4. nivel avanzado definición del nivel avanzado



Descargar 0,59 Mb.
Página5/6
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño0,59 Mb.
1   2   3   4   5   6

2.2. GRADO DE DESARROLLO DE LA COMPETENCIA LINGÜÍSTICA

El progreso en la capacidad de utilizar los recursos lingüísticos señalados en el primer curso del Nivel Avanzado es el que se reseña a continuación:
1. Alcance Gramatical

• Manejar un repertorio amplio de recursos gramaticales, para abordar con alguna facilidad, precisión y flexibilidad textos sobre una extensa gama de funciones, situaciones y temas, sin manifestar ostensiblemente las limitaciones.



• Aprovechar el conocimiento tanto de su lengua materna como de otras lenguas,así como de la que está aprendiendo para realizar inferencias, descubrir progresivamente cómo funciona la lengua, e identificar semejanzas y diferencias entre las lenguas.

Discurso: recursos lingüísticos

  • Mantener el tema y retomar la información aplicando un número limitado de recursos de correferencia gramaticales (pronombres, adverbios o expresiones con valor anafórico, artículo y otros determinantes concordancias, elipsis o repeticiones) y léxicos (sustituciones por sinónimos, hiper/hipónimos, nominalizaciones y proformas léxicas).

  • Mantener la coherencia temporal/aspectual en todo el texto.

  • Reconocer el valor de los conectares y la puntuación de discurso (o entonación y pausas) y utilizar un número limitado de ellos para producir un discurso claro, coherente y con alguna flexibilidad (aunque pueda mostrar un cierto nerviosismo en una intervención larga).

  • Reconocer y utilizar un número limitado de marcadores discursivos, incluidos los conversacionales, para estructurar la información, señalar los diferentes "movimientos" del discurso e interaccionar con adecuación y alguna flexibilidad, aunque puede mostrar cierto nerviosismo en una intervención oral larga.

  • Utilizar exponentes que maticen la expresión de órdenes, peticiones, el desacuerdo o las valoraciones.

  • Reconocer los recursos lingüísticos de atenuación de la presencia del hablante o de la alusión directa al oyente, si la situación lo requiere.

  • Captar la intención tematizadora o focalizadora llevada a cabo con recursos gramaticales, léxicos, prosódicos y gráficos.

  • Inferir los sentidos implícitos en expresiones usuales y en reacciones o comportamientos no esperados en el contexto.

  • Aprovechar el conocimiento de su lengua y de otras, así como de la que está aprendiendo para realizar inferencias, descubrir progresivamente cómo funciona la lengua e identificar semejanzas y diferencias entre las lenguas.

Vocabulario

  • Disponer de un vocabulario amplio para abordar, con alguna fluidez y sin repeticiones o vacilaciones frecuentes, una extensa variedad de temas generales o relativos a su especialidad.

  • Alcanzar una cierta precisión léxica y variar la formulación con alguna flexibilidad para adaptarse a los cambios de situación, registro y énfasis.

  • Desarrollar estrategias personales de aprendizaje y de recuperación de vocabulario.

  • Captar las reglas de formación de palabras de la lengua para entender y crear palabras

nuevas.

Pronunciación

  • Distinguir, en el contexto de la comunicación, las oposiciones fonológicas y las prosódicas más significativas.

  • Pronunciar de forma claramente inteligible y adaptarse a la entonación (y tonos) de la lengua meta.

Ortografía

  • Producir una escritura continua, inteligible en toda su extensión.

  • En los idiomas con códigos escritos diferentes, manejar los signos necesarios (de acuerdo con las características de los distintos idiomas) para poder cifrar y descifrar los mensajes propios del nivel.

2. Corrección

Poseer un grado relativamente bueno de control gramatical y discursivo. Al utilizar estructuras complejas, especialmente en el desarrollo del discurso, sobre todo oral, pueden aparecer algunos errores de cohesión (correlación de tiempos, uso de conectares y marcadores) así como de adecuación a nuevos registros; en situaciones de menor monitorización pueden aparecer errores "resistentes", así como fallos, que no entorpecen la comunicación.

Controlar la corrección y adecuación del vocabulario. En la adecuación a los cambios de situación, puede mostrar posibles vacilaciones y circunloquios, así como algunas imprecisiones léxicas.



Pronunciar de forma claramente inteligible y adaptarse a la entonación (y tonos) de la lengua meta con fallos esporádicos.

Escribir con una ortografía y puntuación razonablemente correctas.

III HACIA LA AUTONOMÍA: Desarrollo de la competencia estratégica

Esta tercera parte del currículo, común para todo el Nivel Avanzado, se centra en los procesos de aprendizaje y de comunicación y contempla al alumno no sólo en su dimensión de aprendiz y usuario de la lengua, sino en su totalidad, como persona que aprende y usa la lengua y que aprende la lengua usándola. Es fundamental que se tome conciencia de la importancia de estos contenidos, ya que son los que movilizan todos los recursos disponibles para lograr una comunicación y un aprendizaje más eficaces y más personalizados.



A medida que se avanza en los niveles del currículo, el tiempo y la dedicación que se requieren para alcanzar los objetivos van aumentando progresivamente. En el Nivel Avanzado, esa dedicación es alta y deberá llevarla a cabo el alumno, cada vez de forma más autónoma y más consciente, activando y desarrollando su competencia estratégica.

Aunque las estrategias se presenten en dos apartados (de comunicación y de aprendizaje), en la práctica ambos tipos convergen con frecuencia, ya que el aprendizaje de la lengua es el aprendizaje de su uso y es a través del uso como se llega a aprender.

Para cada uno de estos dos apartados (estrategias de comunicación y de aprendizaje) se adopta una clasificación diferente; en el primero se siguen los pasos de planificación, realización, evaluación y reparación del acto comunicativo y en el segundo los del proceso de aprendizaje de la lengua; tanto en un caso como en el otro se integran las estrategias cognitivas, metacognitivas, sociales y afectivas apropiadas para cada paso.

El enfoque asumido en el currículo que recoge como algo fundamental la toma de conciencia y el desarrollo de la competencia plurilingüe e intercultural se refleja en las numerosas estrategias que quedan reseñadas, entre otras de otro tipo, a continuación:

1.Estrategias de comunicación

1.1 Comprensión oral y escrita

Planificar

Tener una actitud positiva al abordar la comprensión de mensajes orales y escritos.

Buscar y localizar (en libros, revistas, periódicos, Internet...) los tipos de mensajes y textos que pueden responder a una necesidad concreta de información, estudio, trabajo u ocio.

Activar los conocimientos que se poseen (del mundo y de la lengua) sobre la situación y el asunto de lo que se va oír o leer.

Encuadrar la situación de comunicación: lugar, canal (real o virtual), interlocutores (edad, conocimiento, relación, actitud), tipo de interacción o discurso, tono y registro para prever los propósitos comunicativos de las interacciones y discursos orales.

Formular hipótesis en cuanto al contenido y a la intención comunicativa de lo que se va a leer, a partir de la situación, del contexto, de las imágenes, del tema, del título, del formato y del tipo de texto.

Reconocer la función general y la organización de los tipos de texto a los que se enfrenta para agilizar la comprensión.

Valorar la utilidad de la transferencia entre lenguas de conceptos y procedimientos propios de la comprensión.

Recordar y relacionar con tareas parecidas realizadas con anterioridad.

Tener a mano materiales de consulta.

Realizar

No perder de vista la motivación o preguntas que originaron la escucha o lectura.

Valorar si el texto responde a lo que se busca, a partir de los títulos, imágenes, entradas o de un examen global.



Decidir si se lleva a cabo una lectura o escucha más detenida.

Intentar captar, primero, la intención y el sentido general de lo que se oye o lee.

Examinar rápidamente el texto para buscar datos específicos, si ese es el objetivo.

Prestar atención para captar las palabras clave que le permitan realizar inferencias de contenido.

Descubrir progresivamente las ideas, formulando hipótesis y contrastándolas.

Dejar en suspenso algo que no se entiende para observar el conjunto y volver después a ello.

Acomodar la escucha al ruido de fondo o interferencias y focalizar la atención en la comunicación.

Intentar reparar lagunas de comprensión a partir del contexto, palabras claves, redundancias, ejemplos y de los propios conocimientos.



Volver a leer o a escuchar para contrastar sus hipótesis.

Inferir progresivamente las intenciones comunicativas implícitas a partir de la situación y del contexto, así como de la entonación, gestos, matiz irónico, humor o ruptura con lo esperado.



Reconocer la importancia y función de las diferentes partes del mensaje o texto.

Prestar atención a los elementos prosódicos y cinésicos (pausas, interrupciones, entonación, tono, comportamiento corporal y gestos) para agilizar la comprensión oral.

Prestar atención al formato (mapa del texto, títulos, párrafos, columnas, recuadros, tipos y tamaños de letras, viñetas, colores, imágenes, separaciones, sangrías) para agilizar la comprensión oral.

Reconocer los marcadores discursivos frecuentes para agilizar el seguimiento del texto oral o escrito.



Tomar notas, subrayar o rellenar un esquema si se trata de una lectura/escucha de estudio o de las que haya que dar cuenta.

Crear pausas para interiorizar cuando se trata de textos recreativos.

Reconocimiento del léxico:

Intentar adivinar el significado de palabras desconocidas o dudosas, a partir de:

Sus conocimientos generales y de la situación.

Del sentido general del texto o de la frase.

Del contexto (redundancias, aclaraciones, ejemplos, uso de sinónimos,...).

De su conocimiento de otras lenguas.

De claves gramaticales y léxicas (familias de palabras, categorías gramaticales, concordancias

sintácticas y léxicas, posición, uso de mayúsculas...).

Utilizar estrategias personales: subrayar, colorear o anotar palabras clave que no conoce y volver después sobre ellas, hacer listas de palabras clave, de palabras relacionadas con un tema, de sinónimos, de conectares, de marcadores del discurso...).



Utilizar diccionarios (bilingüe, monolingüe, de sinónimos, de especialidad, glosarios personales) después de formular hipótesis sobre el significado de las palabras desconocidas o dudosas.

Evaluar

Contrastar y verificar si ha comprendido bien.

Indicar lo que no entiende.

Solicitar o intentar, de diferentes formas, la clarificación del mensaje.

Comprobar lo que no ha entendido y buscar las causas.

Contrastar con los compañeros u otros interlocutores



Retener palabras y expresiones nuevas y utilizarlas para verificar su uso.

Retener algo no comprendido para aclararlo después.

Valorar la satisfacción de necesidades que aporta el texto escuchado o leído.

Valorar los propios progresos en la comprensión oral y escrita.

Identificar las estrategias utilizadas y valorar su rentabilidad.

Programarse vías de mejora.

1.2. Expresión oral y escrita

Planificar

Reconocer la importancia de expresarse con facilidad en la lengua meta.

Reconocer la necesidad de utilizar con frecuencia la lengua para progresar en fluidez y corrección.



Buscar ocasiones de comunicarse oralmente o por escrito con hablantes de la lengua (conocidos, visitantes, integrantes de una charla electrónica...).

Leer y escuchar todo lo que se pueda en la lengua meta para intensificar el contacto con los datos de la lengua.

Buscar modelos y observarlos con atención.

Encuadrar la situación de comunicación (interlocutores tipo de relación, conocimientos compartidos, vacío de información, lugar, canal, tipo de texto) para adecuarse a ella tanto en el contenido como en la forma.

Valorar la información compartida y lo que se puede dar por supuesto.

Tener presente cómo funciona la interacción o cómo se organizan los diferentes tipos de textos y adecuarse a ello.



Planificar el mensaje, organizar las ideas de forma coherente.

Observar el formato de diferentes tipos de textos para aplicarlos.

Valorar los recursos disponibles y reajustar su mensaje o hacerse con los recursos necesarios.

Reconocer el registro y valorar su posibilidad de adecuación.

Prever el grado y el modo de cortesía y los exponentes adecuados.

Tener presentes frases y exponentes que ayuden a cohesionar el discurso.

Valorar si necesita practicar con marcadores discursivos para organizar el discurso.

Prever y ensayar la forma de comunicar los puntos importantes, de realzar información, de expresar opiniones y matices.

Realizar

Activar y aprovechar todos los conocimientos previos (sobre el tema, la situación, la lengua meta u otras lenguas y sobre los tipos de interacción o de otros discursos orales).

Adecuarse con flexibilidad a la organización y a la función de los diferentes momentos de la interacción o de las partes del texto.

Seleccionar sus ideas para cumplir los propósitos comunicativos concretos con eficacia.

Organizar y relacionar las ideas de forma coherente.



En la interacción, utilizar gestos y expresiones adecuadas para cooperar con naturalidad, reaccionar con interés, llamar la atención, tomar y dar la palabra, comenzar, seguir, resaltar información, invitar a otros a participar, implicar al interlocutor, concluir, terminar una conversación.

En la conversación espontánea relajarse ante los imprevisibles errores, implicar al interlocutor con empatia y advertir o disculparse de sus carencias (pronunciación, fallos, olvidos).

Utilizar frases típicas para mantener el hilo mientras piensa o busca palabras.

Enfrentarse a lo inesperado.

Sortear las dificultades con estrategias sociales: solicitar ayuda y cooperación del interlocutor, disculparse por los posibles errores, ayudarse de gestos/expresiones o signos interrogativos.

Cooperar en la interacción de forma espontánea, aportando las respuestas oportunas, repitiendo o resumiendo lo que alguien ha dicho para centrar la discusión y para llegar a acuerdos.

Pedir a otros que aclaren o elaboren lo que acaban de decir.

Ajustarse al formato de los tipos de textos orales o escritos.

• Ensayar con el lenguaje a partir de lo que se conoce. Utilizar rutinas, cambiar de código haciéndolo notar, adaptar palabras de otra lengua o a partir de las que conoce, parafrasear, dar ejemplos, expresarse de otra manera.

Evaluar y corregir


  • Controlar, en la Interacción, si ha sido comprendido por las reacciones o respuestas.

  • Corregir los malentendidos con la ayuda de los Interlocutores (y del profesor).

  • Repetir lo que alguien ha dicho para confirmar la comprensión.

  • Pedir confirmación de si la forma dudosa utilizada es correcta.

  • Volver a comenzar con una táctica diferente cuando se Interrumpe la comunicación.

  • En la expresión oral, grabarse para verificar, después, con la ayuda de los compañeros y del profesor la transmisión del mensaje y tomar conciencia de las dificultades.

  • Corregirse si se le Indica que hay un problema.

  • En la expresión escrita, releer para valorar con la ayuda de las propias notas, de criterios asumidos, de los materiales de consulta y con la colaboración de los compañeros y profesor la pertinencia de lo escrito y los fallos o errores.

  • Observar de forma detenida si su texto responde a lo que se espera, si las ¡deas se organizan de forma coherente y están bien relacionadas y cohesionadas.

  • Verificar si se ajusta al formato del tipo de texto elegido.

  • Observar si su adecuación al registro y su grado de cortesía son adecuados o si producen reacciones de extrañeza.

  • Solucionar olvidos o faltas de léxico y dudas gramaticales haciendo consultas o bien con reestructuraciones, paráfrasis, ejemplos, definiciones, paso a otra lengua de forma Intencionada, creación de palabras, etc.

  • Prestar atención a las correcciones y observaciones que se le realicen.

  • Analizar las causas de sus errores y ensayar formas de superación.

  • Mejorar, corregir, reescrlbir o regrabar el texto, Intentado superar las dificultades observadas.

1.3. Mejora de la entonación, pronunciación y ortografía

Entonación, acentuación y ritmo

Escuchar con atención para discriminar la acentuación, la entonación o tono del mensaje.



Poner atención para discriminar los recursos de enfatlzación.

Imitar la entonación y el énfasis en diferentes tipos de textos orales.

Repetir, grabarse, escucharse, contrastar con los modelos.

Imitar la entonación de los nativos, incluso sin palabras sólo con la música.

Contrastar la entonación de los nativos y la propia.

Acompañar con el cuerpo, con la cabeza, con la mano, la melodía de las frases (entonación, pausas y acentos) de las frases.



Representar la melodía de la frase de forma gráfica.

Entrenarse en decir frases a ritmo rápido.

Distinguir la entonación en diferentes registros y en variedades de lengua frecuentes.

Contrastar diferentes formas de entonar una frase, de acuerdo con la situación, y valorar las diferencias de sentido (duda, aseveración, mimo, ironía, etc.).

Trabajar con programas de reconocimiento de voz.

Comparar e identificar la prosodia de las diferentes lenguas conocidas a partir de producciones orales y audiovisuales.

Pronunciación


  • Tomar conciencia de las propias dificultades.

  • Intentar discriminar en esos fonemas o combinatorias la pronunciación meta y la propia.

  • Ensayar la pronunciación, en los casos de dificultad o de malos hábitos, a partir de combinatorias de sonidos próximos que lo facilitan.

  • Entender dónde y cómo se articulan esos sonidos.

Entender la combinatoria de sonidos y de grupos fónicos y practicarla.

Repetir, grabar y contrastar la pronunciación.

Practicar con canciones, juegos, retahilas, grabaciones, trabalenguas.



Inventar relaciones que ayuden a recordar la pronunciación.

Trabajar con ayudas de programas de voz que visualizan la diferencia.

Comparar sistemas fonéticos de varias lenguas conocidas e identificar semejanzas y diferencias entre sonidos.

Ortografía

Recoger los propios errores ortográficos y analizar las causas.

Hacer listas con las palabras frecuentes que crean dificultad.

Valorar, ante un fallo ortográfico, si no se percibe bien el sonido o si no se pronuncia bien.



Recordar las reglas generales de representación gráfica de los sonidos.

Resaltar, colorear, copiar repetidas veces, inventar trucos personales.

Contrastar palabras de grafía próxima que generan confusión.

Asociar la forma al significado en el caso de diferente ortografía para palabras homófonas o en los casos de dificultad en distinguir los sonidos de palabras próximas.

Hacer ejercicios de atención visual detallada.

Leer mucho.

Preparar y resolver crucigramas y otros juegos de palabras.

Trabajar con procesadores de texto u otros programas que señalan los errores y corregirlos antes de solicitar la corrección.

Usar los aprendizajes ortográficos de la propia lengua, identificar las diferencias y semejanzas de los sonidos entre la lengua materna y la que se aprende, y sus correspondientes grafías.

2. Estrategias del proceso de aprendizaje

La capacidad de aprender forma parte de las competencias generales de la persona y se desarrolla en todas las tareas de aprendizaje llevadas a cabo a lo largo de la vida. Del mismo modo, los estilos cognitivos, las actitudes y las "creencias" se inscriben en la personalidad de cada individuo y son el resultado de un conjunto de factores personales, sociales y educativos. Todo ello desarrolla o inhibe la capacidad de aprender a comunicarse y es desde esa perspectiva desde la que se aborda en el currículo.

Los alumnos que hayan tenido oportunidad de desarrollar la competencia estratégica, tanto en los cursos anteriores, como en otros estudios, podrán reflexionar sobre la rentabilidad de las estrategias utilizadas, aplicarlas a los nuevos aprendizajes del Nivel Avanzado y al mismo tiempo, ensayar con otras nuevas.

Para favorecer el proceso de aprendizaje de la lengua, estos contenidos se organizan siguiendo los pasos de ese proceso:

2.1. Toma de conciencia del proceso de aprendizaje de una lengua

Este paso posibilita un aprendizaje activo, responsable y se refiere a los siguientes aspectos:

Experiencias y creencias sobre el aprendizaje de las lenguas;

Formas de situarse ante la lengua meta;

Intereses, motivaciones y estilos de aprendizaje. La movilización de estas estrategias es rentable siempre, pero se torna más necesario en los casos de alumnos más dependientes de las instrucciones externas.



  • Analizar y contrastar personalmente y en grupo las experiencias positivas y negativas en el aprendizaje de ésta y de otras lenguas para mejorar en ese proceso.

  • Contrastar las formas y estrategias de aprender que más han ayudado.

  • Observar las estrategias de otros aprendices con éxito y ensayar con ellas.

  • Valorar los cambios en el propio proceso de aprendizaje y analizar los diferentes momentos por los que ha pasado.

  • Reconocer para qué sirven y cómo ayudan a aprender las actividades de clase, de los libros o las que se plantea personalmente.

  • Observar la estructura de los libros de texto y de otros materiales didácticos.

  • Reconocer la valiosa ayuda de los recursos a los que puede acceder para estar en contacto con la lengua, poder utilizarla y así progresar (libros de consulta, de autoaprendizaje, de lecturas, revistas, periódicos, programas de aprendizaje en diferentes medios, diccionarios, procesadores de texto y diccionarios en línea, películas, canciones, programas de TV, recursos en Internet (correos electrónicos, foros, charlas etc.).

  • Reconocer el propio estilo de aprendizaje con la ayuda de cuestionarios y definir las propias preferencias.

  • Ensayar diferentes formas de practicar y aprender; valorar cuáles se adaptan más al propio estilo y son más rentables. Listar las formas que más ayudan en cada momento o para cada tarea.

  • Valorar su grado de dependencia o de autonomía y en qué se manifiesta.

  • Identificar lo que más y menos le cuesta.

  • Realizar listas de los objetivos conseguidos y de los que no. Identificar las causas.

  • Definir las necesidades e intereses propios al seguir aprendiendo la lengua. Contrastarlos con los de otros aprendices.

  • Tomar conciencia de los tiempos que se necesita para asimilar y poner en práctica diferentes aspectos de la lengua.

Se sugiere dedicar tiempo al principio del curso para ejercitarse y asimilar esta forma de hacer.
2.2. Motivación. Control de los elementos afectivos

Se sugiere que los alumnos tengan este listado, o la parte que se desee seleccionar en cada momento, y que sea objeto de reflexión personal y conjunta.

Valorar las metas alcanzadas y las ventajas que le han proporcionado.

Ampliar sus motivaciones intrínsecas y extrínsecas para aprender la lengua, enfocándolas asituaciones en las que quiere o necesita usar la lengua.

Listar "tareas" auténticas que tiene que hacer en la lengua extranjera o cosas que le gustaría hacer.

Estimular la confianza en la propia capacidad para aprender la lengua y superar los momentos "valle".

Valorar el plurilingüismo y la pluriculturalidad presentes en el aula.

Adoptar una actitud crítica frente a los mensajes que supongan cualquier tipo de discriminación.

Tomar conciencia de las propias actitudes frente a las diferencias lingüísticas y culturaes,

valorando estas variaciones.

Fomentar el aprecio y respeto por las diferencias interculturales.

Asumir la lengua extranjera como instrumento de comunicación en clase.

Buscar nuevas formas y situaciones para comunicar de forma auténtica en la nueva lengua.

Arriesgar en la comunicación e intentar activar todos los recursos que se poseen.



Reconocer los errores como pasos necesarios para aprender.

Aceptar las propias dificultades e incluso expresarlas con humor.

Tener afán de superación y poner los medios para ello.

Contrastar con los compañeros las reacciones de timidez, ansiedad y frustración en la



comunicación y las formas de superarlas.

Superar las carencias de recursos lingüísticos, explotando al máximo los conocimientos y las estrategias comunicativas disponibles.

Respetar y valorar las diferentes personalidades de los compañeros y crear sintonía con ellos para favorecer la cooperación y el trabajo en grupo.

Comprobar cómo la interacción en la nueva lengua con compañeros (y en otros foros) es una forma eficaz de ensayar, practicar y buscar respuestas conjuntamente para el aprendizaje.


2.3. Planificación del trabajo.

Al planificar el curso, las etapas o cada nueva unidad:

  • Expresar los propios intereses y necesidades de aprendizaje.

  • Convertir esas necesidades en objetivos alcanzables.

  • Temporalizar su consecución de forma realista y calcular el esfuerzo, el tiempo, los horarios de aprendizaje y exposición a la lengua de forma autónoma. Relacionar las propias metas con los objetivos del curso.

  • Proponer tareas interesantes que se puedan realizar aprendiendo la lengua.

  • Contrastar los objetivos de la clase con sus intereses y valorar si éstos se satisfacen.

  • Completar esos objetivos con los propios.

  • Reconocer los objetivos de las diferentes actividades.

  • Buscar tiempo y gestionarlo para aprender la lengua.

  • Organizar los cuadernos de trabajo (secciones, correcciones, notas ...).

  • Analizar y adaptar los manuales al propio aprendizaje (notas, marcas, etiquetas, papeles ...).

  • Buscar y planificar ocasiones para practicar el idioma (receptiva y productivamente) fuera de clase.

  • Localizar y utilizar selectivamente recursos: libros de consulta, de autoaprendizaje, de lecturas, revistas, periódicos, programas de aprendizaje en diferentes medios, diccionarios, procesadores de texto y diccionarios en línea, películas, canciones, programas de TV, encuentros, recursos en Internet (contactos, correos electrónicos, foros, charlas, wikisetc).

2.4. Formulación de hipótesis

Para cada nueva situación de aprendizaje o para cada nueva tarea:

    • Prever cómo llevarla a cabo y qué se va a necesitar.

    • Contextualizar y cuestionarse sobre el significado de los mensajes, sobre las posibles reacciones lingüísticas de un interlocutor y sobre la forma de transmitir algo de forma explícita o implícita. Activar los conocimientos y experiencias anteriores (generales, de la lengua que se aprende y de otras que se conocen), reconocer lo que se sabe para construir sobre ello. Delimitar lo que se necesita aprender, actualizar o reforzar.

    • Formular hipótesis sobre cuáles son y cómo funcionan los recursos lingüísticos y sociolingüísticos que se van a necesitar o que se van a estudiar.

    • Observar diferencias y semejanzas entre las lenguas que conoce y la que aprende. Relacionar, comparar, adivinar, descubrir los posibles exponentes necesarios.

2.5. Descubrimiento y contraste de hipótesis

Observar modelos orales y escritos relacionados con lo que se va a aprender.

Prestar atención, buscar y seleccionar los exponentes que se necesitan.

Intentar descubrir el funcionamiento de la lengua en el punto concreto que se está trabajando (buscar constantes y excepciones, relacionar con lo que se sabe de la lengua u de otra, realizar analogías e inferencias, generalizar, deducir una aplicación, analizar la causa de las falsas hipótesis y de los errores).



Contrastar las hipótesis que se habían planteado; verificar si son acertadas, o analizar, corregir si no lo son.

Identificar la intención o finalidad de cada actividad concreta.

Manejar selectivamente materiales de consulta.

Contrastar con la lengua materna y con otras lenguas que se conozcanno sólo en los casos que se prestan a interferencias y falsos amigos, sino también en relación con las similitudes y analogías.



Controlar la propia captación de los nuevos elementos.

Pedir y dar explicaciones o aclaraciones.
2.6. Asimilación, retención y recuperación

Se presentan aquí estrategias, tanto de práctica funcional, como de práctica formal y se deja abierta la lista a la variedad de alumnos, de situaciones y de tareas:

      • Seleccionar las actividades, técnicas y procedimientos más efectivos de práctica y de interiorización ya experimentados y probar con otros nuevos:

      • Practicar individualmente, con los compañeros o en otros foros.

      • Hacer ensayos de comunicación.

      • Buscar y crear situaciones para utilizar con frecuencia lo aprendido.

      • Crear y aprovechar ocasiones de practicar cada una de las destrezas.

      • Llevar un cuaderno personal de notas.

      • Hacer esquemas, listas, resúmenes.

      • Copiar, repetir, memorizar, hacer dibujos, inventar juegos, subrayar, colorear.

      • Establecer relaciones entre lo nuevo y lo que se sabe.

      • Crear asociaciones sonoras, visuales, cinésicas, textuales, formales, semánticas.

      • Definir las palabras, inventar y hacer crucigramas.

      • Memorizar canciones, textos, poemas, frases.

      • Reconocer la terminología básica relacionada con el aprendizaje de la lengua.

      • Realizar actividades de autocontrol.

      • Controlar los propios errores: hacer un "cuaderno de superación de errores", anotando la causa y la forma de superación.

      • Repasar sistemáticamente.

      • Realizar glosarios personales.

      • Llevar un diario de aprendizaje más personalizado.

2.7. Conceptualización

Es el momento de definir o tomar conciencia de lo descubierto, de reestructurar los esquemas anteriores, facilitando así su asimilación y posterior recuperación:



Inducir pautas o reglas para el funcionamiento de los aspectos que se están trabajando.

Expresarlo con las propias palabras (síntesis, reglas, avisos, notas, apuntes, etc.).



Reconocer las síntesis del funcionamiento de la lengua que aparecen en los libros.

Asociar esas nuevas conceptualizaciones a otras anteriores, agruparlas y organizarías.

Remodelar, enriquecer los propios esquemas de conocimiento con las nuevas aportaciones,

analizando los cambios.

Valorar la posibilidad de generalizar a otros casos lo que se ha aprendido.



Comparar con otros conocimientos de la misma lengua, de la lengua materna o de otras lenguas.

Dejar constancia de lo aprendido, tenerlo a mano y volver sobre ello.

2.8. Evaluación, autoevaluación y superación

Autoevaluarse señalando el grado de consecución de la tarea y de los objetivos, el interés, tiempo, dedicación que se han dispensado, el uso de la lengua meta, la satisfacción de los propios intereses, la participación en el trabajo de grupo.


Comprobar los progresos en la comunicación oral y escrita.
Valorar los éxitos y los medios que han ayudado a conseguirlo.
Evaluar el grado de apropiación de los recursos lingüísticos previstos.

Reconocer en qué aspectos de la lengua se tienen más dificultades, señalarlas y prever formas de superarlas.

Controlar los propios errores, analizarlos y fijarse procedimientos de superación. Analizar las estrategias utilizadas y su rentabilidad.

Preparar pruebas de evaluación que se aplique a sí mismo y a sus compañeros. Redactar en la clase con el profesor y compañeros, criterios de evaluación para cada tarea o actividad.

Evaluar las propias producciones y las de los compañeros, a partir de esos criterios. Autocorregirse (con la ayuda del profesor, de los compañeros o utilizando materiales didácticos).



Preparar actividades, preguntas para que las resuelvan los compañeros.

Familiarizarse con los formatos de exámenes y entrenarse en la realización de diferentes tipos de actividades.
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal