14 Lenguajes de la nueva Evangelización B. Los lenguajes personales



Descargar 6,22 Mb.
Página5/9
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño6,22 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9
2º. Plegaria frecuente
La vida ejemplar de los cristianos y su oración son dones de la gracia y una respuesta decidida para que su mensaje de fe llegara a sus entornos de vida. Esto supone siempre un esfuerzo. orar siempre va acompañado de entrega y de sacrificios.
Los grandes orantes de de cualquier sociedad y de cualquier religión influyen fuertemente en quienes les conocen. Los cristianos rezaron siempre para que Dios les ayudara a sembrar la paz y la salvación. Los paganos sabían que sus dioses no escuchaban su plegaria y al menos no eran tan persistentes como los cristianos. Se sentían impresionados por los cristianos. Por eso decían: "Mirad como se aman".
El lenguaje de la plegaria ya fue practicado en el Antiguo Testamento. Abraham oro por la salvación de Sodoma y Gomorra. Moisés oro por su pueblo cuando fue rebelde y adoró al becerro. Muchos profetas como Jeremías y Oseas pidieron misericordia a Dios. David en sus salmos oraba por el pueblo.
Cuando llegó en Nuevo Testamento, el mismo Cristo recitó plegarias por sus discípulos y les enseño a orar. El capítulo 17 de S. Juan es la Oración sacerdotal de Jesús, donde resume todas sus peticiones al Padre para cuando El ya no esté entre sus seguidores.
San Pío X, Papa, daba una serie de consignas sobre la influencia de la oración en la vida del os cristianos:

¿Es necesario orar? Es necesario orar y orar frecuentemente, porque Dios lo manda, y de ordinario, sólo por medio de la oración concede las gracias espirituales y temporales.



¿Por qué concede Dios las gracias que pedimos? Dios concede las gracias que pedimos, porque Él, que es fidelísimo, nos lo ha prometido si se las pedimos con confianza y perseverancia en nombre de Jesucristo.

¿Por qué hemos de orar a Dios en nombre de Jesucristo? Hemos de orar a Dios en nombre de Jesucristo, porque sólo de Él, su Hijo y único mediador entre Dios y los hombres, reciben su valor nuestras oraciones y buenas obras; por eso la Iglesia suele terminar las oraciones con estas palabras o equivalentes por nuestro Señor Jesucristo."
Cuando se ora hay algo que salta hacia los demás. Una nueva evangelización que no esté regada por la oración es una acción inútil. Misteriosamente la oración invade a los que la hace, pero también a aquellos por quien se hace. El flujo sobrenatural es una realidad que pocos pueden comprender, salvo que estudien con mucho detenimiento la vida de algunos santos especiales y modelos de oración. Grandes ejemplos de la oración llevada a la vida son los santos que fundamentaron sus acciones en la oración: S. Francisco Javier, San Francisco de Asís, San Bruno, Santa Teresa, Sta Teresita de Lisieux, entre muchos.
En los primeros tiempos del cristianismo. siglo II, San Justino explicaba cómo se celebraba la eucaristía en los primeros tiempos y cómo los rezos de los cristianos llamaban la atención de los paganos, que quería ser como ellos:

El día que se llama día del sol tiene lugar la reunión en un mismo sitio de todos los que habitan en la ciudad o en el campo. Se leen las memorias de los Apóstoles y los escritos de los Profetas.



Cuando el lector ha terminado, el que preside toma la palabra para incitar y exhortar a la imitación de tan bellas cosas. Luego nos levantamos y oramos por nosotros... y por todos los demás dondequiera que estén, a fin de que seamos hallados justos en nuestra vida y nuestras acciones y seamos fieles a los mandamientos para alcanzar la salvación eterna.

Luego se lleva al que preside el pan y una copa con vino y agua mezclados. El que preside los toma y eleva alabanzas y gloria al Padre del universo, por el nombre del Hijo y del Espíritu Santo, y da gracias largamente porque hayamos sido juzgados dignos de estos dones.

Cuando el que preside ha hecho la acción de gracias y el pueblo ha respondido “amén”, los que entre nosotros se llaman diáconos distribuyen a todos los que están presentes el pan y el vino “eucaristizados”. (SAN JUSTINO, Carta a Antonino Pío, Emperador, año 155)

3. Desprendimiento de bienes y de oficios

La generosidad y el desprendimiento es otro imán más visible que atrae a la gente, no por el interés de recibir, sino por la admiración que suscita el ser capaces de dar.

El Señor se presentó siempre en la vida de los hombres librándolos de los males que les oprimían: daba la salud, daba la esperanza, daba los signos de la salvación que se avecinaba. Y varias veces dio otras cosas más sensibles: vino bueno en las bodas de Cana y pan selecto en la multiplicación de los panes y de los peces. No era utópico: sabía que le buscaban por lo que daba: "Vosotros me buscáis, no por las señales, sino porque os he dado de comer... Obrad no por la comida que perece, sino por el alimento que permanece para la vida eterna" (Jn.26-27 ) Pero era el punto de partida para un acercamiento y sobre todo para una superación. Buscar el Reino de Dios y su justicia cada vez más intensa y exigente.

"Las turbas le buscaba en todas partes... Pero Jesús sabía que era preciso sembrar para que un dia sus discípulos recogieran la cosecha" Lo diría un tiempos después S. Pedro, al recordar a los primeros convertidos los que Jesús había dicho y hecho: "Pasó haciendo el bien y sanando a todos los que habían caído bajo el poder del diablo" (Hech. 10.38)

 El desprendimiento efectivo de lo que somos y poseemos es necesario para seguir a Jesús, y para hacer que otros le sigan. No hay obstáculo mayor en las tareas apostólica, que la sospecha de que se buscan bien materiales a cambio de oferta de bienes espirituales . Los evangelizadores que no sean generosos, desprendidos, altruistas, hacen más mal en sus empresas que bien. Su obra pronto se destruye pues se construye sobre arena.



El apego a los bienes de la tierra cierra las puertas a Cristo para si mismo y para los demás: nos cierra las puertas al amor y al entendimiento de lo más esencial en nuestra vida: si alguno no renuncia a todo lo que posee no puede ser mi discípulo" (Lc 14.26).

La pobreza como destino y como punto de partida es la llave de la nueva evangelización. Jesús fue pobre, nació pobre y murió más pobre. El nacimiento de Jesús, y toda su vida, es una invitación para que se valore la pobreza. Su acción apostólica se movió en la pobreza, no en la miseria. Su desprendimiento fue radical. Por eso camino tiene que ir la tarea del apóstol y del misionero.

4. Exposición y diálogo abierto
Hace diez siglos Europa era prácticamente un mundo cerrado en el que dominaba el cristianismo. La Iglesia y la autoridad religiosa tenía mucho que decir en la sociedad. Hace dos siglos fuertes corrientes de intelectuales y literatos se fueron apartando de esa tradición y se declararon independiente en el pensar. En el comienzo del siglo presente, el XXI, Europa se siente sorprendida al verse convertida en un mosaico en donde coexisten creencias, economías, teorías políticas, estilos literarios y artísticos y grupos raciales de todos los estilso, venidos de todos los continentes del mundo, del Oriente, del Sur y de Occidente.
La fuerza evangelizadora no está ya en la autoridad cristiana, en la jerarquía, ni está en los intelectuales que piensan y escriben. Está en la pluralidad de realidades y en el diálogo pacífico. Mientras Asia se mueve en la sorpresa de un despertar traumático, y Africa se desangra en luchas raciales latentes durante siglos, y la doble vida americana se distorsiona al ver como los grupos herederos del mundo sajón pierde su influencia sobre los mundos latinos del sur, en Europa se busca en la unidad u de las naciones una medicina que alivie sus seculares guerras fratricidas

En Europa fracasan todos los remedios caseros y se siente que sólo dialogando y renunciando a parte de lo que se piensa y siente, se puede dar vida a la otra parte que se coordina y cohesiona. Así surge el afán de diálogo, de comprensión, de tolerancia y de flexibilidad. Si para lo político, lo económico y lo artístico el dialogo es la solución y el camino para la paz, también para lo religioso la armonía y la comprensión y el respeto al otro se convierten en cauce para la misma promoción de la religión. Hoy no vale ya la dialéctica, la apologética o la controversia. Vale más la serena colaboración y la frecuente intercomunicación.
Por eso el lenguaje dialogal y coloquial se presenta como el mejor recurso para una nueva evangelización de todos los ambientes, incluidos los muy intelectuales y cultos. El dialogo exige respeto y conocimiento de los demás piensan y creen, cultivando la conciencia de que no todos los postulados pueden ser verdad al mismo tiempo y de que las "verdades" necesariamente no pueden ser "verdad" todas a la vez. La verdad no puede ser más que una. Desde esa perspectiva y desde la paz se pueden conseguir conversiones. ¡ Y desde la misteriosa acción divina que suele romper todas las previsiones humana!
La nueva evangelización arrincona por lo tanto las controversias y las polémicas de antaño y ofrece como lenguaje la flexibilidad y la armonía de la conversación amistosa y no la acritud de la dialéctica, la fuerza lógica de la apologética, y el ardor de la polémica y de la discrepancia. Se dialoga con el Islam y con las religiones de Oriente. Se dialoga con el animismo africano y las mitologías fntasiosas de Asia y el tradicionalismo de América. Y se dialoga con los no creyentes "en el atrio de los gentiles". Del dialogo no sale con frecuencia ninguna conversión, pero si brota siempre la simpatía del que dialoga con paz y la posibilidad de ofrecer el testimonio y el ejemplo de otro estilo de vida y de pensamiento.


Las misiones cristianas que partieron de Europa, muchas veces se realizaron con estilos de conquista y las relaciones con otras creencias como las del Islam se mantuvieron en clave de guerra, muerte y violencia, En los tiempos actuales se debe desarrollar con la paz del que respeta al otro y con el amor de quien ofrece en silencio lo propio.. La experiencia dice que el lenguaje de la paz da más resultados que el lenguaje de la violencia


1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal