Lagache, 1941: 58-59). De este modo, la psicología clínica puede llegar a la representación de la experiencia vivida por otros seres humanos. El objeto de la psicología ya no se plantea en la disyuntiva entre el autoconocimiento que ofrecía la introspección y la observación de las reacciones según la versión behaviorista: aparece una tercera alternativa ‑que Piéron había descartado expresamente‑, bajo la forma de un “conocimiento del otro” asequible a través de la interpretación comprensiva.

La psicología clínica, no obstante, no se reduce a la observación y a la comprensión. Abarca también las psicoterapias (enriquecidas a partir del psicoanálisis, como veremos enseguida), la psicología social y la etnología, valiéndose además de la utilización de tests y de verificaciones de tipo experimental.

Psicología clínica y psicoanálisis: del análisis del inconsciente al análisis de la conducta
Lagache es un pionero en la inserción del psicoanálisis en la universidad, un medio que, en Francia, siempre le había sido hostil. De hecho, tiene un notorio éxito en esa tarea que implica un doble objetivo: por un lado, poder impartir una formación psicoanalítica completa en la licenciatura en psicología, de reciente creación; por el otro, lograr que los psicólogos puedan practicar el psicoanálisis sin ser acusados de ejercer la medicina de manera ilegal. A la larga, logra ambos objetivos, pero al precio de ser considerado un nowhere man. Para los psicólogos, nunca deja de ser un psicoanalista, y para los psicoanalistas nunca deja de ser un psicólogo (Roudinesco, 1993: 207-222). En este tránsito no vacila en romper estrepitosamente con la ortodoxia médica de la Sociedad Psicoanalítica de París en 1953 (acompañado por Jacques Lacan) y en fundar la Sociedad Francesa de Psicoanálisis (de la cual es elegido presidente). Tampoco vacila a la hora de derribar los pilares del psicoanálisis, para volver a construirlos con el cemento de la psicología contemporánea.16

El razonamiento ‑que funciona como axioma‑ a partir del cual encara su tarea reformadora es el siguiente: En su época “heroica” ‑influido por las psicologías de su tiempo‑, el psicoanálisis se dedicaba al análisis del inconsciente. Afectado por el dualismo mente-cuerpo, no pudo más que creer en el aislamiento de la vida interior bajo la forma de una conciencia opuesta a un sistema inconsciente. Este realismo intelectual se plasmó en la construcción de entidades abstractas concebidas por analogía con realidades físicas (Lagache, 1948: 71-87). El psicoanálisis, así definido, tuvo un gran impacto en la conformación de la psicología contemporánea, pero sin embargo se mantuvo ajeno a sus influencias. No obstante, en ese momento, en que la psicología se define como ciencia de la conducta, para Lagache ya es hora de que el psicoanálisis acepte sus progresos. Hablar del inconsciente implica sustantivar un adjetivo: el inconsciente no es una sustancia, sino una cualidad de ciertas conductas. En consecuencia, la hipótesis que sostiene la existencia de una “mente inconsciente” no sólo es inexacta sino que es inútil para el estudio de conductas concretas. La psicología aporta el concepto de personalidad, que supera a la dupla conciencia-inconsciente, ya que permite dar cuenta de la adaptación al medio. Anna Freud ya ha dado un paso significativo al afirmar que los psicoanalistas deben ocuparse de “la personalidad psíquica” (Lagache, 1949c: 103). Como corolario, habría que inferir que
el psicoanálisis tiene por objeto la personalidad total en sus relaciones con el mundo y consigo misma. Como estas relaciones no son sino conductas, podemos concluir que, por su espíritu, esta definición incluye al psicoanálisis en la psicología concebida como una ciencia del comportamiento de los seres vivos (Lagache, 1948: 76)
De este modo, en el mismo movimiento de prestidigitación por el que el psicoanálisis entra en la galera de la psicología, vemos esfumarse al inconsciente y a otros conceptos centrales del psicoanálisis, que son redefinidos no ya en relación a una psicología del yo, sino a la psicología de la conducta y las teorías del aprendizaje. El punto de vista dinámico se basa en el conflicto de un organismo que intenta adaptarse a su medio, y ya no es originado por la represión de representaciones sexuales inadmisibles para la conciencia (de hecho, ya no existen la conciencia ni el inconsciente como instancias psíquicas). Lo que antes se teorizaba como la “eficacia de ideas reprimidas”, se entiende ahora a partir del efecto Zeigarnik (los conflictos no resueltos de la infancia funcionarían como tareas inconclusas).17 La fijación es fácilmente explicable como un hábito reforzado, la represión como una “integración disociativa”, el principio del placer como la ley del efecto, y la transferencia ‑rasgo fundamental que para Lagache diferencia al psicoanálisis del resto de la psicología clínica‑ como transferencia de aprendizaje. En suma, la neurosis no sería más que una mala adaptación.

Para Lagache, el psicoanálisis también puede enriquecerse con la aplicación del método experimental, confirmando sus hipótesis a través de estudios objetivos (tanto en animales como en el hombre). Puede obtener así una solución a sus problemas cuantitativos.18
Las convergencias prevalecen sobre las divergencias; el psicoanálisis permite una visión más comprensiva y más concreta de las cosas; la psicología experimental ofrece principios de explicación más sencillos y más seguros (Lagache, 1949c: 119).
Como conclusión general, Lagache opina que el hecho de que dos disciplinas tan heterogéneas, investigando sobre diferentes materiales y utilizando técnicas distintas hayan sin embargo llegado a principios explicativos “prácticamente idénticos”, significa que, en realidad, la psicología experimental y la psicología clínica (de la cual el psicoanálisis no es sino un capítulo privilegiado) abordan distintos aspectos de un mismo objeto. Mientras que la primera se dedica a las conductas segmentarias, la segunda enfoca las conductas molares.
Resulta entonces que experimentación y clínica no sólo pueden reunirse sino además prestarse un apoyo mutuo. El proyecto de una teoría general de la conducta implica una síntesis de la psicología experimental, de la psicología clínica y del psicoanálisis, así como de la psicología social y de la etnología... Pero si despojamos al problema de las rivalidades personales y los choques de escuela, no se descubre ningún hecho real que pueda invocarse en favor de una incompatibilidad radical (Lagache, 1949a: 79).
Luego de todas estas ambiciosas reducciones epistemológicas, Lagache se disculpa planteando que la noción de totalidad que está utilizando tiene tan solo un carácter operativo y no ontológico. Por último, agrega que no se puede forzar la asimilación de hechos heterogéneos, pero tampoco se puede descartar sistemáticamente la conciliación de investigaciones diferentes dedicadas a los mismos problemas (Lagache, 1951a: 81).

Psicología social: conducta, grupo y campo psicológico19
Partiendo de la base de que todo organismo se encuentra “en situación” y que, de todas las situaciones, las sociales son las determinantes para la constitución de la personalidad, nuestro autor llega a la conclusión de que “no hay individuo sin grupos, ni grupos sin individuos”. La personalidad se construye a través de la interacción con el entorno familiar, por lo que su desarrollo puede definirse como un proceso de socialización. En este punto aparece una doble referencia: por un lado, al interaccionismo simbólico (aunque no de manera explícita), y por el otro, a la teoría del campo psicológico, de Kurt Lewin. El concepto de campo psicológico implica una representación global que integra las nociones de medio y al organismo. Desde esta perspectiva, la conducta se definiría a partir de las transformaciones del campo psicológico que tienen por agente al organismo. En dicho campo, por analogía a las teorías de la electricidad y el magnetismo, las tendencias pueden representarse como vectores de fuerzas, y pueden tener valencias positivas o negativas. Es esta psicología “topológica y vectorial” la que le sirve de matriz explicativa para superar la dicotomía entre organismo y sociedad, naturaleza y cultura, desde una perspectiva a la vez dinámica y de conjunto, compatible con su punto de vista organísmico (Lagache, 1951b).

Si bien menciona el concepto de identificación como relevante para una psicología colectiva, termina abogando por una psicología social a mitad de camino entre la psicología experimental y la sociología, basada en el concepto de motivación. De este modo, lo que “pone en movimiento” al organismo es la motivación, un estado de disociación y de tensión determinado por necesidades que, al estar mediatizadas por la cultura, dejan de ser imperativos de la naturaleza. Por eso, al final de su obra, terminará diciendo que en el fondo de los problemas humanos no está la sexualidad, sino la lucha por el poder, “el enfrentamiento del hombre del hombre con el hombre”.20 El psicoanálisis también tiene aquí su lugar, ya que a Lagache le parece necesario articular los determinantes sociales con los relativos a la historia individual. Para coordinar estos dos tipos de explicación apela al concepto de “causalidad en red”, que toma de Kluckhohn y Murray. Así, los patrones culturales determinarían a los familiares y a los personales; pero, a su vez, los factores personales incidirían sobre los roles que desempeña el individuo en los distintos grupos y situaciones sociales.


Comentarios finales



A lo largo de este trabajo, creemos haber arrojado algunas luces sobre una tradición propiamente francesa respecto del concepto de conducta, vinculada a diversas problemáticas que la diferenciaron de la más conocida tradición comportamental norteamericana. En ese sentido, la obra de Henri Piéron nos permitió mostrar cómo, desde principios de siglo, una vertiente de la psicología francesa situaba la conducta como objeto de la disciplina. Sin embargo, la concebía en términos muy distintos de los empleados por el conductismo, apartándose de él, entre otras cosas, en la consideración otorgada a la conciencia y la fisiología. Luego, vimos cómo Daniel Lagache se valió de los autores y las teorías más diversos para conformar un amplio corpus de conocimientos legitimado por el “espíritu de la psicología contemporánea”, según el cual no habría que partir de la oposición antitética de conceptos ‑como hacía la psicología clásica‑ sino de la interdependencia de las realidades que supuestamente les correspondían (Lagache, 1951a: 75). Si no logró articular una teoría general de la conducta de manera sólida y convincente, al menos no puede negarse que su proyecto de unidad haya tenido el valor de un llamado a cerrar filas frente a la eterna crisis de la psicología, buscando jerarquizar la disciplina y la profesión. Llamado que, ‑con más entusiasmo que rigor epistemológico‑ fue oído por toda una generación.21

Restaría ahora profundizar el estudio de estos discursos sobre la conducta en la tradición psicológica francesa para poder analizar su recepción en la República Argentina, que pese a parecernos evidente, implica una tarea que aún no ha sido abordada.

REFERENCIAS

Anzieu, Didier [1977] (1982) Prefacio. En D. Lagache, Obras I: Las alucinaciones verbales y otros trabajos clínicos (pp. 9-26). Buenos Aires: Paidós.
Ardila, Rubén (1971) Los pioneros de la psicología. Bs. As: Paidós.
Canguilhem, Georges (1994) ¿Qué es la psicología? Departamento de Publicaciones, Facultad de Psicología, UBA.
Fraisse, Paul y Piaget, Jean (1972) Historia y método de la psicología experimental. Bs. As.: Paidós.
Fraisse, Paul y Seguí, Juan (1994) Les origines de la psychologie scientifique: centieme anniversaires de L’Année Psychologique (1894-1994). París: PUF.
Kendler, Howard (19) Behaviorism and psychology: an uneasy alliance. En Koch y Leary, A Century of Psychology as Science (pp. 121-134). Washington D. C.: American Psychological Association.
Klappenbach, Hugo (1996) Prólogo a la Psicología Experimental en la República Argentina, de Horacio Piñero. Cuadernos Argentinos de Historia de la Psicología, 2 (1/2), 239-269.
Lagache, Daniel [1941] (1982) Jaspers y la inteligibilidad de la psíquico. En D. Lagache, Obras II: El amor y el odio, y otros estudios teóricos y críticos (pp. 51-62). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1945] (1982) El método clínico en psicología humana. En D. Lagache, Obras II: El amor y el odio, y otros estudios teóricos y críticos (pp. 119-129). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1946] (1982) Lo normal y lo patológico, según Georges Canguilhem. En D. Lagache, Obras II: El amor y el odio, y otros estudios teóricos y críticos (pp. 139-153). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1948] (1982) Del psicoanálisis al análisis de la conducta. En D. Lagache, Obras III: De la homosexualidad a los celos. Psicología y método clínicos. Otros estudios (pp. 119-129). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1949a] (1980) La unidad de la psicología. Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1949b] (1982) Definición y aspectos del psicoanálisis. En D. Lagache, Obras III: De la homosexualidad a los celos. Psicología y método clínicos. Otros estudios (pp. 103-132). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1949c] (1982) Psicología clínica y método clínico. En D. Lagache, Obras III: De la homosexualidad a los celos. Psicología y método clínicos. Otros estudios (pp. 141-156). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1950] (1982) Janet en el College de France. En D. Lagache, Obras IV: Psicología criminal. El psicólogo clínico. Transferencia (pp. 53-58). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1951a] (1982) El espíritu de la psicología contemporánea. En D. Lagache, Obras IV: Psicología criminal. El psicólogo clínico. Transferencia (pp. 75-82). Buenos Aires: Paidós.
Lagache, Daniel [1951b] (1982) La psicología: conducta, personalidad, grupo. En D. Lagache, Obras IV: Psicología criminal. El psicólogo clínico. Transferencia (pp. 113-134). Buenos Aires: Paidós.
Langfeld, Herbert (1943) Jubilee of the Psychological Review: Fifty Volumes of the Psychological Review. Psychological Review, 50, 143-155.
Marx, Melvin y Hillix, William (1967) Sistemas y teorías psicológicos contemporáneos. Buenos Aires: Paidós.
Parot, Francoise y Richelle, Marc [comp.] (1992) Psychologues de langue française: autobiographies. París: PUF.
Piéron, Henri (1908) L’évolution du psychisme et l’étude objective du comportement. Revue du Mois, 3, 291-310.
Piéron, Henri (1915) L’attitude objective dans la psychologie moderne. Scientia, 1, 119-133.
Piéron, Henri (1916) L’objectivisme psychologique et la doctrine dualiste. Revue Philosophique, 1, 61-71.
Piéron, Henri (1910) L´évolution de la mémoire. París: Flammarion.
Piéron, Henri (1923) Le cerveau et la pensée. París: Alcan.
Piéron, Henri (1927) La psychologie comme science du comportement et le behaviorisme. Journal de Psychologie, 93-98.
Piéron, Henri (1951) Vocabulaire de la psychologie. París: P.U.F.
Piéron, Henri (1955) Metodología psicotécnica. En Tratado de psicología aplicada. Buenos Aires: Kapelusz.
Piéron, Henri (1958) De l’actinie a l’homme. París: P.U.F.
Piéron, Henri (1962) El dominio de la psicofisiología. Bs. As.: Instituto de Psico. UBA.
Piñero, Horacio [1903] (1996) La psychologie Expérimental dans la République Argentine. Cuadernos Argentinos de Historia de la Psicología, 2 (1/2), 270-313.
Rosenvlum, Eva [1977] (1982) Introducción. En D. Lagache, Obras I: Las alucinaciones verbales y otros trabajos clínicos (pp. 27-32). Buenos Aires: Paidós.
Roudinesco, Elisabeth (1993) La batalla de cien años. Madrid: Editorial Fundamentos.
Samelson, Franz (1981) The struggle for scientific authority: the reception of Watson’s behaviorism, 1913-1920. Journal of the History of the Behavioral Sciences, 17, 399-425.
Zazzo, René y Klineberg, Otto (1970) La conducta. Bs. As.: Proteo.

* En Dagfal, A. (1998). Informe final beca de iniciación. La Plata: UNLP.

1 Dicha frase fue pronunciada por Piñero en una conferencia dictada en el Institut Général Psychologique de la Sorbonne, a partir de una invitación de la Societé de Psychologie de Paris, de la cual Piñero era miembro correspondiente extranjero. Piñero (1903). Ver también Klappenbach (1996).

2 Dijo estas palabras en la apertura de una serie de conferencias sobre la evolución del psiquismo dictadas entre 1907 y 1908 en la Sección de Ciencias Naturales de L´École Pratique des Hautes Études. Fue publicada por primera vez en marzo de 1908 en la Revue du Mois, 291-310. La traducción es nuestra.

3 La traducción es nuestra.

4 Citado por Ardila (1971).

5 Para el cincuentenario del Psychological Review, el famoso artículo de Watson de 1913 (Psychology as the Behaviorist Views It) encabeza la nómina de artículos considerados más importantes en una encuesta realizada en Estados Unidos entre varios psicólogos prominentes (Langfeld, 1943; citado por Samelson, 1981). Por otra parte, antes de caer en desgracia, Watson también tuvo un importante papel institucional como presidente de la APA a partir de 1914.

6 El término inglés behavior se ha traducido al castellano indistintamente como conducta o como comportamiento. En inglés existen además los vocablos conduct y comportment que, pese a tener una significación similar no han sido utilizados en la literatura psicológica. En francés, no obstante, existen ambos términos: comportement y conduite, aunque ‑finalmente‑ el primero ha sido el que se ha impuesto como equivalente al de behavior (ver nota siguiente).

7 Pierre Janet, sin embargo, ya había utilizado el término conduite para hablar de ciertas formas del comportamiento humano (como las conductas de espera, de triunfo o de fracaso) que no excluían los llamados procesos superiores (Piéron, 1951: 57).

8 En esta concepción de la psicología (con la conducta como objeto unificado, pero con una diversidad metodológica para abordarlo) parece apoyarse Daniel Lagache para formular su proyecto, según veremos más adelante

9 Citado por Fraisse y Piaget (1972) 62.

10 Conservamos adrede la notación original en inglés, ya que mientras que R siempre significa response [respuesta], S puede significar tanto stimulus [estímulo] como situation [situación]. Ver Zazzo y Klineberg (1970), 24.

11 El libro ‑llamado justamente La unidad de la psicología‑, no era más que un desarrollo de la clase inaugural que dictara en la Sorbona en 1947, al hacerse cargo de la cátredra que había pertenecido a Paul Guillaume (Anzieu, 1982).

12 Cabe destacar que Lagache es uno de los primeros que difunde en Francia la obra de Goldstein, incluso con anterioridad a Merleau-Ponty y Canguilhem. Este último asistió al curso de Lagache en la Universidad de Estrasburgo durante 1941-1942. Ver Roudinesco (1993) 219.

13 Así dirá, en términos perfectamente piagetianos, que “toda conducta aparece como un compromiso entre la asimilación de la realidad a los esquemas de acción preexistentes y la adecuación de los esquemas de acción a la realidad” (Lagache, 1949b: 154).

14 En esta “marcha hacia lo concreto”, parafraseando a Wahl, Lagache cita a Bergson, a James, a la fenomenología, al existencialismo y al personalismo. Curiosamente, pese a la proximidad temática, geográfica y temporal, no hay en toda su obra una sola referencia a George Politzer, cuyo proyecto consistía precisamente en fundar una “psicología concreta”.

15 Lagache da nueva vida a esta expresión que sólo había sido utilizada por Freud al pasar, en una carta a Fliess en 1899, pero jamás llega a conceptualizar el término. Janet, por el contrario, hablaría de una “clínica psicológica” y la enfocaría desde el punto de vista de la conducta y las funciones psíquicas. (Roudinesco, 1993: 219). Cabe recordar que Lagache, pese a no haber asistido nunca a sus cursos, fue un conspicuo continuador de su tradición. Llegó a decir “en esta primera mitad del siglo XX, Janet fue el único psicólogo francés que tuvo una doctrina” (Lagache, 1950: 53). Por lo demás, fue George Dumas (a cuyas presentaciones de enfermos asistía junto a sus compañeros de promoción en L’École Normale Superieure, Paul Nizan, Jean-Paul Sartre y Georges Canguilhem) quien lo convenció para emprender el camino de la psicopatología clínica (Rosenvlum, 1982: 28).

16 Esta última operación lleva a Roudinesco a formular la siguiente apreciación: “Se diría que un hada señaló al hombre desde la cuna para instalarlo en el terreno de los adversarios más ilustres del psicoanálisis” (Roudinesco, 1993: 216).

17 Se llama efecto Zeigarnik al descubrimiento realizado por la psicóloga homónima en 1927, que consiste en que las tareas interrumpidas son mejor retenidas que las tareas concluidas (Lagache, 1949c: 106)

18 En este mismo sentido va su defensa del empleo clínico de los tests, que para él no son sólo instrumentos psicométricos, sino verdaderas pruebas clínicas que permiten corroborar con un rigor cuasi-experimental las hipótesis que se plantean desde la teoría. No está de más recordar que era presidente honorario de la Agrupación Francesa de Rorschach desde su creación en 1950 (Anzieu, 1982: 17).

19 En 1947, Lagache funda el Instituto de Psicología Social de la Sorbona, secundado por Robert Pagès. Allí se tradujeron por primera vez al francés obras como la de Lewin (sobre todo en lo relativo a la formación de grupos) y la de Moscovici (representaciones sociales, etc.). (Anzieu, 1982: 21).

20 Citado por Rosenvlum, 30.

21 Incluso para contestarlo de la manera más crítica, como lo hizo su antiguo compañero Georges Canguilhem en 1956 (Canguilhem, 1958).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal