5. Los prefijos indefinidos y los sustantivos derivados de verbos Los prefijos indefinidos de los verbos. Los prefijos posesivos indefinidos de los sustantivos. Los sustantivos en -liz y -l. Un texto ilustrativo. A



Descargar 44,72 Kb.
Fecha de conversión21.02.2017
Tamaño44,72 Kb.

29

5. Los prefijos indefinidos y los sustantivos derivados de verbos

Los prefijos indefinidos de los verbos. Los prefijos posesivos indefinidos de los sustantivos. Los sustantivos en -liz y -l. Un texto ilustrativo.
A. Los prefijos indefinidos de los verbos. Con los prefijos indefinidos, tenemos los últimos elementos de la colección tan impresionante de prefijos verbales en náhuatl. Ya hemos visto que en náhuatl los verbos transitivos siempre requieren un prefijo objeto. Los prefijos objeto que ya conocemos se refieren a objetos específicos. Si no se sabe exactamente qué o quién sea el objeto, de todos modos es necesario poner un prefijo de algun tipo, y para esto sirven los prefijos indefinidos. El prefijo te es para objetos personales y puede traducirse “a uno”, “a alguien”, “a la gente” y hasta “a otro u otros” según el contexto. El prefijo tla es para objetos no personales, y puede traducirse “algo” o “las cosas”. No se alude aquí a la ya conocida distinción entre las cosas animadas y las inanimadas que se emplea en la formación de los plurales. Te es solamente para personas, y tla incluye tanto cosas no animadas como animales de todos tipos. Te puede representar o el objeto directo o el objeto indirecto, mientras que tla por su naturaleza semántica marca casi siempre un objeto directo.

Ahora podemos apreciar el esquema completo del ordenamiento de los prefijos verbales, que nunca varía en lo más mínimo. Muchos de los elementos pueden faltar, pero los que estén presentes en cualquier oración específica, siempre respetarán la secuencia presentada aquí (que por la mayor parte ya conoce­mos). Los prefijos indefinidos vienen después de todos los demás; y los dos pueden estar presentes simultáneamente, en cuyo caso te viene primero:



sujeto objeto específico direccional reflexivo objeto indefinido

personal no personal

ni, etc. nech, etc. on, hual no, etc. te tla

Analicemos algunos ejemplos:



nichualnotlahuiquililia

ni-c-hual-no-tla-huiqui-li-lia

yo-le-dir.-refl.-indf.n.p.-llevar-apl.-apl.

El verbo huica es “llevar, acompañar”, pero con el prefijo direccional hual suele tra­ducirse “traer”. No y lia juntos son el reverencial. El otro lia (li) es un aplicativo verdadero, que rige un segundo objeto. Tla es el objeto directo, de ma­nera que -c- tiene que representar el objeto indirecto. Traducción: “le traigo algo”. (Dado que para el siglo XVII huiqui­lia tenía el sentido “deber dinero” y hual puede referirse al transcurso del tiempo desde un pasado hacia el presente, una traducción alternativa sería: “hace tiempo le debo dinero”.)

noconnotemaquilia

no-c-on-no-te-maqui-lia

yo-lo-dir.-refl.-indf.p.-dar-apl.

El segundo no y el lia son el reverencial; el prefijo direccional on es más bien orna­mental; se puede relacionar con el movimiento “hacia afuera” de la acción de dar algo a alguien, y también proporciona distancia y más complejidad, lo cual contribuye a aumentar el efecto reverencial, pero es una sutileza que probablemente no vaya a reflejarse en la traducción. En esta ocasión (si no constituye un caso excepcional que tenga que ver con esclavos o algo semejante), -c- debe ser el objeto directo y te el objeto indirecto. Traducción: “se lo doy a alguien”.



nitetlamaca

ni-te-tla-maca

yo-indf.p.-indf.n.p.-dar

Esta forma se puede traducir “le doy algo a alguien, o a la gente”. Podría tener los sentidos más específicos “sirvo en la mesa”, o “dispenso la comunión”.

En los ejemplos que hemos visto hasta ahora, los objetos específicos no aparecen como sustantivos. Pero en la mayoría de los casos sí se especifican, lo cual nos ayuda bastante. De los ejemplos siguientes se deduce cómo funciona la relación entre los objetos específicos y los indefinidos.



nictemaca in tlalli Le doy la tierra a alguien.

nictlamaca Le doy algo.

tinechmotlamaquilia Me das algo.

quicui in calli Toma la casa.

quitecuilia in calli Le toma la casa a alguien.

niccui in tomin Tomo el dinero.

nicnotecuililia in tomin Le tomo el dinero a alguien.

nitlacui Tomo algo, o voy por algo.

quitlacuilia in cihuatl Le toma algo a la mujer.

nitetlacuilia Le tomo algo a alguien, le tomo cosas a la gente.

El último ejemplo casi quiere decir “robo, soy un ladrón”.



Te y sobre todo tla a menudo sirven para cambiar un verbo transitivo a una forma que es, en efecto, intransitivo.

ticqua in tlaxcalli Comes las tortillas, el pan.

titlaqua Comes algo, es decir, comes.

timotlaqualtia lo mismo, rev.

itla anquitoa Ustedes dicen algo (unas palabras específicas, aun-
que yo no las entendí; el objeto específico qui se re­-
fiere a itla, “algo” como palabra independiente).

antlatoa Ustedes dicen cosas, es decir, ustedes hablan.

quichia Lo espera.

tlachia Espera, o más comunmente, mira. (A veces las

formas con tla tienen sentidos adicionales.)


B. Los prefijos indefinidos de los sustantivos. Además de representar los objetos indefinidos en los verbos y otras palabras derivadas de ellos, los prefijos te y tla pueden servir de poseedores indefinidos. En náhuatl muchos sustantivos (los términos del parentesco y algunos otros) pueden darse sólo en la forma poseída y nunca llevan las terminaciones abso­lutivas. Las palabras relacionales tampoco tienen una forma absolutiva. Pero después de todo, al emplearte y tla estas palabras pueden de cierto modo ser absolutos. Te puede ser prefijo tanto de los sustantivos como de las palabras relacionales, tla sólo de éstas. No se puede, pues, suponer automáticamente que cualquier palabra que inicie en te o tla sea un verbo o algo derivado de un verbo.

naxca mi propiedad teaxca la propiedad de alguien o de otro(s)

itatzin su padre tetatzin el padre de alguien, el padre

mohuan contigo tehuan con alguien, juntos

tocal nuestra casa tecal la casa de alguien o de otro(s)

nixpan ante mi teixpan en presencia de la gente, en público

icpac in calli encima de la casa tlacpac encima (sin decir de qué)

tixpan ante nosotros tlaixpan en frente

itzintlan in quahuitl debajo del árbol tlatzintlan abajo

itic in mocal dentro de tu casa tlatic adentro

icampa in tepetl detrás del cerro tlaicampa atrás

C.  Los sustantivos derivados de verbos. Como todas las lenguas, el náhuatl tiene maneras de derivar sustantivos de verbos. Lo peculiar del náhuatl es que los sustantivos derivados retienen vestigios de todos los objetos que llevan los verbos originales, y algunos de los elementos sustantivizadores son muy parecidos a ciertos elementos verbales, de manera que a menudo cuesta mucho trabajo reconocer que las palabras de­rivadas sean sus­tantivos. Por otro lado, es bastante fácil identificar y ubicar los verbos de los que se derivan, lo cual es muy necesario porque el náhuatl constantemente forma tales construcciones al momento de improvisar una oración, y de ninguna manera se van a encontrar todas estas palabras como tales en el diccionario.

C1. Los sustantivos en -liz. El elemento -liz, pospuesto al radical de un verbo, forma un sustantivo que significa, en primer lugar, la acción del verbo, a la manera de un gerundio, aunque muchas veces adquiere sentidos adicionales. Como -liz termina en consonante, todas estas palabras tienen el absolutivo singular -tli (por ser inanimadas y abstractas, prácticamente no se dan en el plural). De nemi, “vivir”, se deriva nemiliztli, la acción de vivir, o sea, más comúnmente “vida”. La forma poseída es -nemiliz: nonemiliz, “mi vida”; monemiliz, “tu vida”; inemiliz, “su vida”. Dado que -liz en nada se diferencia de la terminación de un verbo singular en tiempo futuro con sufijo aplicativo, los estudiantes cometen muchos errores en estos casos respecto a la clase de pala­bra que está invo­lucrada. A veces el sustantivizador -liz incluso comparte con el aplicativo la carac­terística de cambiar un a antecedente ai; de choca, “llorar”, sale choquiliztli, “llanto”. En los tres ejemplos de -nemiliz que acabamos de ver, el prefijo i se reconoce como posesivo, lo cual indica que se trata de un sustantivo. Pero no- y mo- son idénticos a los prefijos reflexivos de los verbos. Con no-, pronto nos damos cuenta que falta el prefijo sujeto necesario, ni-, de manera que la forma tiene que ser un sustantivo poseído. En el tercer caso, monemiliz es idéntico a la tercera persona singular de un verbo reverencial en tiempo futuro. Quizá sea por esa razón que muchos verbos intransitivos utilicen el reverencial cau­sativo (el reverencial normal en tiempo futuro sería monemitiz). Así que con paciencia y sutileza, se puede encontrar, en la mayoría de los casos, algun indicio de que la forma sea un sustantivo, y en los casos restantes el contexto dará la solución. De todas maneras, el asunto requiere una vigilancia constante.

Los verbos en -ia y -oa pierden la vocal final antes de -liz. Así que de choloa, “huir”, se forma chololiztli, la acción de huir, “huída”. En algunos casos la construcción se vuelve más difícil de reconocer por la desaparición de lal y la vocal que la precede;1 vimos choquiliztli, “llanto”, pero choquiztli es más común. De miqui, “morir”, se forma miquiliztli, “muerte”, pero más comúnmente es miquiztli.

Muchos sustantivos en -liz llevan te o tla, o ambos. Todos los objetos que corre­spondan a las construcciones verbales finitas están representados en el sustantivo derivado; dado que el objeto no puede especificarse en el sustantivo, hay que recurrir a los objetos indefinidos.

niquintlaçotla in notatzin in nonantzin Amo a mi padre y a mi madre.

nitetlaçotla Amo a la gente, soy una pesona amorosa.

tetlaçotlaliztli la acción de amar a la gente, el amor

El verbo empleado es tlaçotla, “amar”, el cual en los ejemplos anteriores tiene un objeto personal, tal como suele suceder con este verbo. Si el objeto normal de un verbo no es personal, se pondrá tla en vez de te. En el caso de varios sustantivos derivados de un solo verbo, pueden variar los prefijos de acuerdo al significado.Tlatlaçotlaliztli también quiere decir amor, pero amor a las cosas o a los animales y no a la gente.





1Ver la discusión de este asunto en la p. 16, especialmente n. 1, [and p. 76, n. 1 of Eng. ed.]

nicqua in etl Como los frijoles.

nitlaqua Como.

tlaqualiztli la acción de comer, el comer.

Aunque no se da en las fuentes cotidianas, tequaliztli sería el comer a personas; un tequani (-ni forma agentivos) es una bestia feroz que supuestamente come a la gente.

Así que los prefijos indefinidos te y tla representan los objetos específicos del verbo original. ¿Qué sucede cuando el verbo es reflexivo? Para este caso el náhuatl tiene un prefijo indefinido refle­xivo, ne-, que se emplea en los verbos pasivos e impersonales y en los sustantivos derivados (así como algunas veces en construcciones aplicativas y causa­tivas complejas).

ninopohua Soy soberbio, me jacto.

nepohualiztli la soberbia, la jactancia

ninonamictia Consigo a un esposo o una esposa, me caso.

nenamictiliztli el matrimonio

Cuando el verbo original tiene dos objetos, ambos aparecen representados por prefijos indefinidos en el sustantivo derivado.



nicnocuitlahuia in nopiltzin Cuido a mi hijo.

netecuitlahuiliztli el cuidar a la gente

niquinnocuitlahuia in nototolhuan Cuido a mis guajolotas.

netlacuitlahuiliztli el cuidado de las cosas o los animales

nimitzcahualtia in tlahuanaliztli Te hago dejar de tomar.

tetlacahualtiliztli la acción de hacer que alguien deje de hacer algo;

la prohibición, el estorbo



ticcuilia in notex in itlaol Le quitas a mi cuñado su maíz.

tetlacuililiztli la acción de quitarle algo a alguien, el robo

Los últimos dos ejemplos de sustantivos en -liz demuestran que las palabras de este tipo no tienen que ser derivadas directamente de la forma básica del verbo, sino que según el significado pueden construirse en base al causativo, al aplicativo, o a cualquier sufijo verbal, los cuales siguen desempeñando su función normal en el sustantivo al igual que en los verbos finitos.



C2. Los sustantivos pacientivos. También hay sustantivos derivados de verbos de carác­ter más pasivo. No significan la acción del verbo sino el resultado de la acción, aquello sobre el cual se ha ejercido la acción. Son menos fluidos que los sustantivos en -liz, y hay más posibilidades de encontrarlos en el diccionario. En la construc­ción más común, se añade -l a la raíz verbal; el nuevo sustantivo, con un radical en l, tendrá un sufijo abso­lutivo singular en -li. La mayoría de estos sustantivos se derivan de verbos transitivos y llevan tla-.

nitlaqua Como.

tlaqualiztli el comer

tlaqualli lo que se come, la comida

niccohua in tlalli Compro la tierra.

tlacohualiztli la acción de comprar algo

tlacohualli la cosa comprada, la compra

Los sustantivos con radical en-l derivados de verbos terminados en -ia y en-oa pierden la vocal final del verbo.



nictlatia in tomin Escondo el dinero.

tlatlatilli la cosa escondida

nicpoloa nollaue Pierdo mi llave.

tlapololli la cosa perdida, destruída, etc.

niquicuiloa in amatl Escribo la carta.

tlacuilolli el escrito (también la cosa pintada)

Esta clase de sustantivos no sólo se asemeja al pasivo verbal en cuanto al significado. Como aprenderemos más adelante, el sufijo más común para formar el pasivo de los verbos es -lo, elemento que comparte la l de estos sustantivos. A menudo se puede generar el radical del sustantivo quitando la -o del verbo pasivo, como en el caso de tlaqualo, “se come,” y tlaqual-li, “comida”. Pero no es un método confiable, y después de todo, como lectores e investigadores, la composición seria no es nuestra tarea.

Se construye otra serie de sustantivos con el mismo sentido en base a una forma de la raíz verbal muy parecida al radical del tiempo pretérito, el cual, por terminar general­mente en consonante, toma un abso­lutivo en -tli. Es un poco más difícil reconocer las palabras de esta serie, pero todas comienzan con el mismo tla-. Dado que casi todos los radicales terminan en una consonante que no sea -l, esta serie lleva la terminación absolutiva -tli. A veces hay variantes terminados tanto en -l-li como en -tli.



tiquitlani justicia Pedimos justicia.

tlaitlantli la cosa pedida

nicchihua Lo hago.

tlachihualli la cosa hecha, la criatura, la hechura

tlachiuhtli lo mismo

nicnamaca in calli Vendo la casa.

tlanamactli la cosa vendida

El último ejemplo de la serie anterior demuestra que la raíz del sustantivo no siempre es idéntica al pretérito del verbo; el pretérito de namaca es namaca-c.


D.  Un pequeño texto ilustrativo:

tehuatl amo qualli moyollo amo yectli monemiliz amo titepalehuia atle tictemaca amo titeicnelia aic titetlaqualtia ayac ticniuh çan titeyaouh titeichtequilia titetlacuilia tite­iztlacahuia titexiccahua titetlatlacalhuia atle motetlaçotlaliz amo qualli motlachihua­liz amo no qualli motlachihual motlatol motlacuilol atle ipatiuh

Tienes mal carácter y una mala manera de vivir. No ayudas a la gente, no le das nada a la gente, no favoreces a la gente, nunca le das de comer a la gente. No tienes amigos, sólo enemigos. Le robas a la gente, le tomas cosas a la gente, mientes a la gente, abando­nas a la gente, le echas las cosas a perder a la gente. No tienes caridad (u hospitalidad). Tus acti­vidades son malas y también son malos sus resultados. Tus palabras y tus escritos no valen nada.

De aquí en adelante no se presentará un análisis detallado y completo de los textos, sino solamente una traducción, a veces con algunos comentarios. Sin embargo, el estu­diante necesita repetir todo el proceso anterior, sólo que ahora de manera independiente, utilizando el glosario y los conocimientos, y consultando las lecciones previas. Señalar todos los elementos constitutivos de cada palabra, identificar los afijos y la raíz, averiguar la clase de palabra, y después realizar una traducción global propia del texto, al principio de tipo literal en base a las palabras y su secuencia en náhuatl, y después, de manera más pragmática y fluida, como la del texto anterior.

Nótense algunas expresiones utilizadas en el texto. Amo qualli moyollo, “no cosa-buena tu-cora­zón”, “tu carácter es malo”, “tienes mal carácter”. Ayac ticniuh (t-i-cniuh), “nadie tú-su-amigo”, “no eres amigo de nadie”; equivalente a “no tienes amigos”. Çan titeyaouh. Çan, “solamente”, a menudo sirve como conjunción en el sentido de “pero, sino”. Atle motetlaçotlaliz, “Nada tu-amor”, “tu amor es nada”, “no tienes amor”, “te falta amor”. El sustantivo derivado del verbo “amar” puede significar el amor, la estima, la caridad, la hos­pi­talidad, o el buen tratamiento. Muchas de las frases en el texto que emplean te como objeto podrían traducir­se de una manera menos literal. Titeiztlacahuia,



“mientes a la gente”, podría ser “eres men­tiroso”, etc.
E. Ejercicios. De la misma manera que con las lecciones anteriores, hay que convertir los ejemplos en ejercicios. Cubrir las traducciones con la mano o con papel y analizar y traducir todos los ejemplos y textos.

29





La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal