1. Aproximación al concepto de palabra. La estructura de la palabra



Descargar 1,39 Mb.
Página2/3
Fecha de conversión27.01.2017
Tamaño1,39 Mb.
1   2   3

“Esa casa es bonita”



formante que expresa el morfema de género femenino


(RELACIONES SINTAGMÁTICAS)
Poseen flexión los sustantivos, los adjetivos determinativos y calificativos, los pronombres y los verbos (según la R.A.E., palabras variables / invariables -adverbios, preposiciones y conjunciones-).


  1. Flexión nominal

El nombre posee los morfemas de número y género.

  • EL NÚMERO DEL SUSTANTIVO

En español existen dos formas: singular y plural, cuyos morfos son:

Singular

Plural



 (Grado cero)



- s



- es

Estos morfos se unen al de género, o en su defecto directamente al lexema, según el siguiente esquema de César Hernández Alonso:



    1. Oposición  / - s:

      • Palabras llanas acabadas en vocal: mesas

      • Palabras agudas acabadas en “ó”, “é”: pies, landós

      • Palabras agudas acabadas en diptongo: interviús

      • Algunos préstamos léxicos: máximos

    1. Oposición  / - es:

-á: faralaes

-ú: bantúes

-í: jabalíes

Consonante: flores, lápices

lord: lores

-ay, - ey, - oy, - uy: ayes, leyes, convoyes

Esdrújulas en consonante: regímenes


    1. Oposición  / :

      • No agudas acabadas en:

-s: tesis, lunes, diócesis, faringitis

-x: tórax

-z (en patronímicos): Fernández

A este esquema hay que hacerle algunas puntualizaciones:



  • Algunos préstamos vacilan entre conservar sus plurales de origen o tomar el plural español según el esquema citado: club  clubs / clubes.

  • Palabras acabadas en vocal tónica, a veces, por tradición, hacen el plural en “-s”, no en “-es”: mamás, papás, sofás, cafés, menús.

  • Algunas palabras acabadas en diptongo, que deberían hacer el plural en “-es”, a veces vacilan: convoy / convoyes; e incluso admiten sólo el plural en “-s”: jerseys.

* Existen casos en que las oposiciones morfológicas de número se neutralizan:

I. Pluralia tantum

Son sustantivos acabados en “-s” en los que la oposición de número está neutralizada, es decir, con la misma forma pueden referirse a una pluralidad o a un solo objeto.

Pueden distinguirse dos grupos:

I.1. Objetos formados por dos mitades simétricas: tijeras, gafas, pinzas, alicates, tenazas, andas, prismáticos, bridas, alforjas, aguarines...

(Hoy se tiende a crear singulares analógicos: pantalón, tijera, alicate...)

I.2. Nombres compuestos formados por VERBO + SUSTANTIVO PLURAL: quitamanchas, sacacorchos, aguafiestas, saltamontes...

II. Singularia tantum

Se refieren a objetos únicos o a conceptos abstractos no pluralizados: caos, cenit, tez, caos, este, oeste, salud, fe...


Hasta aquí hemos visto la forma que presentan singular y plural en español. Veamos ahora el plano del contenido, es decir, qué diferencias significativas existen entre el uso del singular y el del plural.

* Según la Gramática Tradicional, el singular expresa unidad y el plural multitud:

(Un) niño / (Varios) niños
* Andrés Bello hace una aclaración:

“El número singular significa unidad absoluta, v.gr.: “Existe un Dios”, y unidad distributiva, v.gr.: “El hombre es un ser dotado de razón”, donde “el hombre” quiere decir ‘cada hombre’, ‘todo hombre’. El singular significa también colectivamente la especie, v.gr. “El hombre señorea la tierra”.

“El plural denota multitud, distributiva o colectivamente, “Los animales son seres organizados que viven, sienten y se mueven”: cada animal es un ser organizado que vive, siente y se mueve; el sentido es distributivo. “Los animales forman una escala inmensa, que principia en el menudísimo animalillo microscópico y termina en el hombre”: cada animal no forma esta escala, sino todos juntos; el sentido es colectivo”.

* César Hernández Alonso afirma que el plural expresa ‘conjunto’, pero el singular no siempre expresa unidad.

* Dice Alarcos: “[...] mientras el plural se refiere siempre a varios objetos de una clase (o a todos ellos), el singular, que puede aludir a la unidad o al conjunto unitario de objetos de la clase dada, se caracteriza por su indiferencia a la pluralidad”.


  • En su Gramática Funcional del Español Hernández Alonso resume los valores que pueden tener los morfemas de singular y plural:




CONTABLES

(Para Alarcos “discontinuos”)



INCONTABLES

(Para Alarcos “continuos”)



SINGULAR

PLURAL

SINGULAR

PLURAL

Genérico


“El hombre es el rey de la creación”

Genérico


(sin actualizador)

“Obras son amores”


Genérico


“El buen vino que del cielo vino”

Genérico


“A mí los vinos me caen mal”





Genérico

distributivo

“Los hombres son animales racionales”








Específico


(con un actualizador)

“Vimos a un hombre en la esquina”


Pluraliza


individualidades

“He estado con los amigos”



Individualizante

de una parcela de la clase específica

“Pide un vino”


Individualizante

de un conjunto

de unidades específicas

“Compra unos buenos vinos”


A los valores citados hemos de hacer algunas puntualizaciones:

* A veces singular y plural son sinónimos: escalera / -as, tripa, entraña, muralla, baba, moco...

* La diferencia es, en ocasiones, expresiva: barba, bigote, pelo, espalda...


“Córtate el pelo / Córtate los pelos”


* Algunas veces el singular es una idea abstracta y el plural una manifestación concreta o una persona u objeto relacionados con esa idea: locura / locuras; imaginación / imaginaciones; amistad / amistades.

* Incluso singular y plural significan conceptos distintos: seso / sesos; celo / celos; interés / intereses; bien / bienes; humo / humos; amor / amores.


 EL GÉNERO DEL SUSTANTIVO
Marouzeau (Léxique de la terminogie linguistique, París, 1934) define el género como “categoría fundada en principio sobre la distinción de sexos en masculino, femenino y neutro, según sea concebido como macho, hembra o algo indiferente. Este es el género natural. El género gramatical viene dado por características gramaticales sin que tenga relación con el sexo.”

A lo largo de la historia de la lingüística han ido alternando dos posturas:



  1. Teorías que defienden que el origen está en la diferencia sexual. No dejan despejada la duda sobre por qué y cómo pasó el género a los seres inanimados.

  2. El género tiene su origen en la oposición animado / inanimado, paralela a actividad / pasividad.

* Una variante de esta tesis es la defendida por Hjelmslev, para quien el origen del género reside en la oposición personal / impersonal, pero se ha convertido en una categoría estrictamente gramatical.

* Sebastián Mariner (Criterios morfológicos para la categorización gramatical, Español Actual, XX, Madrid, 1971) precisó que el género es una categoría gramatical que, en parte, se halla vacía de todo contenido semántico y que consiste sobre todo en discriminaciones formales con capacidades contrastivas. Parte de la oposición



N
=
o sexuado



Sexuado

Marcado – (masculino)

(no específico)






Marcado + (femenino)

(espedífico)



y afirma que en español no existen nombres no sexuados o neutros, ya que los neutros latinos tomaron género masculino o femenino.

Para Salvador Fernández Ramírez, el neutro es “un género de pura referencia objetiva o anafórica, que podríamos llamar inconceptual, para señalar enunciados complejos acerca de los cuales no es fácil elaborar prontamente un concepto nominal”.



Mariner parte de que:

  1. El neutro no puede suplir al masculino y al femenino castellanos.

  2. El masculino a veces adquiere algunos valores del neutro:

- Categorizador  el ridículo / el vacío (“ridículo”, “vacío” pertenecen a la categoría de sustantivos)

  1. El femenino puede neutralizarse en expresiones como “me las pagarás”, “ni por esas”, “vérselas con alguien”...

Por ello propone un sistema genérico diferente del indoeuropeo:

Neutro

Masculino / femenino



Este sistema en las lenguas románicas responde a la oposición:

Desindividualización (indeterminación, abstracción)

Individualización (determinación, concreción)

Breve historia de la evolución del género del latín al español

(Cano Aguilar, El español a través de los tiempos)
Para comprender mejor los medios formales de los que dispone actualmente nuestra lengua para expresar el género gramatical, hagamos un breve repaso de la historia del género:
En latín existían tres géneros, herencia del indoeuropeo:
1. Masculino y femenino para los animados.

2. Neutro para los inanimados.



pirus ‘peral’ (animado) / pirum ‘pera’ (inanimado)
No obstante, el latín había hecho masculinos o femeninos algunos neutros indoeuropeos: palabras como “agua” o “fuego” eran neutras en esta lengua hipotética, como lo demuestra el griego (, ). En cambio, en latín ignis era masculino y aqua femenino.
A pesar de contar con tres géneros, el latín no tenía terminaciones específicas para cada género. Por ejemplo, en la primera declinación eran mayoritariamente femeninos, pero había masculinos (nombres de varón Catilina, Atila, Agripa, profesiones “propias de varón” poeta, nauta, gentilicios persa o ríos Sequana). Asimismo, en la segunda eran masculinos los acabados en “-us” o “-er” en nominativo, pero eran femeninos los nombres de árboles como pinus, pirus, ulmus, fagus, etc. y algunos sustantivos como alvus ‘vientre’, humus ‘tierra fértil’ o colus ‘cola’.
En español desaparece el género neutro salvo en algunos pronombres (lo, esto, eso, aquello, qué, algo,...). Por tanto, los nombres inanimados (neutros latinos) se acomodaron al género masculino o al femenino.
Los diversos tipos formales de sustantivos latinos evolucionaron así:
- La 1ª y la 5ª declinaciones dieron sustantivos acabados en “-A” femeninos:

rosa(m) rosa

materia(m) madera

luxuria(m) lujuria
- La 2ª y la 4ª (con sus neutros) y los neutros de la 3ª acabados en “-US” dieron sustantivos masculinos acabados en “-O”:

dominu(m) dueño

arcu(m) arco

cornu cuerno

vinum vino

tempus tiempo

latus lado
- La 3ª y la 5ª en consonante o en “-E” dieron masculino o femeninos acabados en consonante o en “-E”:

rete red

ave(m) ave
Lo mismo ocurre con nombres de otras declinaciones que por apócope acaban en consonante:

angel(us) ángel; apostol(us) apóstol

En general, los sustantivos conservan su género etimológico. Pero hay excepciones:


a) Palabras que cambian de género para adaptarse a la desinencia (raro, lógicamente, en seres inanimados):

  • Masculinos en “-a” pasan a femeninos: En la Edad Media palabras como profeta o patriarca eran femeninas.

  • Femeninos en “-us” pasan por ser masculinos: ocurre especialmente con nombres de árboles: pinus, fraxinus, ulmus,... Esto influye en que el genérico ARBOR (femenino en latín) se haga masculino.

  • Abstractos en “-or” (femeninos) pasan a masculinos, aunque hoy la mayoría son ambiguos: el/la calor, olor, sudor, etc.

b) Palabras que cambian de desinencia para adaptarse al género (sobre todo en inanimados): socrus ‘suegra’  socram; nurus ‘nuera’  nora; neptis ‘nieta’  nepta; nepos ‘nieto’  neptus; pullex ‘pulga’  pullica; gruem ‘grulla’  gruam; turturem ‘tórtola’  turturam.


c) Algunos cambios no tienen una explicación clara:

talpa topo; calceus calza; medulla meollo

d) Creación de desinencia femenina específica para aquellos nombres que tenían género común: infante infanta; señor señora; león leona; tigre tigresa.


No obstante, como afirma Cano Aguilar, “diferenciar los géneros sólo con una concordancia (el/la sirviente), o emplear un único género para ambos sexos (los llamados epicenos: avestruz (masc.) o cigüeña (fem.)), han seguido siendo procedimientos muy habituales”.
Vamos a ver un poco más a fondo que ocurrió con los neutros latinos. El proceso parece ser el siguiente:


  1. Los neutros -um -us (En Petronio encontramos “templus” y en inscripciones de Pompeya “rostrus”, “aurus”, etc.




  1. cornu (neutro de la 4ª)  masculino de la 2ª.



  1. En general, los neutros de la 3ª pasaron a masculinos: pectus, corpus, latus, tempus, etc. En castellano medieval pechos, cuerpos, lados, tiempos,... serán singulares, es decir, “pechos” significaba ‘pecho’. Por tanto, estas formas en “-s” pasaron a plural y se crearon singulares analógicos.




  1. Los neutros singulares en “-a” pasaron a ser femeninos: cyma cima, clyma clima (en la Edad Media femenino), cauma calma, rheuma el/la reúma.



  1. En los neutros en “-r”, “-n” hay vacilaciones, pero se suelen crear acusativos analógicos: robur *rob(u)rem roble; uber *ub(e)rem ubre; nomen *nom(i)nem nombre.




  1. Los monosílabos evolucionan normalmente: mel miel; fel hiel.



  1. A veces existían formas dobles en latín, de las cuales triunfará la popular: vas (culta) / vassum (popular)  vaso; os / ossum hueso; lac / lactem leche.




  1. Hubo una serie de voces que directamente derivaron del neutro plural latino en “-a”, formando a veces curiosos dobletes: bracchium brazo / bracchia braza (‘medida de los dos brazos extendidos’).

Muchos de estos plurales, que han dado femeninos singulares, conservan un sentido colectivo: gesta ‘acciones’  gesta ‘hazañas’; ligna leña; fruta tiene valor colectivo, aunque a veces, no muy correctamente se diga: “Voy a comerme una fruta”. También son colectivos, además de los citados, sustantivos como hueva ‘conjunto de huevos’, cuerna, etc. Esta distinción individual / colectivo puede estar en la base de oposiciones como

“-A” ‘mayor tamaño o colectividad’ / “-O”: cesta / cesto, saca / saco, ventana / ventano, bolsa / bolso, charca / charco, anilla / anillo, cuba / cubo, hoya / hoyo, jarra / jarro, caldera / caldero,...
Esta oposición a veces no se cumple, por razones históricas: un cuchillo es más grande que una cuchilla de afeitar, pero no más que lo que antes se denominaba “cuchilla”, la del carnicero.
Incluso a veces se designaban realidades distintas: río / ría, punto / punta.
Por último diremos que de adjetivos o participios neutros plurales proceden sustantivos abstractos: fortia fuerza, sperantia esperanza (que substituye a spes), debita deuda, etc.

  1. HETERONIMIA

Consiste en usar palabras completamente distintas para el masculino y el femenino: hombre / mujer, padre / madre, yerno / nuera, padrino / madrina, macho / hembra, caballo / yegua, toro / vaca, carnero / oveja...

Suelen ser palabras usuales, ya que si se tratara de vocablos poco frecuentes vencería la analogía y se impondría la distinción genérica con morfemas flexivos.

 Algunos heterónimos existían ya en latín: homo / mulier, pater / mater, gener / nurus, masculus / femina, aries / ovis, avus / mamma, patruus / amita, avunculus / matertera...

 Otros, en cambio, se crean ya en latín tardío o en romance, por razones histórico sociales:



E
(término itálico ‘caballo de carga’
quus / equa  caballus / equa > caballo / yegua
 También se da el caso contrario: parejas que en latín eran heterónimas y que en romance presentan moción:

F
(fray, fraile)

(‘de padre y madre’)
rater / soror  (frater) germanus / (soror) germana


(sor)



> hermano / hermana

 Finalmente citaremos parejas que siguen siendo heterónimos, pero han sido sustituidos por otros términos: Aries / ovis carnarius / ovicula > carnero / oveja


  1. MOCIÓN

La forma más común para la distinción del género gramatical consiste en el uso de formantes (Seco) de género. A este procedimiento se le llama “MOCIÓN”. Las oposiciones más frecuentes son:1

MASCULINO

FEMENINO

- O (Salvo “MANO” por

oposición a “pie”)



- A (Salvo “DÍA”, por

oposición a “noche”)



- E

- A

- CONS

- A

Pueden marcar diferencias de sexo u otro tipo de diferencias semánticas:

a) Diferencias de sexo 

vecino / vecina




principiante / principianta




león / leona

b) Otras diferencias semánticas:

árbol / fruto

hombre o mujer / instrumento

pequeño / grande

Cerezo / Cereza

Costurera / Costurero

Farol / Farola




Encuadernador / Encuadernadora

Saco / Saca



III. MOCIÓN DE ARTÍCULO

A veces la moción no se halla a cabo mediante morfos, sino mediante el cambio de presentadores o actualizadores (artículos o determinantes). Esta moción puede marcar las mismas diferencias que la anterior:

a) Diferencias de sexo 


El modista / la modista

b) Otras diferencias semánticas:

hombre / acción u objeto

individuo / conjunto

realidades distintas

El guarda / la guarda

El policía / la policía

El cólera / la cólera

El guía / la guía




El corte / la corte







El orden / la orden







El frente / la frente







El moral / la moral







El pendiente / la pendiente

persona / cualidad

* realidad portadora



hombre / instrumento

El gallina / la gallina

El trompeta / la trompeta




El batería / la batería




El espada / la espada


IV. SUSTANTIVOS AMBIGUOS

Son aquellos que se emplean con determinantes o adyacentes masculinos o femeninos indistintamente sin que ello provoque cambio de sexo ni diferencia semántica alguna: el / la calor, olor, mar...

Normalmente la elección de una u otra concordancia se debe a razones dialectales o sociolingüísticas:

El análisis / la análisis (popular, quizás analógica con crisis)

La chinche / el chinche (andaluz oriental)

El aceite / la aceite (Almería oriental, quizás por un falso corte: “Dame (e)l aceite” > “Dame la ceite”

El reúma / la reúma (popular)

V. SUSTANTIVOS DE UNA CONCORDANCIA

La mayoría de las unidades léxicas de nuestra lengua sólo son masculinas o femeninas: cajón, mesa...

Si se trata de nombres de animales, para especificar su sexo debemos utilizar los sustantivos CLASIFICADORES “macho” o “hembra”:


El elefante macho


El elefante hembra

(masculino)


Elefante
La gramática tradicional ha reservado para los nombres de animales de una sola concordancia el nombre de epicenos.

(gr. s ‘común’)

Cuando estos animales se van domesticando o conociendo mejor, la norma va permitiendo en ellos la moción, como ya ocurrió en latín (columbia columbus) o en la E.M. (león  leona).

Esquema-resumen:

SUSTANTIVOS de una CONCORDANCIA

(EPICENOS)



sustantivos

AMBIGUOS

SUSTANTIVOS con dos CONCORDANCIAS


SEXUADOS


NO SEXUADOS



HETERÓNIMOS


NOMBRES con MOCIÓN



NOMBRES con MOCIÓN de ARTº.













INFORMAN sobre el SEXO

NO INFORMAN sobre el SEXO





el camaleón

la serpiente


el cajón

la mesa


el mar / la mar

hombre / mujer



hijo /hija

monje / monja

autor / autora

costurero / costurera

cerezo / cereza

farol / farola

el cónyuge / la cónyuge

el lente / la lente

el trompeta / la trompeta


Ángel Rosemblat clasifica por géneros las palabras que acaban en “-E” con “consonante”:

Masculinos

-AJE (de origen francés)  viaje

-ATE, -ETE, -OTE  capote, acicate, carrete

-AMEN, -UMEN (< neutros latinos)  certamen, volumen

-ÓN  avión

-ÉN  almacén

-ÍN  banderín

-ÉS  ciprés

-UN  atún

-AZ  disfraz

-UZ  arcabuz

-AL, -AR  dedal, puñal, altar

-UL  baúl, abedul

-UR  albur

-ER  alfiler

femeninos

(Los que eran femeninos en latín)

-DAD (< -TATE)  bondad

-TUD  quietud

-ICIE, -EZ  planicie, escasez

-IE (átono)  barbarie

-ED  sed, merced

(-CIÓN, -ZÓN)  canción, picazón

género vacilante

-AMBRE, -UMBRE  enjambre, legumbre

-OR  calor, color, olor

-IZ  barniz, matriz


  1. Flexión verbal

Cualquier forma verbal combina una base y un formante. La base es portadora de la noción léxica y el formante las categorías gramaticales ( o morfemas ) de persona, número, tiempo y modo:


* Persona  Hace alusión a los elementos que intervienen en el acto de comunicación:

hablante ___________________ 1ª persona

oyente _____________________ 2ª persona

ni hablante ni oyente __________ 3ª persona


Por ser la menos caracterizada:

  • Se usa cuando no se puede o no interesa expresar el sujeto:

Nieva / Dicen que estás loco

  • Se usa en lugar de la 1ª o la 2ª:

- “¿Qué haces?” – “Se hace lo que se puede”.

El morfema de persona distingue formas flexivas (personales) / no flexivas (no personales).



* Número  En el verbo lo denotado por la oposición entre singular y plural no es lo mismo que en el sustantivo:

Nosotros (sustantivo personal) comemos” no significa * “Varios yos comemos”, sino ‘yo y tú’, ‘yo y vosotros’, ‘yo y él / ella’, ‘yo y ellos / ellas’.

Vosotros coméis” no significas * “Varios tus coméis”, sino ‘tú y vosotros’, ‘tú y él / ella’, ‘tú y ellos / ellas’.

* Modo  Indica ‘actitud del hablante ante el oyente y el enunciado’. Esta actitud se denomina modalidad. La gramática tradicional ha distinguido cuatro modos: indicativo, subjuntivo, imperativo y condicional o potencial.

EL IMPERATIVO

Es el término marcado de las oposiciones modales; no puede usarse por los demás. Sólo tiene morfos propios en 2ª persona:



  • Singular:

    • Acaba en vocal, sin –s: ríe.

    • Es la raíz o base: ten, ven.

  • Plural: -ad, -ed, -id: saltad, corred, seguid.

Otro rasgo diferencial del imperativo es que no admite pronombres proclíticos: *Lo compra / Cómpralo.

Este modo sólo se usa para ordenar o pedir algo.



Alarcos aconseja no incluir el imperativo dentro del sistema modal, por su distinto comportamiento:

  • No admite negación: *No ven

  • No puede aparecer en estilo indirecto: *Le dijo que ven

  • Obligatoria entonación optativa

  • Etc.

Por tanto, lo considera como variante del subjuntivo en frases con función conativa. (Esta misma idea la comparte Hernández Alonso).
INDICATIVO, SUBJUNTIVO Y POTENCIAL (Condicionado)

El significado del modo, según Alarcos, se configura gramaticalmente en tres zonas diferenciadas:



  1. Hechos estimados reales o cuya realidad no se plantea por ser indiferente para el hablante:

Aunque ganas, ese negocio no es bueno

Aunque ganabas, ese negocio no era bueno

Aunque ganaste, ese negocio no fue / era bueno

Modo indicativo  Modo de la ‘no ficción’. Es el de mayor amplitud de uso.


  1. Hechos cuya realidad es factible siempre que cumplan ciertas condiciones:

Aunque ganarás, ese negocio no es / será bueno.

Aunque ganarías, ese negocio no es / será / era / sería bueno



Condicionado  Hechos sometidos a factores que los harán posibles.

  1. Hechos ficticios, cuya realidad se ignora o cuya irrealidad se juzga evidente (hechos que se imaginan, desean, sospechan, etc.)

Modo subjuntivo (Cantes, cantaras, cantases, cantares).

* Tiempo  Los morfemas de los tiempos presentes, pretéritos o futuros no siempre aluden a la relación de anterioridad, simultaneidad o posterioridad con respecto al acto de habla. Por ello Alarcos prefiere hablar no de tiempo, sino de perspectiva temporal:

  • Perspectiva de presente o de participación.

  • Perspectiva de pretérito o de alejamiento.

Al entrecruzarse los morfemas de perspectiva con los de modo, las formas verbales quedan organizadas así:



PERSPECTIVA

MODOS




Indicativo

Condicionado

Subjuntivo

Presente


Cantas

Cantarás

Cantes

Pretérito

Cantabas

Cantaste


Cantarías

Cantaras

Cantases

La diferencia de significado que opone las formas compuestas a las simples es el morfema de anterioridad:


PERSPECTIVA

MODOS




Indicativo

Condicionado

Subjuntivo

Presente


Has cantado

Habrás cantado

Hayas cantado

Pretérito

Habías cantado

Hubiste cantado



Habrías cantado

Hubieras cantado

Hubieses cantado


En el verbo, los formantes (morfos de persona, número, tiempo y modo) se dan amalgamados. Veamos cuáles son dichos formantes en el paradigma verbal castellano:




      1. FORMAS NO FLEXIVAS:

  • Infinitivo: -AR, -ER, -IR

  • Gerundio: -NDO (-ANDO, -ENDO, -IENDO)

  • Participio: -ADO, -IDO, -SO, -CHO, -TO



      1. FORMAS FLEXIVAS:

PERSPECTIVA

MODOS




Indicativo

Condicionado

Subjuntivo

PRESENTE

( o de PARTICIPACIÓN)

-o

-s

-



-mos

-is


-n

-ás


-emos


-éis

-án


-e / -a

-es / -as

-e / -a

-emos / -amos



-éis / -áis

-en / -an






(presente)

(pospresente)




PRETÉRITO (o de ALEJAMIENTO)

-aba / -ía

-abas / -ías

-aba / -ía

-ábamos / íamos

-abais / -íais

-aban / -ían



(-ar- / -er-) –ía

-ías


-ía

-íamos


-íais

-ían


-ara / -iera

-aras / -ieras

-ara / -iera

-áramos / -iéramos

-arais / -ierais

-aran / -ieran






(copretérito)

(Pospretérito)




-é / -í

-aste / -iste

-ó / -ió

-amos / -imos

-asteis / -isteis

-aron/-eron /-ieron






-ase / -iese

-ases / -ieses

-ase / -iese

-ásemos /-iésemos

-aseis / -ieseis

-asen / -iesen



(pretérito)






* nota  Los tiempos compuestos tienen estos morfos en el auxiliar haber.

* Los morfos de imperativo ya se han visto al hablar del modo.

No obstante, algunos verbos presentan irregularidades tanto en la base (o raíz) como en los formantes (o desinencias). Alarcos los describe de forma pormenorizada en la Gramática de la R.A.E.:



  • Irregularidades gráficas, impuestas por la ortografía: dirigir / dirijo; cargar / cargué; rozar / rocé; aplicar / apliqué.

  • Irregularidades impuestas por la combinatoria fonológica:

* le – iera > leyera / * tañ – ió > tañó / * mull – ió > mulló

* fr(e) – iendo > friendo, no *freyendo ni *friyendo



  • Cambios de acento, hiato y su eliminación en verbos de la 1ª conjugación cuya raíz acaba en i - :

Vacío / vacio

Afilio / afilío

Adecuo / adecúo

Culto Popular



  • Supresión de vocales:

    • Imperativos: haz, pon, ten, ven, sal

    • Futuros condicionales:

* haberé > habré / * poderé > podré

* teneré > tendré / * saliré > saldré

epéntesis / * valeré > valdré

* quereré > querré



  • Irregularidades en la raíz verbal:

  • Verbos con “e”, “o” que diptongan en las formas tónicas: poder / puedo; querer / quiero. Por analogía, diptongan verbos con “i”, “u”: adquirir / adquiero; jugar / juego.

  • Alternancia e / i: medir / mido

  • Alternancia e / i / ie: mentir / miento /mintamos

  • Alternancia o / u / ue: morir / muero / muramos

  • A
    Cambio de acento poder / pude

    Cambio de vocal radical venir / vine

    Cambio de consonante final conducir / conduje; tener / tuve
    lternancia en la última consonante de la raíz: haces / hago; sabes / sepas; naces / nazco; pones / pongo.





  • Perfectos fuertes




  • Presentes irregulares  soy, doy, voy, estoy, sé.


2.3. Composición (Manuel Alvar Ezquerra)
Consiste en formar palabras o partir de elementos independientes en la lengua. Existen varios procedimientos:


  1. Sinapsia  Unión sintáctica de varios elementos para formar lexías complejas (Pottier) – sintagma lexicalizado con un significado unitario, distinto de la suma de los significados de las unidades léxicas que los forman - :

estrella de mar, letra de cambio, tocino de cielo, hueso de santo, teta de monja, talón de Aquiles, uña de gato, lengua de buey, polvo de estrellas, cabello de ángel...


  1. Disyunción  Unión sintáctica de dos palabras que no se han soldado gráficamente. El significado es unitario y distinto a la suma de las palabras que lo forman:

cama nido, pájaro carpintero, obra maestra, coche cama, pez espada, pez sierra, oso hormiguero, mueble bar, pez martillo, etc.


  1. Contraposición  Disyunción con un grado más de cohesión entre sus elementos, representada por un guión:

Físico – químico, italo – hispano – francés


  1. Yuxtaposición  Fusión gráfica y fonética y gramaticalización de los elementos formantes.

Forma lexías compuestas (Pottier):

Nombre – nombre  bocacalle

Verbo – nombre  sacapuntas

Nombre – adjetivo  aguardiente

pelirrojo (‘rojo de pelo’)

Adjetivo – nombre  malasangre

Adjetivo – adjetivo  verdinegro (‘verde y negro’)

Oración  Correveidile, nosequé




  1. Prefijación vulgar  acortar, porvenir.


2.4. Derivación
Consiste en formar palabras nuevas a partir de otras ya existentes, pero con elementos que no pueden funcionar independientemente en la lengua (afijos – prefijos y sufijos -):

Manuel seco clasificas así los prefijos:


y los sufijos:







1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal