Actitudes y cambio de actitud



Descargar 343,02 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión24.09.2017
Tamaño343,02 Kb.
  1   2   3
ACTITUDES Y CAMBIO DE ACTITUD

Gerd Bohner and Nina Dickel



Annual Review of Psychology 2011.62:391-417. Descargado de: www.annualreviews.org
Actitudes y cambio de actitud siguen siendo temas centrales de la actual psicología social. Esta revisión selectiva hace hincapié en el trabajo publicado 2005 a 2009. Se dirige a conceptualizaciones estables y construccionistas de la entidad de actitud, la distinción entre implícito y explícito de las medidas de actitud, y las implicaciones de lo anterior por el cambio de actitud. Asociativo y los procesos de cambio de actitud proposicional son considerado a nivel general y en relación con el condicionamiento evaluativo. El papel de los estados corporales y percepciones físicas en el cambio de actitud es revisado. Esto es seguido por una perspectiva integradora en el procesamiento de modelos de la persuasión y la consideración de la meta-cognición en la persuasión.  Por último, los efectos de las actitudes en el procesamiento de la información, la memoria social y el comportamiento se destacan. Temas básicos de corte a través de las áreas revisadas son los intentos de integración teorización trayendo juntos anteriormente fenómenos dispares y puntos de vista.

Palabras Claves: medición de actitudes, la cognición, la actitud explícita, implícita actitud, la meta-cognición, la persuasión

INTRODUCCIÓN

Las actitudes son un concepto básico de larga data (Allport 1935) y sigue siendo importante para la Psicología Social. En los últimos años se ha observado una explosión de la literatura relacionada con los aspectos automático e implícito del procesamiento de actitud. En este trabajo se ha informado y fortalecido debates sobre la mejor conceptualización de las actitudes (por ejemplo, Fabrigar et al. 2005), así como la integración de teorías acerca de los vínculos entre la actitud de la estructura y los procesos de actitud cambio (véase Gawronski y Bodenhausen 2006). Por otra parte, la investigación básica a lo largo de estas líneas en psicología social ha inspirado e influenciado la investigación aplicada, por ejemplo, en psicología del consumidor (Por ejemplo, Gibson 2008) y en el psicología del personal (por ejemplo, Johnson et al. 2010).

En esta revisión, nos centramos en la literatura que se publicó entre 2005 y 2009. De este modo y basado en la revisión previa realizada por Crano y Prislin (2006), quienes cubrieron el período hasta 2004. Los temas clave de nuestra revisión son la relación dinámica entre la actitud, la representación y el cambio, lo que refleja los recientes esfuerzos de los investigadores la actitud de integrar el creciente campo de las actitudes implícitas con las tradicionales de estudio más de la persuasión. También discutir las nuevas investigaciones sobre los efectos de las actitudes el tratamiento de la información y el comportamiento. De esta así, nuestro objetivo es delinear temas generales de esta fase actual de la investigación, poniendo de relieve la actitud principales debates y estudios en lugar de proporcionar una cobertura completa del campo.

EL CONCEPTO DE ACTITUD

Hablar de la conceptualización de las actitudes lleva en primer lugar plantearemos los problemas clave de la definición, a su vez a la medición de las actitudes y, finalmente, señala algunas implicaciones de estos conceptual temas para el estudio del cambio de actitud.

¿Qué es una actitud?

Una actitud es una evaluación de un objeto del pensamiento. La actitud de los objetos comprenden todos los atributos que a una persona le puede pasar por la mente, que van desde la mundano a lo abstracto, incluso, personas, grupos e ideas. La mayoría de investigadores están de acuerdo en estas definiciones básicas, pero más elaborado modelos del concepto de actitud varían considerablemente. Las definiciones que los investigadores siempre en un número especial de la Cognición Social (2007, Vol. 25 [5]), llamado "¿Qué es una actitud?", Difieren en la medida en que adopten la idea de que actitudes son entidades estables almacenados en la memoria frente a juicios temporales construidos en el terreno de la información a la mano (Gawronski 2007) (véase Figura 1).


Almacenados en la Memoria Construidos en el lugar

Figura 1: Actitud definiciones, ordenadas de acuerdo a su conceptualización de las actitudes como entidades estables (izquierda) frente a construcciones temporales (derecha).

Algunos modelos claramente respaldan ya sea una entidad estable o una vista construccionista, mientras que otros adoptan una posición más intermedia. En la parte estable de la entidad que continua ver el modo (la motivación y la oportunidad como determinantes) modelo (Fazio, 2007) y la modelo de meta-cognitivos (MCM, Petty et al. 2007), que tanto las actitudes de tratar como a largo plazo estructuras de memoria. En el modo de funcionamiento, la representación de un objeto está vinculada a una global de evaluación; encontrar el objeto lo trae a la mente la evaluación global a través de un vínculo asociativo. 

El MCM hace similares supuestos estructurales, sino que incluye la posibilidad de que un objeto está vinculado a más de un resumen de la evaluación con diferentes fuerza asociativa. En el lado construccionista del continuo nos encontramos con el modelo propuesto por Schwarz (2007), que no ve las actitudes como perdurable disposiciones personales (p. 639) sino más bien como juicios evaluativos que se construido en la situación en base a la actualidad información accesible. Es importante destacar que las piezas de información que se utiliza en la construcción proceso pueden incluir evaluaciones almacenadas, pero estos no gozan de ningún daño especial teórico situación respecto al contenido de fácil acceso.

Del mismo modo, en el modelo de evaluación asociativo-proposicional (APE) Gawronski y Bodenhausen (2007) las actitudes de vista construido en la situación, sino que también hace hincapié en dos tipos de procesos de entrada, que se discutirá más adelante. También la adopción de una opinión radical de la construcción, Conrey y Smith (2007) hace hincapié en que las actitudes son "en función del tiempo estados del sistema "en lugar de" estática "cosas" que son "almacenados" en la memoria (p. 718). Más información posiciones intermedias son tomadas por Eagly y Chaiken (2007), que presentan un “Definición Paraguas", que abarca las principales características de tendencia, la entidad (o objeto de actitud), y de evaluación (p. 582), y por Cunningham et al. (2007), cuyo modelo iterativo reprocesamiento representa una vista combinada de los actuales, las evaluaciones de las actitudes se construyen relativamente a partir representaciones estables "(p. 736).

Teniendo en cuenta la evidencia empírica de contexto de sensibilidad frente a la estabilidad de las actitudes, cada vista tiene sus ventajas y limitaciones. Considerando que la abundante evidencia del contexto de sensibilidad de juicios evaluativos apoya una visión constructivista, también hay evidencia para la alta estabilidad de las actitudes de muchos, incluso en frente a las situaciones cambiantes (véase Schwarz 2007). 

Tal cruzada de la situación de estabilidad parece sencilla si se supone que las actitudes son almacenados en la memoria a largo plazo, listo para ser visitada y se utiliza cuando es necesario, como en una enfermedad mental “archivero" (ver Bohner et al. 2008b, Smith & Conrey 2007). Sin embargo, la estabilidad es también dentro la gama de motivos de la construcción radical modelos (por ejemplo, Conrey & Smith 2007). Investigación ha demostrado que los juicios se vuelven crónicos más accesible después de haber sido construidos muchas veces en situaciones similares con el mismo resultado (Higgins, 1996). Incluso si el de entrada la situación varía un poco, el resultado evaluación global puede seguir siendo la misma siempre como la valencia de la entrada no cambia, produciendo de nuevo la estabilidad en el tiempo (Schwarz Bohner y 2001). Por el contrario, el archivo de gama perspectiva puede explicar los efectos del contexto sobre las actitudes de diversas maneras (ver Castelli y Tomelleri 2008, Tormala y Petty 2007, Visser y Miranda 2004). En este punto de vista, un moderador de la actitud la estabilidad es el concepto de fuerza de actitud (Petty y Krosnick 1995). La fuerza actitud puede se define como "el grado en que las actitudes manifiesto las cualidades de durabilidad (Petty y Krosnick 1995, p. 2; para un revisión reciente, véase Bassili 2008). La hipótesis es que las actitudes fuertes son más estables a través de situaciones y con el tiempo y, por tanto, puede constantemente se recuperará de la memoria, mientras que actitudes débiles son menos accesibles y por tanto más susceptibles a las influencias del contexto.  Sin embargo, señaló que la accesibilidad de la crónica información utilizada para la construcción de una actitud puede rendimiento de la misma estabilidad en los juicios actitud puede accesibilidad crónica de la propia actitud.

Otra manera de conceptualizar el contexto efectos dentro de una perspectiva de archivos del cajón es de asumir que las representaciones de la memoria de un objeto puede contener dos o más evaluaciones resumen, cada uno de ellos puede ser más asociados con una etiqueta de validez que representa su conciencia su aprobación. Por ejemplo, un antiguo fuerte fumador puede haber adquirido una fuerte asociación entre la representación del acto de fumar y una evaluación positiva y, a continuación, sobre la base de la información sanitaria, esta persona puede tener formó una nueva evaluación, negativos del hábito de fumar, que se convierte en la categoría válida, mientras que la evaluación de edad persiste en la memoria sino que se convierte etiquetados como no válido. Tales supuestos permiten de las actitudes ambivalentes, donde tanto positivos y las evaluaciones negativas están relacionadas con la mismo objeto, y las fluctuaciones en el juicio, si la accesibilidad relativa de estas evaluaciones y de sus etiquetas asociadas validez varía con la situación (Petty et al. 2007).

Por un lado, vemos una visión construccionista de las actitudes de gran alcance como en su explicación alcance y, al mismo tiempo, muy parsimoniosa (Schwarz 2007). Por otra parte, teorías inspiradas en la vista de archivos gama, tales como el MCM (Petty et al. 2007), aunque menos parsimonioso en sus suposiciones, han generado nuevas hipótesis de investigación y estimular, como veremos a continuación. Para la investigación futura puede ser útil combinar los puntos fuertes de los dos enfoques y tener en cuenta tanto estable y los aspectos situacionalmente variables de actitudes.
Medición de actitudes

Para medir las actitudes, los investigadores desde hace mucho tiempo han estado usando escalas de auto-informe, que directamente pedir a un entrevistado para evaluar un objeto de actitud marcando una respuesta numérica en una o varios elementos (ver Himmelfarb 1993). Hasta recientemente, tales escalas de actitudes explícitas, son las medidas más populares utilizados (véase Greenwald & Banaji, 1995). La razón de ser detrás de las escalas de auto-reporte de actitud es que las personas son a la vez dispuestos y en condiciones de precisión informe de sus actitudes, sin embargo, estas condiciones no siempre se cumplen, como las actitudes no pueden estar abierta al acceso de introspección o de las personas pueden tratan de esconder sus actitudes a fin de presentar mismos de manera positiva (véase Krosnick et al. 2005, Schwarz 2008). Para superar estos problemas, una serie de medidas actitud implícita se ha introducido en los últimos dos decenios (véase Fazio y Olson 2003). Los dos principales objetivos de estas medidas son para reducir al mínimo motivado sesgos de respuesta continuando una larga tradición de medida no reactivo (Webb et al. 1981) y para investigar aspectos de las actitudes que no están abiertos a la introspección. Esta nueva clase de paradigmas de respuesta en función del tiempo ha generado un amplio corpus de investigación y arrojar nueva luz sobre la riqueza conceptual de las actitudes.

El más popular entre estos paradigmas son los prueba de asociación implícita (IAT, Greenwald et al. 1998, para revisiones, ver Greenwald et al. 2009, Nosek et al. 2007) y la evaluación de la tarea del priming (para revisiones, ver De Houwer et al. 2009, Klauer y Musch 2003). Su subyacente suposición es que las asociaciones de evaluación en una mente perceptora deben producir los distintos niveles de interferencia o facilitación de respuestas a los estímulos de evaluación y estímulos categórica que representan un objeto de actitud. En consecuencia, diferencias en los tiempos de respuesta se utilizan para inferir las actitudes implícitas.

En una Asociación implícita del test ( IAT), los participantes pulse repetidamente teclas de derecha o izquierda para ordenar los estímulos (por ejemplo, en primer lugar nombres y adjetivos) en blanco dicotómica categorías (por ejemplo, entre hombres y mujeres) y de evaluación categorías (por ejemplo, positivo-negativo). Es importante destacar que, en un bloque crítico en primer lugar, las combinaciones de objetivos y evaluaciones de compartir una sola respuesta clave (por ejemplo, la tecla izquierda = "hembra o positivo", el derecho clave = "hombre o negativa"), y en una posterior bloque crítico, la asignación de destino se invierte (Por ejemplo, la tecla izquierda = "masculino o positivo", el derecho fundamental = "femenino o negativo"). El tiempo de respuesta diferencia entre los dos bloques es crítica utilizado como un indicador de evaluación automática, es decir, una persona que responde más rápidamente a las primer bloque en este ejemplo sería mostrar una mayor actitud positiva implícita hacia las mujeres que los hombres (para un análisis de los algoritmos de puntuación, véase Greenwald et al. 2003).

En la tarea de imprimación de evaluación, los participantes oprima las teclas para evaluar los estímulos objetivo (por ejemplo, adjetivos), que están precedidos por los números primos- a veces enmascarada- que representan objetos de actitud (Por ejemplo, fotos de las personas mayores frente a jóvenes). Si las evaluaciones de la flor y el objetivo partido, los tiempos de respuesta se reducen, si el primer y destino no coincide evaluaciones, los tiempos de respuesta son prolongados. La diferencia en los tiempos de respuesta entre coincidentes y no coincidentes por lo tanto los ensayos indican una diferencia en la evaluación automática del objeto de actitud cebada. Por ejemplo, un persona que responde más rápido a los ensayos con el viejo caras y adjetivos positivos o caras jóvenes y adjetivos negativos que a los ensayos con el revés de combinaciones que mostrar una implícita preferencia por las caras de edad (ver De Houwer et al. 2009, especialmente pp 358-362).

Otros paradigmas de medición de actitudes implícitas se desarrollaron más recientemente, incluyendo un solo concepto las variantes de la UAI (Para el debate, véase Siebler et al. 2010), el recodificación libre de IAT (Rothermund et al. 2009), y el paradigma de falsa atribución afectiva (Payne et al. 2005). Una revisión exhaustiva de este hilo de la investigación está más allá del alcance de este artículo (para una revisión reciente, véase De Houwer et al. 2009, Petty et al. 2009, Wittenbrink & Schwarz 2007). Nos centramos aquí en la influencia de este desarrollo metodológico en la conceptualización de actitudes y de teorizar sobre cambio de actitud. Las hipótesis proceso subyacente paradigmas de respuesta en función del tiempo siguen siendo polémicas (Fiedler et al. 2006, Gawronski 2007, Klauer 2010, 2006 Sherman, y Wentura Rothermund 2007). Aunque algunos investigadores han visto como las medidas implícitas y canalización auténtica de la verdadera actitud, libre de deseabilidad social  efectos de conveniencia (Fazio et al. 1995), otros han señalado que estas medidas evaluando nuevas aspectos de las actitudes que no pueden ser estudiados utilizando medidas de auto-informe (Greenwald & Banaji, 1995). Ambos puntos de vista son relevantes para el debate entre las concepciones de entidad estable y construccionista: Si las actitudes se almacenan evaluaciones, el objetivo de la medida debe evaluar con precisión estas evaluaciones estable y correctamente. Si las actitudes son temporales construcciones, alguna relación con nuevo aspecto en la proceso de construcción que pueden ser medidos ayudar a predecir los resultados de evaluación.

Recientemente, los investigadores han comenzado a integrar pruebas de medición de actitudes implícitas en las teorías de lo que son las actitudes y la forma cambiar las actitudes (ver Gawronski 2007). El MCM (2006 Petty, Petty et al. 2007) asume que las medidas implícitas del grifo en su mayor parte asociaciones automáticas, mientras que las medidas explícitas revelan las actitudes que el individuo considera que es válido, como se representa en vigencia etiquetas que se almacenan en la memoria junto con el objeto de actitud y las valoraciones (pero ver Gawronski y Bodenhausen de 2006, que conceptualizan el valor de verdad de la asociación que se procesados en línea). Sin embargo, otros investigadores han señalado que no existe un proceso puro del paradigma de medición y por lo tanto no uno a uno la correspondencia entre el tipo de medida y el tipo de representación o de proceso se está evaluando (Conrey et al. 2005, Sherman 2006, véase también Klauer 2010).

Para explicar por qué las correlaciones entre los implícitos y la actitud explícita medidas ampliamente varían entre los estudios (Hofmann et al. 2005b, Rydell et al. 2007), los investigadores han hecho hincapié en el papel de la elaboración. Cuanto más a los participantes elaborado sus respuestas auto-informe, embargo estas respuestas corresponden a implícitos medidas (Fazio & Olson 2003, Wilson et al. 2000). Con su modelo de APE, Gawronski y Bodenhausen (2006, 2007) presenta una integración de las conclusiones sobre diferentes patrones de cambio de la actitud implícita y explícita, como revisar con más detalle a continuación.

Implicaciones para el cambio de actitud En las secciones anteriores muestran que las conceptualizaciones de actitud difieren en la medida en que describen las actitudes que se está construyendo en línea o almacenados en la memoria. Además, las actitudes se puede medir utilizando explícita de auto-reporte instrumentos o implícita respuesta basados en el tiempo medidas. Estas diferencias en la conceptualización de la actitud y la medición de influir en la comprensión teórica del cambio de actitud. Desde una perspectiva constructivista, la actitud cambio resulta de un conjunto diferente de información ser activados y considerado en la vez que se realice un juicio actitud, de una perspectiva de archivero, el cambio de actitud refleja una cambio en la representación de la memoria subyacente de la actitud de que se trate. Uno de los retos a la cuenta construccionista por lo tanto se encuentra en la explicación de ¿por qué cambiar la actitud a veces lleva a una nueva actitud relativamente permanente, cuyo informe no varía mucho entre las situaciones?. De desde esta perspectiva, la estabilidad que se espera o si el contexto de la sentencia actitud sigue siendo estable, con lo cual la misma información temporalmente el acceso a través de situaciones, o si el sentencia se basa únicamente en crónicamente accesibles información que viene a la mente en todas las situaciones (Schwarz 2007, Schwarz y Bohner 2001).

Por el contrario, un desafío a la perspectiva de archivero se encuentra en la explicación de por qué el cambio de actitud a veces lleva a una nueva actitud que es inestable y parece variar con el contexto. Un solución propuesta recientemente es que después de un nuevo actitud se ha formado y se almacena, por ejemplo por un intento de persuasión con éxito, el antiguo actitud puede permanecer almacenada en la memoria, pero se etiquetados como no válido. La maleabilidad de la situación de un modo que resultaría de la accesibilidad diferencial de la antigua y nueva representaciones actitud  por lo tanto el resultado de la accesibilidad diferencial de la respectiva (en) las etiquetas de validez (2006 Petty, Petty et al. 2006).

Los estudios de cambio de la actitud que han utilizado ambas medidas explícitas e implícitas producido resultados mixtos (ver Gawronski y Bodenhausen De 2006, Hofmann et al. 2005b). Algunos estudios demostraron el cambio paralelo en ambas medidas, mientras que otros mostraron implícita pero no cambio de actitud explícita, o viceversa. Esto refleja sobre las cuestiones de los procesos que subyacen a cambios en la actitud implícita y explícita medidas y de si son iguales o diferentes. En la siguiente sección, se discute cómo conceptualizaciones diferentes de la actitud y diferentes tipos de soportar la actitud de medida en nuestro comprensión actual de cambio de actitud.

CAMBIO DE ACTITUD

En esta sección, consideramos en primer lugar un potencial distinción entre la formación de actitudes y cambio de actitud. A continuación se discuten conceptuales similitudes y diferencias entre implícita y cambio de actitud explícita. En subsecciones, nos dirigimos a una nueva investigación sobre el papel de los estados corporales en el cambio de actitud y de persuasión, respectivamente.

Actitud Formación y cambio de actitud

Hemos visto que las actitudes se pueden definir a lo largo de un continuo, que van desde lo puramente basado en la memoria-resumen de las evaluaciones que se recuperar fácilmente a juicios evaluativos que se construido a partir de la información accesible actualmente. Desde una perspectiva constructivista en sentido estricto, todo cambio de actitud debe ser conceptualizada como las diferencias entre los repetidos casos de actitud formación, mientras que una estricto modelo basado en la memoria tendría que afirmar que las actitudes de edad son sacados de su archivero mental y sustituidos por otros nuevos. La integración de estos puntos de vista, se supone que el cambio de actitud implica tanto la recuperación de las evaluaciones almacenadas y el examen de la información de evaluación de nuevos en diverso grado. Por lo tanto, puede no ser útil para distinguir entre la formación de actitudes y cambio de actitud, sino que hablamos de actitud cambia cada vez que las personas procesan la información con el resultado de la formación de una evaluación de un objeto del pensamiento (cf. Crano y Prislin de 2006, Walther y Langer, 2008).

Dentro de una concepción basada en la memoria, una posibilidad interesante es que las actitudes de edad permanecen almacenadas en la memoria como nuevas actitudes son formados, dando lugar a doble (o múltiple) actitud representaciones para el mismo objeto. Por ejemplo, Wilson et al. (2000) propone que dos actitud existen sistemas que permiten a la gente a mantener evaluaciones implícita y explícita  de valencia opuesta hacia un objeto determinado. Las variaciones dependientes del contexto en los juicios evaluativos a continuación, puede depender de cuál de las evaluaciones almacenados es más accesible en una situación dada y en la motivación del individuo y la capacidad para reflexionar sobre su actitud.

Un modelo más general de las actitudes múltiples fue presentado por Petty y colegas MCM (Petty 2006), quienes incluyeron una relación entre la actitud y los procesos de cambio en las actitudes "las actitudes del pasado siguen ahí” (Petty et al. 2006). Según el modelo, las viejas actitudes que el individuo no se considera como válido o apropiado como tampoco son "marcados" en la memoria como falsa. La Figura 2 ilustra esta situación para el ejemplo de una persona que poseía inicialmente el una evaluación positiva del concepto de fumar (Panel superior, antes del cambio de actitud). Después de tramitación de una comunicación persuasiva sobre los riesgos para la salud del hábito de fumar, esta persona puede formar una actitud negativa (panel inferior, después de cambio de actitud), la actitud positiva anterior, Sin embargo, seguirá siendo almacenados y etiquetados como válido (véase Petty et al. 2006). Así, de acuerdo al modelo PASADO, el cambio de actitud que se caracteriza por la formación de actitudes, más marcado almacenados actitudes como válido o no válido.

Importante el modelo predice que las actitudes del pasado pueden hacer que las personas a experimentar "implícito ambivalencia ", es decir, un estado de incertidumbre en un nivel inconsciente. De acuerdo con esta predicción, personas que habían cambiado su explícita actitud mostraron mayor ambivalencia en un TAI medida en comparación con las personas que había ocupado el actitud explícita mismo, para empezar (Petty et al. 2006, el estudio 2). Cabe señalar, sin embargo, que actitudes ambivalentes puede resultar no sólo de una nueva actitud que se superpone a un viejo actitud de valencia opuesta. 

Otra posibilidad es que la gente contraste evaluaciones de dos subgrupos dentro del mismo dominio, lo que a la ambivalencia sobre el dominio global (por ejemplo, Cuddy et al. 2008).

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal